[HorrorScience] Halloween II (2009)

Título: Halloween 2

Año: 2009

Duración: 105 minutos

Director: Rob Zombie

Reparto: Scout Taylor-Compton, Tyler Mane, Malcolm McDowell, Sheri Moon Zombie, Chase Wright Vanek, Brad Dourif, Danielle Harris, Caroline Williams

Guión: Rob Zombie

Ha sido un largo camino hasta completar este ciclo dedicado a la franquicia Halloween, que en el final con la remake de Halloween y con esta segunda parte, Halloween II, también completa el ciclo dedicado al director Rob Zombie que tenemos en HorrorScience.

Puedo decir que hacer este ciclo es algo que siempre quise, y lograr terminarlo fue una tarea que me demandó mucho tiempo, pero también fue algo muy satisfactorio y que me ha hecho aprender unas cuantas cosas. Una de ellas es que sin importar qué tanto me guste una franquicia, si es tan larga como esta no volveré a hacer un ciclo así, escribiendo sobre la original y sus secuelas una detrás de la otra. Sin embargo, no será el fin de los ciclos tampoco, eso seguro, más que nada porque quedan unos cuantos que sería más que interesante hacer, como Friday 13th (Viernes 13) o A Nightmare on Elm Street (Pesadilla) por poner algunos de los más importantes.

En este tiempo que he ocupado con Halloween (¡más de 5 meses!), he visto decenas de nuevas e interesantes películas del género que nos ocupa y sobre las que me gustaría escribir en esta sección, así que a partir de mi próxima entrega para HorrorScience comenzaré a hablar sobre ellas.

Terminado este preámbulo voy a entrar en lo que nos toca esta vez: Halloween II, la secuela directa de la remake de Halloween versión Rob Zombie.

Luego de un pequeño texto que nos habla sobre lo que representa la figura de un caballo blanco según un extracto de “La psicosis subconsciente de los sueños”, da comienzo la cinta con Deborah Myers, la madre del asesino protagonista, visitando a su hijo en un sanatorio mental como ya pudimos ver en la cinta anterior. Deborah le regala a su hijo una estatuilla de un caballo blanco, y Michael le comenta que el caballo le recuerda a un sueño que tuvo la noche anterior donde su madre, vestida de blanco, caminaba con un caballo blanco a través de un pasillo también blanco, diciendo que venía a buscarlo para llevarlo de vuelta a casa. Deborah le dice que cada vez que vea el caballo blanco puede pensar en ella, y luego de un gesto para divertirlo y animarlo un poco la pantalla se vuelve negra, con el título de la película en blanco, y escuchamos el sonido de un disparo y un grito largo y femenino.

El pequeño Myers y su estatuilla de un caballo blanco
El pequeño Michael Myers y su estatuilla de un caballo blanco

Pasamos a ver una noche de Halloween, 15 años más tarde, y parece que todo mundo en el pueblo está dentro de sus casas porque la calle está absolutamente desierta, con excepción de una mujer que camina con paso errante por el medio de la calle llevando algo en una de sus manos, sucia y mojada a causa de la lluvia que cae esa noche. El sonido de unas campanadas lejanas, tenebroso y agonizante, y algún que otro quejido eléctrico y tormentoso es lo único que se puede oír en esta noche.

Detrás de esta mujer aparece el automóvil del sheriff Brackett, con las luces encendidas. El sheriff baja rápidamente y llama a esta mujer por su nombre. Laurie. Laurie Strode.

Si son seguidores de esta saga, o simplemente si han estado leyendo los artículos de este ciclo, sabrán que Laurie Strode es en realidad la hermana biológica de Michael. Ahora está caminando por el medio de la calle, mojada por la lluvia pero también por gran cantidad de sangre, sosteniendo un arma de fuego en una de sus manos. Camina lentamente, de una forma algo errática, y con la mirada perdida.

Brackett la detiene, se pone frente a ella y le pide que le entregue el arma. Ella entrega el arma, y comienza a decir que ella lo mató, que mató al hombre. “Lo maté”, dice, “yo lo maté.”

Laurie Strode, recuperándose de sus numerosas heridas.
Laurie Strode, recuperándose de sus numerosas heridas.

Segundos más tarde vemos que Laurie está atada a una camilla, y algunas enfermeras la están llevando rápidamente por los pasillos de un hospital a la vez que ella grita y se sacude, preguntando “¿Qué pasa?” y “¿A dónde me llevan?”, para luego seguir gritando y preguntar llorando “¿Voy a morir?”

Laurie está muy malherida. Tanto que necesitará no sólo que curen sus heridas sino también cirugía plástica reconstructiva. Tiene quebraduras expuestas, heridas cortantes por todos lados incluyendo su abdomen y su rostro, pedazos de vidrio incrustados en el cuerpo, y las manos muy lastimadas.

La policía está en la vieja casa de los Myers, sacando al Dr. Sam Loomis que está también malherido e inconsciente, y también toman fotos de la escena y del cadáver de Michael Myers. Loomis es transportado en una ambulancia hacia el hospital, y Myers es llevado en una camioneta hacia la morgue del condado.

