[HorrorScience] Kung Fu contra los 7 vampiros de oro (1974)

Título
The Legend of the 7 Golden Vampires
Año
1974
Duración
83 minutos
Director
Roy Ward Baker, Chang Cheh
Guion
Bram Stoker (obra original), Don Houghton
Reparto
Peter Cushing, John Forbes-Robertson , David de Keyser, Robin Stewart, Julie Ege, Robert Hanna, David Chiang, Shih Szu, Chan Shen, Lau Kar-wing, Huang Pei-Chih, Wang Chian, Hsu Hsia, Feng Ko-An

Y por fin, llego a la octava y última película de Hammer Productions de la saga del Conde Drácula iniciada en 1958 con Horror of Drácula.

Tras esa película se usó al personaje de Van Helsing para la secuela (o spin off) Las novias de Drácula (1960), y posteriormente la saga continuó con Drácula, Príncipe de las Tinieblas (1966), Drácula vuelve de la tumba (1968), El poder de la sangre de Drácula (1970), Drácula A.D 1972 (1972) y Los ritos satánicos de Drácula (1973).

La película que cierra la saga de Drácula en Hammer Productions es The Legend of the 7 Golden Vampires, conocida en español con el pintoresco nombre Kung Fu contra los 7 vampiros de oro (en ocasiones llamada La leyenda de los 7 vampiros de oro). En algunas versiones americanas también se llamó The Seven Brothers Meet Dracula.

Debido al enorme desgaste que sufrió esta serie secuela tras secuela, y tras haber probado con ideas raras en las dos películas anteriores (donde la acción se trasladó a la década de los 70) esta vez Hammer Productions decide hacer un experimento todavía más osado y mezcla a los personajes de esta franquicia (Van Helsing y Drácula), con las películas de artes marciales que tanto éxito tenían en aquella época.

La película empieza mostrándonos a un hombre que ha recorrido medio mundo para encontrarse con Drácula, al cual le suplicará que le ayude a sembrar el terror en el pueblo del cual proviene. Drácula usará el cuerpo de este siervo para viajar a Asia y extender el terror por algunas aldeas del enorme continente.

Por su parte, Van Helsing está dando una charla en una universidad asiática sobre vampirismo y queda tremendamente decepcionado al ver que nadie le toma en serio, excepto un chico, que dice provenir de una alejada aldea llamada Ping Kwei, donde los vampiros atacan sin piedad a la pobre gente que vive en ella desde hace años.

Drácula a punto de poseer al sacerdote chino

La expedición hacia el pueblo del chico será posible gracias a que el hijo del profesor Van Helsing ha entablado amistad con una mujer adinerada, que ha leído los libros del célebre cazavampiros, así que nuestro grupo de protagonistas se reúne con sus guías y también guardaespaldas, ya que los 7 hermanos asiáticos dominan diferentes estilos de artes marciales con una soltura increíble.

Conforme avanzan hacia el lejano poblado, los protagonistas son atacados por algunos de los vampiros de oro y su ejército de zombis, de manera que tendrán que improvisar cómo enfrentarse a ellos, ya que al parecer no tienen exactamente los mismos puntos débiles que los vampiros europeos. ¿Podrá el veterano Van Helsing traer la paz al alejado poblado chino?

Empieza el viaje

La primera vez que vi esta película ni siquiera sabía que tenía relación con Horror of Drácula, pensaba que era una película asiática donde habían contratado a Peter Cushing para atraer a los fans del cine de terror. Su pintoresco título español (Kung Fu contra los 7 vampiros de oro) la hacía muy llamativa, porque te viene a decir que vas a ver una película mala, de las que te puedes reir.

Esa primera vez me la tomé así y fue bastante disfrutable. Muchos años más tarde estaba viendo por primera vez todas las  películas de Hammer Productions que forman la saga de Drácula y cuando vi que la última era Los 7 vampiros de oro, me eché las manos a la cabeza ya que consideraba que esa película era de una calidad cinematográfica muy baja como para formar parte de la misma saga que Horror of Drácula o Drácula, Príncipe de las Tinieblas.

Conforme fui viendo el resto de películas de la saga, me fui dando cuenta de que la serie iba cuesta abajo y al llegar a Drácula A.D. 1972 y Los ritos Satánicos de Drácula, ya no tenía ningún tipo de esperanza en ver algo que tuviese la calidad de las primeras de la serie. Fue entonces cuando volví a ver Kung Fu contra los 7 vampiros de oro.

