[Descubriendo Indies] ‘Hamlet or the last game without MMORPG features, shaders and product placement’

Hamlet 01

Título: Hamlet or the last game without MMORPG features, shaders and product placement

Plataforma: iOS, Android, PC

Desarrolladora: mif2000

Publicado por: Big Fish Games, Alawar Entertainment

Género: Aventura gráfica point and click

Lanzamiento: 22/10/2012 (PC)

Precio: 4,99 € (PC) 

No volveré a hacer una introducción desarrollando mi descontento general por el catálogo videojueguil en los smartphones, eso era cosa de Storm in a Teacup. Ahora no puedo evitar hablar sobre el incomprendido y pasado de moda subgénero del point and click. Sí, ese tipo de juego que tuvo sus mejores días y que no parece recuperarse pese a la resurrección de las aventuras gráficas.

Algunos me diréis ¿Y qué me dices de los indies? Bueno, sí, a ver, desde el boom del juego independiente no hay género ni subgénero que se haya librado de un mayor o menor resurgir, pero aceptémoslo, simplemente hay géneros que parecen no ir con las nuevas generaciones y que están predestinados a convertirse en el fetiche de los jugadores viejunos de 30 años. Así funciona la industria del videojuego. En el caso concreto de los point and click, con el paso de los años ha pasado de ser un subgénero mainstream en PC a relegarse a cuatro juegos sueltos de compañías que solo se dedican a eso y a un sin fin de juegos educativos para tablets infantiles y productos por el estilo.

Hamlet_transparenteNada sorprendente si analizamos lo más “in” dentro del mundillo ahora mismo. Que los gráficos realistas, los disparos, los zombis, los MMO, los DLCs y el crafting son el pan de cada día no es ningún secreto. Ponle todo eso a un juego y abre tu paraguas para intentar pillar todos los billetes que puedas de la lluvia de dinero que se cierne sobre ti. Lo sé, lo sé, también hay motores como Ubi Art, numerosos juegos hechos con Unity y otros muchos ejemplos que se acercan más a la vieja escuela, pero no dejan de ser placebos para auto-engañarnos pensando que la industria no ha tomado una tendencia monotemática a la que parecemos ser incapaces de resistirnos. Al fin y al cabo las compañías no venden si los usuarios no quieren.

Todo esto es lo que recoge en su título el juego que os descubro hoy: Hamlet or the last game without MMORPG features, shaders and product placement, un nombre inusualmente largo lleno de crítica a la industria que en el cambio de idioma se quedó en Hamlet o el último juego sin controles complicados o publicidad incluida. Una traducción más que decente, pero no deja de perder gran parte de la contundencia del mensaje al intentar acortar el título e incluir menos tecnicismos. Hamlet o el último juego sin características MMORPG, shaders y emplazamiento publicitario sería la traducción literal y llena de verdad.

No obstante la protesta se queda en el título, desarrollándose el juego de manera plenamente convencional, al contrario que juegos como DLC Quest que hacen de la sátira el eje fundamental de todo el videojuego. Llamémoslo protesta o llamémoslo ejercicio magistral de publicidad, lo que está claro es que el nombre no deja indiferente a nadie ¿Pero estará el juego igual de bien traído?

Como he dicho antes, con el boom indie, casi todos los géneros han sido rescatados en mayor o menor medida, en el caso de los point and click, Amanita Design está haciendo esfuerzos para mantenerlo flote y en este caso Mif2000, un desarrollador independiente, ha querido aportar su grano de arena con este juego. Lo cierto es que lo bueno de este subgénero es que es tan poco comercial que difícilmente jugarás a un point and click de mala calidad, ya que la decisión de realizar un juego de este estilo parte de sentimientos puramente pasionales por realizar un buen trabajo sabiendo que no vas a sacar mucho dinero de ello.

Obviamente siempre hay garbanzos negros, pero Hamlet no es uno de ellos. Como el nombre propio del título indica, el juego es una divertida versión de Hamlet de Shakespeare. Coge los personajes de la famosa obra del dramaturgo inglés y le da un giro de tuerca proponiendo una historia absurda en la que un hombre del futuro atropella a Hamlet con su aeronave y se convierte en el único capaz de salvar a la bella Ofelia de las malvadas garras de Polonio a través de una aventura llena de puzles.

hamlet 02

Sin duda, lo más importante a la hora de analizar un point and click es la respuesta del ratón respecto a los elementos interactivos de los escenarios así como la variedad de los mismos. En este punto hay que decir, que el ratón está perfectamente calibrado ofreciendo una jugabilidad fluida y sin atropellos, que si bien no es algo difícil de conseguir en un juego de estás características, tampoco debe ser objeto de menosprecio. La cosa cambia cuando hablamos de los elementos interactivos dispersados por los escenarios, los cuales calificaría de suficientes, algo escueto para el género que tratamos. En ningún momento se queda corto, pero si es cierto que hubiese sido más deseable encontrarse con escenarios más detallados que diesen pie a puzles más elaborados.

Elaborados en el contexto visual, de escenificación y dinamismo que no de calidad ni complejidad intelectual. Y es que Hamlet es un point and click ligerito pero tenaz. Los retos que se plantean, por sí mismos no resultan un alarde de la técnica y mucho menos la derivada de la unión de un montón de piezas de un rompecabezas, son retos directos que aparecen ante ti de una forma incluso burda. No hace falta investigar mucho los escenarios para encontrar la problemática a resolver, pero eso no significa que el enigma planteado sea poco imaginativo, mediocre o decepcionante sino todo lo contrario. Uno de los puntos fuertes del juego radica en lo inteligentemente que están hechos sus puzles, planteando acertijos bastante originales que me han hecho esbozar más de una de esas muecas que quieren llegar a ser sonrisa que se producen cuando algo te parece curioso o fresco.

Hamlet 04

Se nota que Denis Galanin (Mif2000) es dibujante e ilustrador de profesión al observar el mimo con el que está desarrollado el juego en cuanto a dirección artística se refiere. No voy poner por las nubes un apartado gráfico bonito y que cumple pero que tampoco impresiona, sin embargo, me resultaría demasiado cínico no destacar su trabajo y como dota al juego de ese carácter personal que se respira en este tipo de videojuegos desarrollados por una sola persona. No obstante, si hablamos de sonido, si bien las pistas que suenan a lo largo de las diferentes pantallas han resultado de mi agrado, los efectos de sonido se configuran como bastante escasos, encontrando su origen en una correlación negativa con los elementos interactivos que mencionada antes.

Quizás sea esa falta de personal la culpable de que el desarrollador haya prescindido de esos detalles ambientales que hubiesen terminado de rematar el juego. También puede ser la razón por la que es tan decepcionantemente corto. 22 niveles a lo largo de entre una y dos horas de juego en función de tu agilidad para resolver los puzles, sin duda el talón de Aquiles de este título. Sin embargo, esa decepción está estrechamente relacionada con la diversión que proporciona esta aventura gráfica que te deja muy buen sabor de boca que por desgracia resulta demasiado efímero.

A pesar de ello y en definitiva Hamlet es una buena aventura gráfica, ideal para iniciarse en el subgénero de los point and click debido a su ligereza, humor y originales puzles.

¡Sorteo Smash!
¡Participa de nuestro sorteo de Super Smash Bros. Ultimate!