Los dos encargados de llevar a Myers son un tipo ya viejo y uno más joven. El joven es repulsivo, y comenta sobre lo buena que estaba la muerta que había en la escena del crimen, contando que dos tipos en otro condado tenían sexo con los cadáveres que se llevaban en la ambulancia. El viejo se espanta un poco y comienza a decirle que pare, pero el otro sigue un rato más haciendo comentarios bastante desagradables. Mientras el viejo corta la conversación y cuenta un chiste, ambos se distraen y terminan chocando con una vaca que estaba en medio de la ruta.

Myers regresa una vez más, en su versión más grande y más brutal de toda la saga
Myers regresa una vez más, en su versión más grande y más brutal de toda la saga

El choque provoca que el viejo muera instantáneamente, ya que vemos que tiene la cara destrozada y el cráneo roto y la sangre brota a borbotones de una herida en su frente. El otro, como era de esperarse, queda bastante malherido pero vivo, aunque está atrapado en su asiento quejándose del dolor, llamando a su compañero al que no puede ver porque ha quedado mirando hacia otro lado, y pidiendo ayuda. Se escuchan golpes muy fuertes en la camioneta, que incluso llegan a sacudirla, y vemos cómo las puertas traseras se abren y de allí sale Myers, que se va hacia el frente de la camioneta, toma un pedazo de vidrio que hay en la ruta, se acerca a la puerta del lado del tipo desagradable y lo hace pagar por ser tan asqueroso, cortando y cortando y cortando, sin detenerse, hasta sacarle la cabeza, que termina siendo arrojada en la ruta, luego de que Michael ve a cierta distancia, bajo una luz incandescente, a su madre vestida de blanco junto a un caballo blanco, y decide soltar todo para acercarse a ella.

Me detendré aquí para no develar nada más de la historia, que como pueden ver es una continuación directa de la primera, al igual que Halloween II de 1981 fue la continuación directa de Halloween de 1978. Sin embargo, a diferencia de las originales, aquí estamos ante una versión Rob Zombie de esta historia y no una versión John Carpenter. ¿Cuál es mejor? Yo diría, sin dudarlo, que la versión Carpenter, ya que además es el creador de esta historia y de estos personajes, y así puede verse reflejado además en la calificación que le he dado a ambas películas sobre estas dos últimas.

Sin embargo, no puedo decir que la versión de Zombie sea mala, y estoy muy seguro de que tendrá sus fanáticos que las elegirán incluso por sobre las originales. Esto está bien y es respetable. Ambas versiones están muy bien realizadas técnicamente, y cada una tiene sus propias características que las hacen destacar sobre otras películas del subgénero slasher.

Deborah Myers, que no es otra que la figura siempre presente en las películas de Zombie: su mujer, Sheri Moon Zombie
Deborah Myers, que no es otra que la figura siempre presente en las películas de Zombie: su mujer, Sheri Moon Zombie

La impronta de Zombie se nota mucho más en esta segunda parte, donde la violencia llega a ser superior a la primera, y lo más destacado es la fuerza que desprenden las escenas de asesinatos de Michael. No nos dará miedo como podría darnos una figura en la oscuridad, algo desconocido que no llegamos a ver qué es. Nos dará el temor de sentirnos indefensos ante esa fuerza imparable que es Myers, mostrándonos escenas en donde lo visual y lo sonoro se combinan tan bien que cada brutal puñalada de Michael se siente como un fuerte puñetazo a nuestra resistencia ante lo que estamos viendo. No es una película apta para personas sensibles, eso es claro.

Las críticas que ha recibido han sido prácticamente las mismas que con la primera parte, y es darle motivaciones al asesino, haciéndolo protagonista de la película a diferencia de las originales, y además haciéndolo hablar y otorgándole una personalidad. Puedo entender esas críticas, y en parte las comparto, ya que Myers ha sido siempre un asesino mudo, que no tiene motivos claros, una cosa vacía y maligna que ataca porque sí, y que incluso en las dos películas originales se intenta identificar al espectador con el propio asesino. Lo que no puedo compartir con esas críticas es que están basadas en la idea de que estas nuevas versiones buscan ser como las originales. Nada más lejos de la realidad. Como dije antes, esto es Halloween estilo Rob Zombie. Quien quiera ver el verdadero espíritu de la franquicia, que olvide a Zombie y busque a Carpenter, que seguro no decepciona.

Algunos datos curiosos:

  • Zombie no quería dirigir esta segunda parte. Con la primera, afirma que se sentía muy limitado a causa de los pedidos de los productores y en cumplir ciertas reglas que debía cumplir para mantener algo de la esencia original de las películas de Carpenter. Finalmente los productores lo convencieron diciéndole que esta vez podía olvidarse de esas reglas y hacer lo que quisiera. A esto se le sumó el hecho de que Zombie no quería que otro director venga y arruine lo que él había hecho con la primera parte.
  • Esta película cuenta con dos finales diferentes. El original, que fue el mostrado en cines, y el alternativo que puede verse además del original en la edición en dvd de la cinta. No cambian mucho entre ambos.
  • Daeg Faerch, quien representó al joven Myers en la primera parte, al momento de comenzar la producción de esta segunda parte ya había madurado, y a pesar de que Zombie no quería cambiar a ningún actor tuvo que buscar a otro niño para poder representar las escenas donde aparece Myers de joven. Aún así, en el primer tráiler de esta película pueden verse escenas hechas con Faerch, aunque Zombie dijo que esas fueron escenas de prueba y que no estaban destinadas a estar ni en la película ni en el tráiler.
0 0 voto
Calificación
2
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x