Godzilla Heisei
[Artículo] Godzilla, el regreso del Rey de los monstruos

[Artículo] Godzilla, el regreso del Rey de los monstruos

Godzilla

Hace poco pude ver el tráiler de la que nueva película de Godzilla, el Rey de los Monstruos. Con motivo de este regreso, me ha parecido buena idea hacer un artículo sobre toda la historia de este personaje, ya que popularmente se desconocen muchas cosas sobre sus películas y creo que podría valer para dar una imagen más genérica sobre el monstruo y su género cinematográfico, conocido como Kaiju Eiga (películas de monstruos gigantes).

Hablar de Godzilla es hablar del que es posiblemente el monstruo gigante con mayor número de películas a sus espaldas (cerca de una treintena) repartidas durante más de 50 años. Como suele pasar en estos casos, el concepto original ha sido manipulado e incluso ridiculizado según los intereses de la taquilla, haciendo que mucha gente piense que una película japonesa es algo similar a un episodio de los Power Rangers. Concepto que tiene parte de razón, pues las películas más populares de Godzilla (y las que han emitido más veces por televisión) suelen ser de las más ridículas y cutres.

Para poder explicar mejor la trayectoria de este personaje, lo comentaré dividiéndolo por sus diferentes etapas cinematográficas, actualmente conocidas como Showa, Heisei y Millenium, siendo esta última la más reciente.

 

ETAPA SHOWA (1954-1975) Las dos caras de la moneda

La etapa Showa es posiblemente la más extraña de todas, debido a los cambios que sufrió el personaje pasando de ser un monstruo terrorífico a un defensor de la tierra como lo pueden ser Ultraman o Gamera.

Gojira, el drama convertido en monstruo

En 1954 y bajo el simple nombre de Gojira (que sería adaptado a Godzilla para los occidentales) nos encontramos una película en blanco y negro, seria, sobria, deprimente y oscura. Esto no es casualidad, ya que este film intenta recrear la atmosfera que se vivió en Japón tras sufrir las explosiones de las bombas atómicas en la Segunda Guerra Mundial, siendo Godzilla una simple excusa para llevar todo eso a la gran pantalla.

Así pues la primera parte de la película son escenas que nos muestran un rastro de destrucción, hospitales llenos de heridos y personas contaminadas por la radiación, peces muertos flotando por el mar y otras situaciones similares. Esto quedará en segundo plano cuando aparezca por fin el responsable, un monstruo acuático de origen prehistórico que al parecer fue mutado por las bombas atómicas, otorgándole un tamaño superior y unos poderes bastante destructivos, siendo el más conocido de todos su aliento atómico.

Godzilla será combatido con todo tipo de armas sin efecto, siendo el destructor de oxigeno (un arma creada accidentalmente por el Dr Serizawa), la única posibilidad de detenerlo. Sin embargo el creador del arma teme usarla, ya que de hacerse pública seguramente termine usándose en guerras, pudiendo llevar a la especie humana a su exterminio.

Como se puede ver, esta película se aleja mucho de la imagen que se tiene actualmente de Godzilla y las películas de monstruos gigantes en general. Por mucho que haya un monstruo destruyendo cosas, el concepto de todo gira en torno a las guerras y sus consecuencias, dándole a esta película un toque distintivo sobre todas las otras. Ese toque dramático no debió gustar en Estados Unidos, donde se recortó la película quitándole algunas escenas y añadiéndole escenas propias, volviéndola un producto más genérico, que por cierto, tuvo mucho éxito. Godzilla, the King of The Monsters, había nacido.

Todos contra todos

La segunda película de Godzilla (Godzilla Contraataca) no se hizo esperar, saliendo pocos meses después. Esta película sería la primera de la serie donde veríamos peleas entre monstruos. Sin darnos mucha explicación sobre su origen, aparecen 2 monstruos diferentes, una especie de dinosaurio acorazado (Anguirus) y el ya conocido Godzilla. Debido a que no poseen el arma que se usó contra Godzilla en la primera vez, el ejército es inútil contra los monstruos, que no dudaran en enfrentarse entre sí destruyendo todo lo que encuentren.

