[Jugando a…] Prince of Persia (Super Nintendo) (1992)

Título: Prince of Persia

Plataforma: Super Nintendo

Desarrolladora:  Arsys

Publicado por: Konami, Masaya

Género: Plataformas, puzle

Lanzamiento: 1992

Uno de los primeros juegos de PC que jugué en mi vida fue Prince of Persia, ya que era el único juego que había en los escasos ordenadores donde yo estudiaba cuando era niño. Quien acabase rápidamente los “prehistóricos” ejercicios de informática que hacíamos en esa época, podía ponerse en un ordenador a jugar a Prince of Persia, de manera que era una motivación tremendamente válida para ir lo más rápido posible.

No me voy a extender demasiado hablando del juego original, porque en este artículo ya se habló largo y tendido de él, así que me limitaré a decir que fue un juego aclamado en su día y es uno de los clásicos intocables de la historia de los videojuegos.

El Prince of Persia original

Jordan Mechner, su creador, supo combinar perfectamente unas animaciones suaves, duelos a muerte con espadas, saltos imposibles y un montón de trampas en un juego que requería paciencia y precisión de cirujano para poder avanzar. Si intentabas atajar o hacer alguna parte sin tener cuidado, lo mejor que le podía pasar a tu personaje era sufrir daño y lo más habitual era que acabase muerto.

Pese a ser un juego de plataformas, Prince of Persia no tiene desarrollo lineal y cada nivel es un gigantesco puzle lleno de trampas, zonas ocultas y elementos que hay que activar para poder seguir avanzando. Este juego requiere pues, mucha memoria y ganas de explorar mil veces cada mazmorra (algo que en cierto sentido se puede ver también en otros juegos de aventuras, como Equinox).

Pese a que se me dan bien los juegos de plataformas, mi manera de jugar choca frontalmente con tres de los conceptos principales del juego: precisión, paciencia y memorización. De manera que nunca he sido demasiado bueno en este juego y se me suelen dar mejor aquellos que se basaron en este, pero añadiendo elementos que refuerzan la acción (como Blackthorne o Abe’s Oddysee).

Hace un par de días me dio por ponerme a jugar a la versión de Super Nintendo de este juego, que alquilaba de vez en cuando en el videoclub de mi calle cuando era pequeño. La idea era jugar un rato e irme a dormir, pero cuando me di cuenta llevaba más de 3 horas jugando. Pese a conocer bien el juego, hacía tantos años que no lo jugaba que había olvidado lo increíblemente buena que es esta versión, de manera que he decidido escribir sobre ella.

Prince of Persia en Super Nintendo

Debido a la enorme cantidad de ports que hay de este juego, entiendo que alguien se pregunte por qué me centro en la versión de Super Nintendo, cuando aparenta ser el mismo juego de siempre. Y es ahí donde está uno de los méritos de este juego, que respeta absolutamente al original, pero añade mucho más contenido y una pizca de novedad, tratando de mejorar en todos los apartados posibles.

Como recordaréis el juego original nos daba 60 minutos para completar 12 niveles, pues en esta versión nos dan 120 minutos para completar el juego. ¿Significa eso que es mucho más fácil? No, ni mucho menos, ya que en lugar de 12, este juego tiene 20 niveles y el nivel de dificultad no es especialmente bajo. Ya existían otras versiones con más niveles, pero ninguna había añadido tantos, ni tan llamativos, como esta.

Los 12 niveles originales sufren cambios más o menos notables, pero donde el juego se deja llevar es en los niveles nuevos, que se van desmarcando visualmente de lo que vemos al principio del juego. Si no somos suficientemente hábiles y se nos acaba el tiempo podremos seguir jugando, pero entonces ya no habrá oportunidad de salvar a la princesa y veremos el final malo del juego.

La ubicación de la espada ha cambiado

Un añadido menor de esta versión es el modo entrenamiento, que nos presenta una serie de niveles sencillos donde poco a poco iremos aprendiendo cómo usar las habilidades del príncipe y cómo evadir las trampas. No son algo increíble, pero la verdad es que ayudan bastante a aprender a jugar, por si alguien no está familiarizado con este juego.