Lyonel Van Hesling y Vanessa se unen al particular viaje

Este segundo visionado me demostró que aunque la película tenía una historia estúpida y forzada debido a la fama que tenían las películas en aquel momento, también era muy entretenida, lo cual la hacía más amena que algunas de las películas anteriores.

Unos años más tarde, decidí emprender este proyecto en la web y hablar de todas las películas de Drácula de Hammer Productions así que volví a ver Kung Fu contra los 7 vampiros de oro para escribir estas líneas.

El tercer visionado me demostró que todos los prejuicios que en su día tuve sobre la historia y el añadido de artes marciales de la película, carecían de importancia, porque esta película es sin duda, mucho más disfrutable que varias de esta saga. Puede ser que se haya convertido en un “placer culpable” para mí, pero lo cierto es que la disfruté mucho.

El veterano Van Helsing contra un vampiro

La decadencia de esta saga la había llevado a repetir ideas sin obtener nada especialmente bueno y hacer cosas estúpidas como llevar a Drácula a los años 70 para mostrar chicas con poca ropa bailando y bandas de músicas de la época. Es por eso que esta película es tan agradable pese a sus carencias, ya que pasamos de ver historias de chicos rebeldes o policías investigando una secta a ver a un montón de expertos en artes marciales peleando contra un ejército de zombis capitaneados por vampiros chinos.

Obviamente no nos encontramos ante la mejor de la saga, pero sí ante la más original y alocada, y todo ello tratando de mantener (dentro de lo posible) el tono serio gracias al personaje de Van Helsing, que actúa igual que lo habría hecho en cualquier otra película, dándole credibilidad a un guion que años atrás jamás habría sido aprobado por Hammer Productions.

Por supuesto la película tiene cosas malas, por ejemplo, los efectos especiales son bastante peores que en otras películas (los vampiros chinos son horribles). La inclusión de 7 personajes similares (Los hermanos) hace que ni siquiera recuerdes sus nombres y que no tengan ningún tipo de desarrollo, ya que de los 7 solo 2 son importantes. También es muy patético el intento de hacer que Drácula aparezca lo mínimo posible y usar la excusa de que posee al sacerdote chino y por supuesto, esta película también cae ante la “obligación” de ofrecernos romances forzados (no uno, sino dos) y no solo son extremadamente forzados (los personajes enamorados apenas hablan 1 o 2 veces en toda la película) sino que encima uno de ellos llega a límites insospechados que aumentan lo absurdo a niveles increíbles (casi da la sensación de que faltan escenas donde estos personajes se conocen y encuentran cosas en común). Incluso algunas de las escenas de artes marciales tienen planos muy desafortunados (lo cual choca con la mayoría de estas escenas, que se ven bastante bien).

Los vampiros son muy mejorables

Todo esto demuestra que la decadencia de la saga Drácula seguía ahí, pero debido a que la historia es totalmente diferente del resto de películas, hace que Kung Fu contra los 7 vampiros de oro sobresalga de otras películas de la saga, que quizás eran más serias o contenidas, pero que resultaban aburridas o tediosas.

Sin embargo hay que admitir lo obvio, la marcha de Cristopher Lee afectó seriamente a esta película (que deja a Drácula como un personaje secundario) y la atmósfera de películas como Horror of Drácula o Drácula, príncipe de las tinieblas brilla por su ausencia. Esta saga nunca volvería a tener la calidad de las primeras películas que la forman, pero creo que es mucho mejor despedirse con una película original y alocada como esta, a continuar alargándola con productos como Drácula A.D. 1972 o Los Ritos satánicos de Drácula.

Curiosidades:

  • Para hacer esta película, Hammer Productions se asoció con la productora Shaw Brothers, que estaba especializada en películas de artes marciales. Al parecer la relación entre ambos equipos no fue especialmente buena.
  • Según algunas fuentes, la versión oriental de esta película tiene más escenas de artes marciales.
  • Algunos temas musicales de la película son muy similares a los de Horror of Drácula, lo cual parece demostrar que cuando estaban haciendo la película, ya sabía que iba a ser la última de la saga, y aprovecharon para homenajear a la primera.
  • Gordon Hessler iba a ser uno de los directores de la película, pero abandonó el proyecto, de manera que la labor de dirección quedó en manos de Roy Ward Baker (que se encargaría de las escenas de diálogos) y Chang Cheh, (que se encargaría de las de artes marciales).
0 0 voto
Calificación
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x