La fórmula funcionó bastante bien, así que en 1962 llegó algo que podría haberse convertido en uno de los mejores crossovers de toda la historia del cine: King Kong VS Godzilla.

Godzilla King Kong

El concepto de enfrentar al simio gigante con el saurio japonés es fantástico, aunque sería necesario igualar el potencial de ambos monstruos (Kong es muchísimo más pequeño y débil que Godzilla), como hicieron en esta película, creando un Kong enorme con habilidades un tanto particulares, como por ejemplo absorber la electricidad para hacerse más fuerte (concepto que proviene de restos de guiones que tenía en mente el director y que terminaron dando películas como Frankenstein Conquers the World o War of Gargantuas).


Si el hecho de ver un King Kong vitaminado a base de electricidad se os hace raro, mejor no veáis la película, porque pese a tener dos monstruos muy populares y ser la primera película en color de ambos, el resultado final es para llevarse las manos a la cabeza. El mismo director que hizo la primera película de Godzilla dramática y oscura, nos brinda una película totalmente paródica con momentos estúpidos e hilarantes que terminan dando entre risa y pena. Sin embargo, la película fue un éxito en taquilla, hecho por el cual, la compañía responsable del saurio radiactivo (Toho) decidió seguir con el mismo concepto.

Así pues, decidieron enfrentar a Godzilla a los otros monstruos de la compañía, siendo la polilla Mothra la primera en dar el paso en 1964. Lo mismo sucederá con las películas en las que aparece Rodan, otro monstruo de la compañía proveniente de su propia película (conocida en España como Los hijos del volcán) que hará acto de aparición para ayudar a Godzilla a vencer al que sería mayor enemigo y némesis en esta etapa, el dragón tricéfalo proveniente del espacio exterior: King Ghidorah, en Ghidorah the 3 headed monster (1964).

Godzilla peliculaEn este momento la saga se convierte en una sucesión de coloridas aventuras, con peleas de dos o más monstruos y con una banda sonora impecable (obra del genio Akira Ifukube) donde Godzilla ya no es el monstruo más malo de todos, ya que no duda en convertirse en “el monstruo bueno” cada vez que aparece un monstruo peor que él, dando como resultado películas tan entretenidas y disfrutables como Godzilla Vs Monster-Zero (1965).

Sin embargo el público se va volviendo cada vez más escaso, cosa que hace que la compañía tome una decisión difícilmente comprensible: reducir el presupuesto de las películas y hacerlas todavía más infantiles, introducir niños en los papeles principales y añadir a un pequeño dinosaurio llamado Minya que haría su primera aparición en  El hijo de Godzilla (1967), y que cuenta con la habilidad de comunicarse con los humanos y cambiar de tamaño.

Godzilla, el amigo de los niños

Estas dos decisiones terminan dando como resultado películas con presupuestos cada vez más bajos, que reaprovechan todo el material posible de otras películas para abaratar costes, repitiendo siempre las mismas escenas, al mismo tiempo que las historias rozan la absoluta estupidez. Películas tan interesantes como Destroy All The Monsters (1968) donde se reunían prácticamente todos los monstruos de la compañía, se ven afeadas por esa reutilización de escenas, haciendo que veamos a los mismos monstruos rompiendo los mismos edificios por segunda o tercera vez.

Aunque quizás el mejor ejemplo de ello sea La isla de los monstruos (1969) también conocida como Godzilla’s Revenge, que tiene prácticamente media película hecha con trozos de otras y cuya historia trata sobre que el hijo de Godzilla se hace amigo de un niño al que le pegan sus compañeros de colegio, dando como resultado la que es, para mí, la peor película de Godzilla de la historia.

Godzilla e hijo

En este momento podríamos decir que la seriedad de Godzilla ha muerto para siempre, siendo Godzilla VS Hedorah (1971) el último intento de traerla de vuelta en esta etapa, intentando darle un toque más oscuro a la saga (siendo una de las pocas películas donde vemos muertes humanas directamente) y retomando la idea original de la contaminación como origen del monstruo (cambiando la radiación de las bombas atómicas por la polución de las fabricas). Pese a que el resultado final es bastante aceptable, la película sigue aquejándose de una excesiva infantilización que seguiría coleteando en las siguientes películas como Godzilla Vs Gigan (1971) y un año más tarde en Godzilla Vs Megalon (que en España tuvo el engañoso nombre de Gorgo y Superman se citan en Tokio) donde también se añadió un personaje tipo Ultraman (haciendo el conjunto bastante más estúpido si cabe). Para intentar llamar la atención de un público más adulto se añade sangre a las peleas de monstruos, dando un extraño contraste, pues estos siguen teniendo unos diseños y comportamientos muy infantiles.