El apartado musical ha mejorado bastante con respecto a versiones anteriores, por el mero hecho de incluir música. Pese a su aparente simplicidad, la música va cambiando conforme avanzamos en la historia y trata de mantener una atmósfera siniestra y misteriosa. Eso sí, en cuanto tengamos a un enemigo delante y empecemos un combate la música cambiará a una melodía rápida que nos animará a clavar nuestra espada con más ganas haciendo que hasta el combate más sencillo parezca algo épico.

Gráficamente era muy fácil (y obligatorio) superar al juego original, y esta versión (al igual que muchas otras) lo hace. Nuestro personaje deja de ser un chico rubio en pijama para convertirse en un tipo que sí parece convivir con el resto de personajes del juego al sufrir un cambio de vestimenta, pero eso es solo un detalle menor, lo que sitúa este juego por encima de otras versiones es la variedad visual que ofrece.

El primer nivel, pese a las mejoras gráficas sigue recordando al juego original.

Los primeros niveles se asemejan mucho en aspecto y colorido al juego original, así que no parecen nada fuera de lo normal, pese a tener muchos detalles (cadáveres colgando en cadenas) y zonas modificadas (la parte en la cual desciendes a las cuevas para encontrar la espada). Eso es solo un aviso de lo que vendrá en los siguientes ya que cada vez que superemos unos cuantos niveles el aspecto del juego irá cambiando dándonos la sensación de que estamos avanzando en nuestra aventura y hemos cambiado de ubicación. Esos cambios serán inicialmente sutiles (las paredes y suelos variaran en color y aspecto) pero terminarán siendo drásticos (por ejemplo en el nivel de la cueva del volcán, donde además del obvio cambio visual debido a su temática, la pantalla tiene un efecto especial para representar el calor).

Algunos escenarios sencillos han sido mejorados con ventanales que nos dejan ver el cielo y ciertos pasajes son en pasillos exteriores donde notaremos un ligero alivio al haber escapado de un juego tan “hermético” aunque solo sea de manera visual.

La variedad visual ha aumentado considerablemente y resulta más gratificante avanzar en el juego

A nivel jugable los cambios son mínimos, lo cual es bueno porque si hay algo que no se debe tocar en este juego es su jugabilidad. Sin embargo, dentro de los nuevos niveles hay espacio para la experimentación y debido a ello nos encontraremos con nuevos elementos y trampas que pondrán a prueba nuestra paciencia y jefes de final de nivel que nos exigirán dominar nuestra espada mejor que nunca.

Dos de los jefes que pondrán a prueba nuestras dotes de espadachin

Todas estas mejoras se suman a una presentación muy buena, con ilustraciones para narrar la historia, escenas especiales durante el juego y un final bastante llamativo y colorido que además nos recuerda algunos de los momentos más interesantes de nuestra aventura, aumentando así la satisfacción de completar nuestra misión.

Sigue siendo muy divertido arrojar a los enemigos a trampas o precipicios

Sinceramente, este juego me parece la mejor versión de Prince of Persia con diferencia. Obviamente tiene algunos fallos que pese a ser casi insignificantes, se podrían haber corregido. Por ejemplo, no graba partida, usa un sistema de Passwords. Es cierto que gracias a ese sistema de Passwords uno puede explorar los niveles posteriores o rejugar su nivel favorito sin problemas, pero entiendo que es más cómodo grabar partida. El segundo fallo que veo es que se ha eliminado la sangre que aparecía cuando el príncipe o alguno de los guardas moría en determinadas circunstancias, es un fallo menor, de hecho no me di ni cuenta de que no había sangre durante mi primera partida, pero entiendo que es algo que conviene mencionar.

El reflejo del príncipe no podía faltar en esta versión

No voy a considerar su dificultad un fallo, ya que como he dicho, no he sido nunca muy hábil en este juego en particular, además gracias al sistema de Passwords, a su curva de dificultad y su modo de entrenamiento, no puedo decir que este juego sea injusto, especialmente si tenemos en cuenta que su versión original ya exigía tener la sangre fría y ser meticuloso en extremo.

En resumen, Prince of Persia en Super Nintendo es un juego muy recomendable, especialmente para los fans del original que quieran jugar nuevos niveles, pero respetando la esencia y jugabilidad que tanto gustó en su día.

¡Sorteo Smash!
¡Participa de nuestro sorteo de Super Smash Bros. Ultimate!