Comienza la aventura

Por Alf

Ya desde bien pronto, cuando las consolas eran tan primitivas que apenas eran capaces de mover unos pocos píxeles y lo más parecido a las bandas sonoras eran unos estridentes efectos, hubo intentos de narrar aventuras. El juego titulado Adventure, publicado para Atari 2600 en 1978, a día de hoy podría parecer nombrado por un productor especialmente vago, pero en ese entonces definía un producto único en su género. Eso sí, cualquiera que lo jugase hoy estaría muy perdido de lo abstracto que era. El protagonista era un simple cuadrado que cambia de color según la pantalla, la espada parecía una flecha y los dragones, caballitos de mar mal dibujados. Pocos años después saldría la serie Swordquest para la misma consola que, aunque tenía a unos gráficos más elaborados (empezando por el protagonista, ya con forma humana), seguía teniendo un gran nivel de abstracción. Esto fue compensado magníficamente con unos cómics que narraban la historia e interactuaban con el juego al entrañar secretos ocultos, pero también con el mundo real. ¡Los más afortunados podrían ganar auténticos tesoros de oro, plata y piedras preciosas! Recomiendo ver el vídeo del AVGN para conocer el resto de esta aventura aplastada por esa misma cruda realidad.

Conforme la tecnología avanzó, los videojuegos pudieron mostrarnos historias más elaboradas y de escenografía de creciente realismo a nivel visual. Final Fantasy, The Legend of Zelda, Dragon Quest, Fire Emblem… El RPG fue el género estrella para esta narrativa interactiva, pero no el único. Aventuras gráficas y, con el tiempo, hasta shooters, juegos de acción, etc. fueron capaces de mostrar historias que atrapaban al jugador. Y es que puede que los videojuegos no sean tan propicios para la narrativa como la literatura, el cine o el cómic, pero poseen algo de la que éstas carecen: la implicación que ata al jugador al protagonista, al correr ambos la misma suerte, la victoria si sale bien, o el “game over” si fracasa.

Bienvenidos al tema del mes, Aventuras Digitales, donde iremos tratando algunas de nuestras historias favoritas. Esperamos que lo disfrutéis.

The Legend of Zelda: Majora’s Mask

Por Alf

Como ya comenté en el tema del mes dedicado a otros mundos, el universo de Zelda me fascina, en tanto que propicia unas tramas por lo general bastante interesantes. Y de entre todas ellas, he de tratar primeramente de Majora’s Mask, una pequeña joya, una rara avis de la franquicia.

Aquí no hay que enfrentarse a Ganon ni rescatar a Zelda. De hecho, estos dos ni aparecen. Ya estuvieron en su precuela Ocarina of Time, por lo que los chicos de Nintendo, con Aonuma a la cabeza, pudieron permitirse el lujo de innovar con el argumento. Un artefacto demoníaco capaz de corromper a su portador, al más puro estilo Anillo Único de El Señor de los Anillos, un Skull Kid solitario y vulnerable que sucumbió a su poder, una gigantesca y monstruosa luna que se estrellará contra la tierra de Términa provocando el apocalipsis… Este oscuro y tétrico argumento, sumado a su excelente ambientación, hace que juguemos con un nudo en la garganta, atenazados por la presión de avanzar a contrarreloj, pero también resulta muy melancólico. A lo largo de los tres días, somos testigos de la rutina de los personajes, que constituyen un mosaico de pequeñas historias. Muchas ellas requerirán de nuestra intervención, formando misiones secundarias. Algunas de ellas memorables, como la de los aliens ladrones de ganado o la historia de amor de Kafei. Con todo, al volver atrás con la Canción del Tiempo, todos esos hechos jamás tendrán lugar (al menos, no durante transcurso del juego. Mucho dará lugar a la interpretación).

Quizás sea eso lo que más huella me dejó, además de la inquietud perpetua por la proximidad del fin del mundo. Nosotros, usando a Link como intermediario jugable, somos fundamentales para la salvación de la humanidad, y nos convertimos en parte de las vidas de desconocidos gracias a nuestra ayuda, pero el juego terminará y es como si no hubiésemos hecho nada. El logro acumulado de otros Zeldas se convierte en polvo, y eso me parece muy profundo.