La saga Showa llegó a su fin en los años 70, con un público muy inferior al que había visto sus primeras películas y un notable agotamiento de ideas por parte de la compañía que no dudaba en repetir todos los monstruos posibles y usar cualquier concepto por estúpido que pareciese para una película de Godzilla (en Godzilla Vs MechaGodzilla aparecen extraterrestres que son como los simios de El planeta de los Simios).

Godzilla Showa

 

ETAPA HEISEI (1985-1995) Tratando de hacer las cosas con lógica

La etapa conocida como Heisei tiene como intención volver a convertir a Godzilla en una amenaza y hacer películas con un tono más serio que lo visto en las últimas películas de Showa. En esta etapa se ignoran todas las películas de anteriores salvo la primera de todas, y se intenta seguir una coherencia entre los nuevos films, de manera que hay conceptos y personajes que están ligados entre sí.

Aquí vamos otra vez… 

La primera película de esta etapa nos volvía a colocar en el punto de inicio, el ejército contra el monstruo gigante, si bien es cierto que no tiene el dramatismo de Gojira (1954) este regreso es excelente (aunque la película peca demasiado de querer triunfar en el mercado americano, provocando un conflicto entre rusos y americanos, donde los primeros son los que terminan cometiendo un error importante para la película).

Tras la aceptación de la primera película, en Toho se tomaron unos años para hacer la secuela, que llegó en 1989 bajo el nombre de Godzilla contra Biollante. En esta película nos encontramos que se explotan conceptos que serán importantes en la saga, como el hecho de que haya humanos con la habilidad de “notar las sensaciones y sentimientos” de los monstruos o incluso de predecir su ataque. Así podemos ver cómo tras años de paz, en una escuela de niños con estas habilidades psíquicas, la maestra observa que todos están dibujando a Godzilla, señal inequívoca de que el monstruo va a volver de nuevo. En esta película se presenta a Biollante un monstruo que tiene un origen híbrido entre Godzilla, una flor y un humano, es algo extraño, pero a la gente le gustó y la película funcionó bastante bien.

Godzilla Heisei

A partir de aquí Toho decidió traer de vuelta a los monstruos clásicos de la serie, el primero sería King Ghidorah, el dragón tricéfalo que tendría un enfrentamiento directo con uno de los Godzillas más peligrosos de toda la serie (en Godzilla contra King Ghidorah, 1991). En esta película se nos explica el nuevo origen de Godzilla, que si bien es muy similar al original, no es el mismo. La mezcla queda aderezada con los siempre intrigantes (y carentes de lógica) viajes en el tiempo, dando como resultado una película entretenida y muy curiosa pero con bastantes incoherencias. El siguiente monstruo en salir a enfrentar a Godzilla sería la polilla Mothra (Godzilla vs Mothra 1992) acompañada de un nuevo monstruo llamada Battra. En esta película ambas tendrán que unir fuerzas para acabar con Godzilla, obviamente, al ser una película de Mothra no faltará el sermón sobre lo malvados que somos los humanos y las consecuencias de nuestros actos. Un año más tarde vuelve a haber película de Godzilla, esta vez trayendo de vuelta a la versión robótica del saurio, MechaGodzilla (también conocido como Cybergodzilla). Resulta que para parar al Rey de los monstruos los humanos controlan una serie de vehículos especiales, siendo Mecha Godzilla el mejor y más poderoso de todos ellos. En esta película también harán acto de aparición Rodan y la nueva cría de Godzilla.

La siguiente película, en 1994 nos trajo a un enemigo nuevo (o casi, porque se parece mucho a una versión de Godzilla que aparecía en el videojuego Super Godzilla) que no era otro que Space Godzilla.

