[HorrorScience] El hijo de Godzilla (1967)

Título: Kaijū-tō no Kessen Gojira no Musuko

Año: 1967

Duración: 86 minutos

Director: Jun Fukuda

Reparto: Akira Kubo, Tadao Takashima, Akihiko Hirata, Bibari Maeda, Yoshio Tsuchiya, Kenji Sahara, Susumu Kurobe, Kenichiro Maruyama, Seishiro Kuno, Yasuhiko Saijo, Kazuo Suzuki, Ousmane Yusef, Haruo Nakajima, Yu Sekida, Seiji Onaka, Little Man Machan

Guión: Shinichi Sekizawa, Kazue Shiba

Tras sorprender con su propuesta tropical en Godzilla Vs Ebirah, Jun Fukuda continuó al cargo de la saga del monstruo radiactivo en una etapa muy marcada por el intento de atraer al público infantil al cine.

La manera de lograr eso suele pasar por incluir algún niño entre los personajes principales para que los jóvenes espectadores se vean reflejados, algo que se le daba muy bien a la competencia de Godzilla, la tortuga Gamera, y que los directivos de Toho forzaron en incluir en películas posteriores del Rey de los monstruos.

Sin embargo en esta película se usó otro recurso clásico para atraer a los niños: la inclusión de un monstruo joven y humorístico que convirtiese la película en algo familiar, vamos lo mismo que había sucedido con King Kong en El hijo de Kong décadas atrás.

Y así es como nació Kaijū-tō no Kessen Gojira no Musuko, mejor conocida como Son of Godzilla o El Hijo de Godzilla en español.

La película nos sitúa en una isla tropical (supongo que para aprovechar los decorados de la película anterior) donde un montón de científicos están probando un sistema para controlar el clima y así poder volver fértiles zonas estériles del planeta en caso de necesitarlo por sobrepoblación. Pese a tener ciertos problemas con interrupciones en sus sistemas por algún tipo de onda cerebral, el trabajo parece estar muy avanzado.

El calor tropical y el ritmo de trabajo hace que los científicos estén agotados y de mal humor, algo que no mejorará con la llegada de un periodista que aparecerá en la isla buscando una buena noticia que contar, continuando así con la manía de introducir periodistas en estas películas aunque no tengan nada que ver con la historia.

Goro, el periodista, se ve forzado a ayudar a los científicos, que no tienen medios para mandarlo de vuelta a casa. Será a ojos de este personaje como descubriremos que en la isla existen unas mantis gigantes (llamadas Gimantis o Kamacuras) que suelen acechar el laboratorio más de lo deseado. La curiosidad de Goro también lo llevará a descubrir que existe una mujer nativa en la isla, algo que los científicos desconocían, pues se supone que la isla esta desierta en lo que a humanos se refiere.

Son of Godzilla humanos
Los científicos y el periodista

El día que ponen en marcha el experimento para cambiar el clima caluroso de la isla por uno más frío, las ondas cerebrales provocan un fallo en el sistema y logran el efecto contrario, aumentando la temperatura de la isla por encima de lo soportable.

Tras unos días refugiados en el laboratorio los científicos vuelven a explorar la isla, solo para descubrir que las mantis gigantes son ahora mucho más grandes y por algún motivo parecen estar reuniéndose cerca del laboratorio, en la misma dirección de donde provienen las ondas cerebrales que causaron la interrupción.

El ataque de las mantis a una montaña de tierra descubrirá la existencia de un huevo gigante, del cual saldrá (forzado por el implacable ataque de los insectos gigantes) un dinosaurio deforme que sollozará angustiosamente y se arrastrará patéticamente tratando de huir de sus depredadores. Afortunadamente para el deforme bicho, Godzilla llegará para protegerlo y llevárselo a una zona más segura.