The Binding of Isaac

Por Serenion

Quizás no lo parezca, pero a vuestro querido Serenion le encantan las buenas historias. Cierto es que priorizo siempre la jugabilidad, pero eso no quita que no disfrute de una buena historia. Y como este mes toca hablar de eso mismo, de buenas historias, he decidido hablar de un par de juegos que a buen seguro ya me habéis oído mencionar una y mil veces. Y hoy voy a reafirmarme en uno de mis juegos favoritos: The Binding of Isaac. Un juego que a primera vista parece un absurdo con una excusa más que una historia, pero que cuando rascas y le dedicas el tiempo que merece encuentras una historia triste, muy triste; una cruda y dura narración de abandono, depresión infantil, demencia y disforia de género. Una disertación cruda acerca del mal que genera en este mundo la religión, los predicadores y la influencia de una absorbente televisión en la psique de una persona atormentada.

Un descenso a los infiernos de la culpa. Como os digo, una historia maravillosamente dura y triste que merece ser entendida.

The Legend of Zelda: Twilight Princess

Por Alf

Esta segunda intervención voy a dedicarla a otro título de The Legend of Zelda. En concreto, al primero al que jugué. Y no, no fue Majora’s Mask. Viví todo el hype del momento, pero entonces mis prioridades eran otras. Mucho menos lo fue Ocarina of Time, cuya versión original estaba en inglés. Ni tan siquiera se trata de Wind Waker (nunca tuve la GameCube). No, se trata de Twilight Princess.

Es posible que no sea el mejor de la franquicia, pero me apasiona su argumento. Además, está el factor nostalgia. Yo venía de ser casi monotema en plataformas, por lo que en comparación disfruté mucho de esta trama más elaborada (además, fue el título con el que estrené mi Wii). La alternancia del mundo del crepúsculo y el mundo de la luz me gustó mucho. En concreto, el contraste que supone que el bucólico pueblo de Ordon, hogar de un link campesino, súbitamente se vea sacudido por las hordas de la oscuridad, de entre los cuales los bulblins, similares a orcos (ya dejé clara en la segunda parte de “aquellos maravillosos años” mi debilidad por los orcos) son mis favoritos. También me resulta interesante el cambio de perspectiva jugable que supone la transformación de Link en lobo, al poder usar su sentido del olfato en ciertas ocasiones, o su capacidad para ver espectros. Asimismo, encuentro sumamente pintoresca la parte del Yeto, un gigantesco hombre de las nieves que se dedica a hacer sopa de calabaza a su amada enferma (y que he adaptado a mi manera en mi cocina, por cierto).

Pero, muy por encima de todo está el papel de Midna, la que en mi opinión es la ayudante de Link más carismática que haya habido en un juego de Zelda. Un duendecillo de actitud burlona y aspecto maligno, que únicamente parece actuar en su propio beneficio y de la que desconfiaremos buena parte de la aventura, aunque finalmente demuestre no ser lo que parece. A nivel argumental, este juego me parece casi tanto de Midna como de Link.

Dragon Quest IX: Centinelas del Firmamento

Por svgames

¡Buenas tardes, lectores! Espero que mi ausencia no les haya afectado. Seguramente no, pero bueno, no vengo a hablarles de eso hoy. Como bien ya sabrán, este mes toca hablar sobre videojuegos que nos han marcado por su historia. Me ha costado decidirme, pues considero que he jugado a juegos con buenas historias. Pero al final me he decidido con tres entregas que sí o sí, me han tocado el corazón. Tanto, que no puedo olvidarme de ellos aunque quisiera. Hoy les hablaré de Dragon Quest IX: Centinelas del Firmamento.

El juego nos pondrá en manos de nuestro personaje, que es un celestial, un ángel de la guarda que se encarga de velar por las gentes del pueblo y guiar a las almas de los fallecidos al cielo. Actualmente, somos el protector del pueblo Salto del Ángel y nuestro mentor es el antiguo ángel, Engel. Al realizar buenas acciones, como proteger a los habitantes o hacer descansar a los muertos, obtendremos la ‘’benevolesencia’’, la cristalización del agradecimiento de las personas que has ayudado. Vetustel, nos explicara el deber de los Celestiales, ofrecer la ‘’benevolesencia’’ al gran árbol sagrado Yggdrasil, para hacer que resucite. Después, iremos solos al Salto del Ángel para ayudar a los pueblerinos y recolectar benevolesencia. Al terminar, iremos al gran árbol para realizar la ofrenda. Cuando lo hagamos, aparece el Tren Celestial, pero de repente unos rayos oscuros lo destrozan y en el proceso caemos del Observatorio, perdiendo nuestras alas y acabando en Salto del Ángel. A partir de despertarnos en el pueblo, comenzará nuestra aventura, donde tendremos que ayudar a los ciudadanos, luchar contra el mal y descubrir al causante de aquellos rayos, pues durante el periplo por recuperar las alas, encontraremos a un misterioso personaje con un turbio pasado.