Este nuevo monstruo llegaría del espacio a la tierra para enfrentarse a su versión terráquea, y al mismo tiempo cargarse a M.O.G.U.E.R.A. (un robot proveniente de una película antigua de Toho, que ahora resulta ser usado como arma por los humanos).

Godzilla HeiseiEn este momento podemos ver que Toho está cayendo en los mismos errores de antaño, sacan las películas con demasiada frecuencia, reciclan monstruos, descuidan los guiones y meten conceptos y personajes innecesarios.

Se decide hacer otra película que sería la última antes de dejar descansar al personaje. En 1995 llega a los cines Godzilla vs Destoroyah, haciendo un enlace directo con la primera película de toda la saga (mostrándonos escenas de ésta, incluso). El nuevo monstruo, resulta ser una mutación de diversos cangrejos que se vieron afectados por el arma usada por el Dr. Serizawa en el año 1954, el destructor de oxígeno. Por si esto fuera poco Godzilla está siendo víctima de su propia radiación interna, convirtiéndose en una especie de bomba atómica ambulante (lo que impide que el ejército pueda atacarle) con esta premisa se plantea una pelea bastante interesante y un punto y aparte en la carrera del personaje antes de que los derechos caigan en manos americanas.

Godzilla 1998, el Godzilla de Emmerich

Al ser una película americana, no entra en ninguna de las etapas pero me veo obligado a comentarla debido a que es una de las pocas que los occidentales hemos podido ver en cine.

Pese a que en las películas de Godzilla se metían personajes americanos y se intentaban incluir escenas que buscaban la aceptación de ese público, no podemos negar que el propio monstruo es un concepto muy típico japonés, así que verlo en manos americanas iba a ser algo interesante.

El resultado final fue una película que transformaba a Godzilla en una Iguana gigante a causa de las pruebas atómicas hechas por los franceses, carente de las habilidades de su homónimo japonés, pero con la habilidad de poner un altísimo número de huevos del que saldrán sus crías.

La sensación de esta película es que tiene más relación con Jurassic Park que con Godzilla. Hay tantas escenas que intentan imitar a la película de Spielberg que es imposible no compararlo. La esencia del original no existe, salvo por un par de pequeños guiños. Sin embargo, la película también tenía sus cosas positivas, los efectos especiales eran muy buenos y recaudó bastante dinero (aunque también es cierto que se gastaron mucho en publicidad y por lo tanto no hubo mucha ganancia). Pese a ello, la opinión general de esta película es bastante negativa por los motivos anteriormente descritos, llegando el punto de que se iba a hacer una segunda parte que nunca se rodó (pero fue la excusa para hacer una serie de animación).

ETAPA MILLENIUM (1999-2004)

Aunque en Toho tenían pensado dejar descansar unos años a Godzilla, la película americana dejó un sabor agridulce a los fans, y al mismo tiempo consiguió volver a poner la palabra Godzilla en boca de todo el mundo. Con ese panorama los directivos de Toho vieron la oportunidad de hacer una nueva película que gustase al público original y al mismo tiempo aprovechar la fama restante del Godzilla americano. En la etapa Millenium se ponen en práctica muchas ideas vistas anteriormente, como enemigos clásicos o la participación de niños en las tramas, al mismo tiempo que se da un enfoque más centrado en la acción y más libertad a los directores, ya que las películas no se continúan entre sí como en Heisei.

Millenium, cada director hace lo que quiere

En el año 1999 llega a los cines Godzilla 2000, una de las películas más conocidas del monstruo, donde se ignoran todas las películas anteriores (excepto la primera) y se intenta mantener un ritmo constante entre seriedad y acción. La película gustó bastante y eso propició a que el año siguiente apareciese Godzilla vs Megaguirus, donde el monstruo se enfrentaba a una especie de libélula gigante. Esta continuación no terminó de gustar del todo, pese a que incluía algunos conceptos muy originales.

En el año 2001, Toho contrata a Kaneko, director muy popular en la época por haber hecho la nueva trilogía de Gamera que había sido un éxito, llegándose a considerar a Gamera 3 como una de las mejores películas de Kaijus de la historia. Bajo su mano nos llega la película llamada Godzilla, Mothra, King Ghidorah: Giant Monsters All Out Attack, conocida popularmente como GMK.

