Aonuma: “Pasarse ‘Skyward Sword’ era peor que un dolor de huevos”

Eiji Aonuma, productor de la saga The Legend of Zelda y conocido por ser el máximo responsable de la licencia en la actualidad, ha ofrecido al portal IGN algunos detalles sobre el proceso creativo que ha seguido para el nuevo título de la saga en Wii U y cómo ve ahora algunos de los títulos más importantes en los que ha trabajado.

Para el diseñador japonés, el desarrollo de Zelda U pasa por comprender todos los errores que han cometido en el pasado para no volver a cometerlos. “No volveríamos a hacer un Zelda II: The Adventure of Link si se nos presentase la oportunidad. En este caso, creemos que la nueva entrega para Wii U rescata la endiablada dificultad de ese título, pero a diferencia del juego de NES, hemos querido mantener al 100% la esencia de lo que debe ser un Zelda”, comentaba Aonuma con el medio inglés.

Bokoblins2

 

Sin embargo, el momento más comprometido se produjo al ser preguntado por Skyward Sword. El creativo considera que fue un juego mal diseñado, soporífero y, en definitva, el capricho de un niño de 5 años:

Vale, sí, lo admito. Pasarse Skyward Sword era peor que un dolor de huevos (risas). El motivo de que hiciéramos un juego tan malo fue mi hijo. Suena raro, pero mi hijo siempre ha estado detrás de cada decisión que he tomado. Ahora con los años se lo enseño y él mismo reconoce que su padre hizo un auténtico desastre (risas).

Nos dimos cuenta de que el juego era malo hasta hartar una vez terminado. Fue entonces cuando Miyamoto me miró a los ojos y lo entendí todo. Lo de los barcos y los trenes tenía un pase, pero algo como Skyward Sword… si no se disfrazaba bajo la etiqueta de ser el “Ciudadano Kane de los videojuegos” estaríamos acabados.

Nos inventamos el rollo ese de que sería un título más libre para que los fans no se nos echaran al cuello. ¡Si hasta tuvimos que fingir que el WiiMote captaba interferencias en el E3 para que nadie se diera cuenta de que era ridículo! (risas)

Aonuma advierte en la entrevista que las futuras entregas de la saga podrían verse condicionadas nuevamente por su hijo, al que han dejado de interesarle los trenes para centrarse en su auténtica pasión, el culturismo. ¿De qué forma afectará esto a los próximos títulos de la licencia?