La historia del juego es lineal, pero debido a lo largo que es la aventura y el impacto tanto dramático como épico que tiene cada historia que vas descubriendo a lo largo de la aventura, te irás olvidando de ese detalle. En definitiva, un juegazo que alberga una historia jugosa, larga y que no lamentarás en jugar.

Metro 2033

Por Madetogaming

El primer juego del que quería hablar, de entre aquellos con una gran historia, es la primera entrega de esta franquicia basada en los libros de Dmitry Glukhovsky y desarrollado por 4A Games, Metro 2033. Es una maravilla jugable que tenía que mencionar.

Nuestro protagonista, Artyom nos cuenta que nació en Moscú y no recuerda nada de lo que era antes de la destrucción generada de una guerra nuclear. Esta llevó a las personas a vivir en las estaciones de metro para sobrevivir a la radiación del exterior, además de sus peligros constantes en forma de bestias.

Entre estas bestias existe una a la que llaman los oscuros, entre algunos conocidos como «Homo Novus» y que consideran es el siguiente eslabón en la evolución humana. Estos tienen capacidades aún desconocidas pero entre ellas se halla la posibilidad de generar alucinaciones… Tras muchos ataques de los Oscuros, nos es encomendada la misión de ir hasta la estación de Polis para reunirnos con un tal Miller que nos ayudará para trazar un plan y acabar con los Oscuros antes que ellos con nosotros.

Sin embargo, ese viaje no será nada fácil, viéndonos metidos en medio de un conflicto entre nazis y comunistas, que nos hacen recordar que a veces los humanos somos más peligrosos para nosotros mismos que las propias bestias…

Toda esta aventura, es una maravilla que a mí me atrapó como muy pocos títulos lo han logrado. Necesitas gestionar todos los recursos como las balas, botiquines o válvulas de aire porque son escasos y limitados. Tan inmersivo es, que hasta la propia máscara para respirar se puede romper si entramos en conflicto con ella puesta, haciéndonos tener que encontrar una en algún cadaver.

Si aún no has jugado a esta obra de arte, ya estas tardando. Y lo que lo han jugado, ¿qué opinaís?

Xenoblade Chronicles

Por Alf

La trama de los Zelda me suele gustar, pero siempre están “cojas” debido al mutismo de su protagonista. Esto tiene su razón de ser, hacer que el protagonista cumpla su labor de “avatar” en el que el jugador se proyecte en él sin demasiadas interferencias. Y, de hecho, ya es parte de la identidad de la saga. Pero un guión en el que todos los personajes estén en igualdad de condiciones a nivel comunicativo me mete mucho más en la historia. Y si a ello le sumamos un universo prácticamente sobrenatural, el resultado es un título que seguramente termine en mi puesto fijo de favoritos. Y eso es lo que pasó con el primer Xenoblade Chronicles.

La idea de que todo se desarrolle sobre dos titanes gigantescos, a modo de continentes, es de las más originales con las que me he encontrado en un videojuego. En el titán Bionis viven los huma (humanos), que han de enfrentarse a las legiones robóticas de Mekonis, los mekhon, como ya lo hicieron los propios colosos antes de quedar sumidos en su milenario letargo. Una continuación de una rivalidad ancestral de proporciones titánicas, y nunca mejor dicho. Eso sí, conforme avanzan los acontecimientos vamos viendo que no todo es tan maniqueo como parece. El argumento (desde el principio bien provisto de momentos emotivos, dramáticos, épicos, etc.) se irá intrincando hasta llegar a una apoteosis final fruto de un giro radical que me impactó profundamente. Filosofía en estado puro.

A esto hay que sumarle unos personajes principales muy humanos, menos atrapados dentro de los manidos clichés a los que nos tiene acostumbrado el JRPG (aunque obviamente no escape enteramente a ellos). Eso incluye al protagonista, Shulk. Uno discreto (aunque habla, insisto), simplemente alguien de buen corazón y abnegado por su trabajo, que de un día para otro se verá envuelto en una misión de venganza. Los desarrolladores querían crear a un protagonista que nunca sea odiado. Yo creo que lo consiguieron.

