[HorrorScience] Rodan – Los hijos del volcán (1956)

Título: Sora No Daikaiju Radon

Año: 1956

Duración: 82 minutos

Director: Ishiro Honda

Reparto: Kenji Sahara, Yumi Shirakawa, Akihiko Hirata, Akio Kobori, Yasuko Nakata, Minosuke Yamada, Yoshifume Tajima, Haruo Nakajima

Guión: Takeshi Kimura, Takeo Murata, Ken Kuronuma (historia original)

Una vez más vuelvo a dedicarle esta sección a una película de monstruos gigantes japoneses (el género conocido como Kaiju Eiga) dirigida por Ishiro Honda, el mismo hombre que dirigió la mitad de largometrajes de Godzilla de la etapa clásica (desde 1954 hasta 1974) así como muchos otros protagonizados por monstruos, como Mothra, Space Amoeba o el que vamos a ver a continuación.

Sora no Daikaijū Radon fue la primera película del género rodada en color, lo cual pondría a prueba las habilidades de los técnicos en efectos especiales (con Eiji Tsurubaya a la cabeza) al no poder escudarse en el tenebroso blanco y negro de los filmes anteriores. En España esta película fue inicialmente titulada Los hijos del volcán (demostrando una vez más que los traductores de títulos tenían demasiado tiempo libre) pero es comúnmente conocida con el nombre que se le dio en Estados Unidos: Rodan The Flying Monster, o simplemente como Rodan.

La película empieza mostrándonos la vida de unos mineros de una pequeña población cercana al monte Aso. El primer sobresalto de los sufridos mineros viene de la mano de una inundación subterránea en la cual han quedado atrapados varios trabajadores. Una investigación posterior encuentra a uno de ellos muerto con extrañas marcas como causas de su fallecimiento, noticia que corre como la pólvora haciendo que los rumores indiquen que el otro trabajador desaparecido es el asesino.

Tras una segunda investigación que termina en tragedia (con todos los presentes muertos) se empieza a vislumbrar que el responsable de las desgracias no es humano (principalmente por el ruido que emite al atacar). De alguna manera ese ser consigue salir de la mina y atacar a uno de los protagonistas, lo cual llevará al ejército a la mina para tratar de eliminarlo, situación que provocará que uno de los protagonistas quede aislado dentro de la mina a merced de esos bichos, porque si, hay más de uno.

Rodan1
Los bichos responsables de las muertes

Mientras los policías y responsables de la mina bautizan el monstruo (Meganulon) un temblor sacude la zona hundiendo parte de la mina y dejando libre al hombre que había quedado atrapado. Lamentablemente su estado es crítico y parece haber perdido la memoria.

Al mismo tiempo algunos aviones creen ver algo volando en círculos a altas velocidades (lo cual seguramente inspiraría la película The Giant Claw que salió un año más tarde). Ese ser resulta ser una especie de reptil volador (similar a un Pteranodon) que se encontraba en el interior de un huevo en las profundidades de la mina y por algún motivo ahora está libre y ha decidido volar alrededor del mundo causando enormes destrozos con las ventiscas que crea debido a su tamaño y velocidad. Este monstruo (nombrado como Rodan) también se ha encargado de comerse a los Meganulon, de manera que podemos olvidarnos de ellos en este momento de la película.

A partir de aquí llega la típica escena del ejército tratando de abatir a Rodan sin demasiada suerte (pero nos sirve de excusa para escuchar otra de las melodías de Akira Ifukube) al mismo tiempo que vemos a Rodan arrasando con todo a su paso. ¿Cómo conseguirán librarse de él?

¡Rodan ha despertado!
¡Rodan ha despertado!

Valorar esta película me cuesta mucho, principalmente por el hecho de que es bastante atípica en su planteamiento con respecto a otras Kaiju Eiga. Ello se debe a que la primera parte de la película tenga una atmósfera y un estilo más similar a películas de terror de Ishiro Honda (como Matango) y la parte final sea la típica película de monstruos gigantes.

No sé si el guion de esta película se hizo desde el principio así, o si tenemos una película que mezcla ideas de dos proyectos distintos, pero es obvio que la mezcla queda algo extraña. Choca un poco ver que los monstruos de las claustrofóbicas escenas en el interior de la mina (los Meganulon) desaparecen de golpe y pasamos a ver aviones, tanques y demás elementos militares atacando a un Pteranodon gigante.

La primera parte de la película transcurre en la mina
La primera parte de la película transcurre en la mina

Los efectos especiales están muy logrados en lo que se refiere a las maquetas, aunque los monstruos no salen tan bien parados. Rodan tiene algunos planos bastante desfavorecidos, pero eso queda en segundo plano ante el aspecto de los Meganulon, que lejos de dar miedo provocan cierta risa, cargándose así la atmósfera de terror conseguida al principio del metraje.

Quien vea la película para disfrutar de Rodan tendrá que ser paciente, pues el monstruo volador no aparece hasta el minuto 40, y sus primeras escenas son poco disfrutables, pues se le muestra de lejos como “objeto volador no identificado”

Estos inconvenientes perjudican ligeramente a una película que por otro lado es bastante brillante, sobre todo por la variedad que brinda al reciente género al que pertenece, pues se aleja totalmente del estilo del primer film de Godzilla o su secuela, para mostrarnos una historia en una locación alejada de la gran ciudad y con un monstruo que en nada se parece al citado Godzilla.

El ejército no podía faltar a su cita
El ejército no podía faltar a su cita

Curiosidades sobre el film:

  • El nombre original del monstruo volador es Radon, ya que proviene de la palabra Pteranodon, pero en occidente se cambió por Rodan.
  • Rodan reapareció varias veces en las películas de Godzilla como secundario. Los Meganulon también fueron recuperados para el film Godzilla Vs Megaguirus (2000)
  • La versión americana de esta película fue modificada añadiéndole escenas nuevas y quitándole algunas de la versión japonesa, sin embargo también aparecen algunas escenas que fueron descartadas para la versión nipona y que extrañamente fueron incluidas en la americana.
  • El diseño de Rodan está claramente basado en un Pteranodon, sin embargo inicialmente este monstruo iba a ser una especie de pájaro prehistórico, como se puede apreciar en algunos de los carteles publicitarios.