GMK Godzilla MilleniumComo se puede ver por el título regresan la polilla y el dragón de 3 cabezas, que formaran un trío con Baragon (un dinosaurio proveniente de la película Frankenstein conquers the World) para poder acabar con Godzilla, que ha resucitado de su tumba de la que no salía desde el año 1954. Y es que en esta película, Kaneko ignoró todas las anteriores y se montó su propia historia, haciendo que Ghidorah, Mothra y Baragon sean monstruos mitológicos que han de detener al monstruo malvado, al mismo tiempo que la historia es seguida por una reportera japonesa que está intentando dar la noticia de su vida. Pese a ser considerada una de las mejores películas de Godzilla y tener un apartado técnico sobresaliente en casi todo el film, hay que decir que el guion es tremendamente básico y repetitivo incluso para el estándar de Godzilla. Convertir a los monstruos en seres mitológicos es la excusa de Kaneko para sus películas (hizo lo mismo con la trilogía de Gamera) y la utilización de una periodista como protagonista humano nos recuerda a la versión americanizada de Godzilla 1954, e incluso al Godzilla de Emmerich de 1998.

La saga Millenium continuó sin Kaneko, trayendo de vuelta a la tercera versión MechaGodzilla (ahora también llamado Kiryu) en dos películas que se enlazan entre sí, Godzilla vs Mechagodzilla (2002) y Tokyo S.O.S. (2003) ambas del director de Godzilla vs Megaguirus obteniendo un resultado decente, pero sin llegar a tener la atención del público ni el nivel técnico que tuvo la película de Kaneko.

Al año siguiente Godzilla cumpliría los 50 años y se pensó en hacer la última película de la etapa Milenium con motivo de esa celebración, así nació Godzilla Final Wars (2004), la última película de Godzilla hasta el momento.

Final Wars fue una película que contó con un presupuesto muy superior al de las películas anteriores, permitiéndose así la aparición de muchos monstruos y el uso de efectos especiales de gran calidad.

Esta película nos presenta un mundo futurista donde hay decenas de monstruos que batallan contra los humanos, que pilotan vehículos especiales para tal uso. La solución a esta confrontación llega de la mano de unos extraterrestres que ofrecerán una alianza a los humanos a cambio de librarles de los monstruos (como ya sucedia en Showa). Obviamente, nada es lo que parece y terminaremos viendo como un pequeño grupo de humanos prefiere liberar al monstruo más peligroso de todos (Godzilla) antes que ceder ante los extraterrestres.

Godzilla Final Wars es un increíble homenaje a toda la historia de Godzilla y de otras películas de Toho, ya que aparecen monstruos y vehículos de diversas películas, llegándose a utilizar el Godzilla americano enfrentándolo al japonés (dejando clara la opinión que tienen los japoneses del monstruo americano, generalmente conocido simplemente como Zilla).

Sin embargo, en el momento en el que el director decidió hacer un homenaje a toda la historia de Godzilla tuvo que tomar una decisión: ¿Qué hacemos con las partes ridículas de la historia de Godzilla, las ignoramos o las incluimos? La decisión fue incluir mitad y mitad, haciendo que la película pase de tener escenas de acción de gran calidad a encontrarnos con el primer hijo de Godzilla que se ha hecho amigo de un niño (homenaje a la olvidable Godzilla Revenge). La cosa no quedará ahí ya que se juntará a Godzilla con 3 de sus aliados en las películas antiguas para dar una de las escenas más estúpidas de toda la serie, ¡un improvisado partido de futbol usando a Anguirus como pelota!

La inclusión de estas partes ridículas que te sacan totalmente fuera de la película, es uno de los motivos por el cual Final Wars no tuvo la aceptación que se esperaba. Supongo que, aunque hay que admitir que la película es un buen resumen de toda la historia del personaje, hay cosas que la gente prefiere no recordar.

Actualmente estamos a la espera de la nueva película de Godzilla. Los pocos detalles que se han visto prometen una película seria y llena de acción, esperemos que esta vez el Rey de los Monstruos nos vuelva a enseñar su cara más terrorífica sin caer en los errores del pasado.

Skullo.

0 0 voto
Calificación
2
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x