Las mantis atacando el huevo gigante
Las mantis atacando el huevo gigante

Tras la aparición de Godzilla, los científicos se ven obligados a esconderse en la cueva donde habita la chica nativa, pues el laboratorio ha sido arrasado y la guerra entre las Gimantis y Godzilla no parece haber terminado. Para empeorar la situación algunos de los científicos enferman, lo cual obliga al periodista y la chica a buscar un remedio natural contra su enfermedad, algo arriesgado, pues se encuentra cerca del hábitat de otro monstruo gigante llamado Spiega (tambien llamada Spiga o Kumonga, según la versión que veáis).

Alimentando a Minilla
Alimentando a Minilla

El hijo de Godzilla es una película entretenida, pero muy infantil. La mayoría de las escenas de monstruos nos muestran al pobre hijo de Godzilla, haciendo alguna payasada, sufriendo algún golpe a cambio y llorando para que su supuesto padre lo consuele.

La labor paternal de Godzilla es hilarante, pues aunque es paciente con el horrendo monstruo que ha tomado por hijo, no duda en sacudirle o pisarle la cola para hacer que se espabile. Esta clase de escenas son horribles y cuesta creer que estemos hablando de una secuela de Gojira, pero lo cierto es que no he podido evitar reírme al verlas y eso hace que esta película sea más interesante de lo que parece, siempre y cuando asumas el ridículo general del concepto que trata.

Godzilla es un padre bastante severo
Godzilla es un padre bastante severo

Los personajes humanos son bastante realistas (están hartos de trabajar, incluso terminan generando alboroto para impedir el experimento ante la disciplina imperturbable de su superior) pero claro, la inclusión del periodista aventurero y la chica nativa contrarrestan ese efecto, pues son los personajes menos creíbles y también los que se encargan de todo.

Los nuevos monstruos (Gimantis y Spiega) son muy llamativos, especialmente porque no son actores disfrazados, que es lo común en estas películas, sino marionetas controladas por hilos, algo que los especialistas de Toho hicieron bastante bien teniendo en cuenta que casi nunca usaban este efecto. El diseño de los monstruos es mucho más realista que el de otros de esta saga, ya que prácticamente son animales gigantes, sin modificar su diseño con elementos llamativos o futuristas. Personalmente creo que Spiega es quien se queda con las mejores escenas, pues desde que despierta hasta que acecha a los humanos en su cueva, la película gana dramatismo y seriedad, especialmente gracias a la música de Masaru Sato, que pasa de ser alegre y rítmica a ser propia de una película de terror en esos momentos.

¡Cuidado con Spiega!
¡Cuidado con Spiega!

También me gustaría mencionar el buen trabajo de los especialistas en la escena final de la película, cuando cambia el clima súbitamente mientras Godzilla y Spiega pelean. El efecto es un tanto brusco, pero funciona muy bien y nos da un final tan bonito como ñoño.

En resumen, esta película sigue el camino de la infantilización iniciada por películas anteriores, pero al mismo tiempo añade 3 monstruos nuevos al bestiario de Toho. Técnicamente está por encima de lo esperado, pero son tantas sus escenas tontas que uno no sabe muy bien como tomárselas. Pensándolo fríamente, la inclusión de Minilla como bufón monstruoso no fue una decisión tan mala, ya que la mayoría de escenas tontas recaen sobre él, librando así al resto de monstruos de hacer algo que no les corresponde (lo cual evita que veamos cosas como el Godzilla bailarin de Godzilla Vs Monster Zero, a los monstruos discutiendo como si fuesen niños pequeños como en Ghidorah el dragón de tres cabezas o bufonadas constantes como en King Kong VS Godzilla).

Supongo que de alguna manera, Jun Fukuda fue capaz de hacer una película disfrutable y aceptable en varios momentos, algo aplaudible si tenemos en cuenta que la historia gira en torno a ver como Godzilla cría a su supuesto hijo.

Minilla, el foco de casi todos los momentos estúpidos
Minilla, el foco de casi todos los momentos estúpidos

Curiosidades de esta película.

  • El hijo de Godzilla se llama Minira o Minilla debido a que es la contracción de Mini Gojira y Mini Godzilla.
  • “Little Man” Machan, el actor que interpreta a Minira, fue wrestler profesional en Japón.