Dragon Quest: Builders 2

Por svgames

Continuando, con el tema del mes, volveré a hablar del Dragon Quest: Builders 2, aunque esta vez, un poco de su historia. Aviso de que habrá spoilers, por lo que recomiendo leerlo cuando te hayas pasado el juego y también recomiendo que lean el anterior artículo que escribí sobre esta entrega del juego.

La historia comienza, estando nosotros en un calabozo de un barco tripulado por monstruos. En él, nos explican que hace 100 años, un sacerdote llamado Hargon, quiso destruir el mundo con la ayuda del Dios de la Destrucción Malroth, pero fueron detenidos por un Constructor. Actualmente, nosotros somos aprendices de constructor y los monstruos que nos han encarcelado son la Orden de los Hijos de Hargon, quienes tratan de acabar con todos los constructores del mundo y resucitar a su señor, Hargon. Durante nuestro encarcelamiento, el capitán del navío nos ‘’obligará’’ a realizar una serie de mandados para su beneficio, para luego matarnos. Pero durante el trayecto, una tormenta arremete contra el navío y al final acabamos arrastrados por la corriente.

Al despertar, descubrimos que hemos acabado en una isla desierta, y al avanzar un poco, escuchamos la voz de alguien detrás de la pared. Conocemos entonces a Malroth, que lo único que sabe es su nombre y nos quiere enseñar que son unos cadáveres, dándonos cuenta de que somos los únicos supervivientes del naufragio, o eso pensábamos. De repente, se levanta Lulu y nos pide que construyamos una casa para pasar la noche. Al día siguiente, exploramos la isla, donde descubrimos a un fantasma que nos guía hasta un viejo templo, donde nos reunimos con él para escuchar los que no quiere decir: la isla donde estamos son las Islas del Despertar, que pertenecieron al Maestro Constructor y desde el día de hoy nos pertenece.

A partir de dicha conversación, se nos encomienda encontrar a nuevos habitantes para poblar la isla y entonces se nos abrirá un mapa que explorar, nuevas historias en los que debemos ayudar y en los que cada vez haremos mejores migas con Malroth, convirtiéndonos en buenos amigos. Una magnífica historia, con un hermoso mundo y una ilimitada creatividad para construir lo que queramos.

The Last of Us Parte 2

Por elbuenhater

Sin exagerar ni un milímetro y sin meternos en el lodo de los spoilers, esta segunda parte de esta joya es una montaña rusa de sentimientos y sensaciones encontradas.

Creíamos que sería un juego continuista pero los buenos de Naughty dog, a golpe de guión, nos han hecho ver una vez más que el riesgo a la hora de escribir una buena historia merece muchísimo la pena y, en este viaje de emociones y venganza, pasaremos por muchos estados en los que a veces ( y no es broma) tienes que parar para asimilar todo lo que está ocurriendo a los mandos

He ahí donde está secuela, que a nivel técnico y de Gameplay es exquisita, se vuelve un imprescindible para los que aman las buenas tramas, los giros de guión… La crudeza deshilachada a golpe de venganza que nos narran sus líneas de guión son desgarradoras, cuestionan tus creencias y emociones, generan pensamientos y grandes reflexiones. Esto hace a este título ser un grande de lo que para nosotros es lo más importante dentro de esta industria, ¡¡¡contar grandes historias que nos hagan conectar y sentir lo que jugamos!!!

Fallout 3

Por Madetogaming

No podía dejar este tema del mes sin mencionar la fantástica historia contada en Fallout 3.

La historia comienza con nuestro nacimiento y primeros años de vida, siendo un pequeño libro de niños. Vivimos en el año 2277, 200 años después de la Gran Guerra y somos un habitante más del Refugio 101. Uno de tantas instalaciones creadas por la empresa Vault-Tech para ayudar a sobrevivir a la especie humana cuando estalló la guerra.

A los 19 años, ocurre un ataque de cucarachas (gigantes, claro) en el Refugio y tu padre ha desaparecido bajo circunstancias desconocidas… Esto es el motor principal que hace que nuestro personaje salga del refugio al encuentro de su padre. Una vez en el exterior descubrimos que estamos en Washington DC.

A partir de este momento, la aventura se puede ramificar de varias formas, ya que podemos pasar a perdernos por el mapa sin un rumbo establecido completando diferentes tareas, así como del sistema de decisiones del juego que puede llevarnos a, por ejemplo, explotar una bomba atómica en una ciudad.

Tras muchas pistas y seguir su rastro, localizamos a nuestro padre y conocemos, finalmente, qué había ocurrido. Nuestros padres estaban al cargo del Proyecto Pureza, un plan para lograr hacer potable todo el agua del rio con el uso de una super depuradora, pero que se vio paralizado con la muerte de nuestra madre tras el parto.

Tras duras batallas con el Enclave, el cual busca contaminar el agua para hacerlo tóxico a cualquier ser mutante y, así poder acabar con ellos, llegamos a la batalla final. Es un despliegue de fuerzas del Enclave contra las de la hermandad de Acero, que saca a su as en la manga, LIBERTY Prime, teniendo una batalla grandiosa que nos lleva a vencer y lograr que el Proyecto Pureza ocurra.

No puedo dejar de recomendar este juego a cualquiera que nunca lo haya probado.

Kid Icarus: Uprising

Por Alf

No os voy a mentir, no tenía nada claro sobre qué juego tratar en esta cuarta intervención. Muchos de los que podría escribir están ya muy manidos, y otros que podrían ser interesantes para este espacio, o no los he completado aún o ni siquiera los he comenzado todavía. Pero, pensando un poco, he caído en uno que tengo algo olvidado, pero que en realidad sobresale en ese aspecto de una forma bastante original. Se trata de Kid Icarus: Uprising.

La particularidad de este juego reside en el hecho de que carece de largas pausas para el diálogo o cinemáticas extensas. El título se desarrolla de forma prácticamente tan fluida como los juegos de acción de la vieja escuela. El secreto está en que los diálogos se reproducen como sonido de fondo mientras libramos encarnizadas batallas en los cielos o en la tierra. A veces, casi parecerá como si fuesen comentaristas de algún esport o deporte convencional. Eso sí, o tienes un gran nivel de inglés, o habrá que bajar la dificultad de la fase para leer los subtítulos sin que perdamos la partida. Nintendo podría haber adelantado unos añitos el doblaje al castellano de sus juegos, antes de Breath of the Wild

Por lo demás, la premisa inicial del regreso de la malvada Medusa, que nuevamente sólo podrá ser enfrentado por el ángel Pit con ayuda del poder divino de la diosa Palutena, se ve pronto enriquecida por varios giros de guión y aportes tangenciales que configuran una aventura que de por sí merece ser jugada. Además, por si fuera poco, el tono informal y cómico aflora en más de una ocasión, llegando incluso a la ruptura de la cuarta pared, lo cual lo hace aún más divertido y agradable.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Por svgames

No tenía ninguna duda de que tenía que destacar la historia que nos brindó Nintendo con la entrega de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, pero es complicado, pues no quiero hablar de la historia del juego, sino destacar la que es capaz de transmitir, o al menos lo que me llegó a mí.

Lo jugué un total de 3 veces: la primera fue íntegramente en la historia principal, la segunda fue para hacer el 100% del juego y el tercero fue hacer el 100%, pero en la dificultad experto con el DLC ( está última la tengo actualmente sin terminar). A pesar de las 3 partidas que hice, y de las 300 horas que le he dedicado, no hay ni una vez en la que no recuerde con cariño la aventura. Encarnar a Link, el elegido por la espada destructora del mal, aventurarte en un inmenso e increíble mundo, derrotar una y otra vez a los enemigos que te encuentras, ayudar a la gente de Hyrule y sobre todo, ayudar a Zelda y a tus amigos a derrotar a Ganon.

Como muchos han hablado ya, es un juegazo, siempre que lo termino, acabo haciendo otra partida. A pesar de no aceptar la pérdida de los personajes del juego, me alegro de poder haber jugado a esta entrega y de haber visto el gran trabajo que realizaron. En general, son todos maravillosos, tienen una increíble historia, un buen sistema, etc. Pero al final de todo, me deja con ganas de más. Les invito a que lo jueguen, no solo al Breath of the Wild, sino a todas las entregas que han sacado, porque merecen ser jugados. Merecen conocer la historia de The Legend of Zelda en su totalidad.

 

0 0 votos
Calificación
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x