Título: ARMS

Plataforma: Nintendo Switch

Desarrolladora:
Nintendo

Publicado por:
Nintendo

Género: Lucha

Lanzamiento: 16/06/2017

ARMS, de Pixar. Así es como llamamos por aquí cariñosamente a uno de los juegos del momento de Nintendo, y la verdad es que el título se presta a ello. Los coloridos luchadores de este particular universo donde casi cualquier extremidad puede convertirse en un muelle con el que golpear a nuestros adversarios son dignos de cualquier universo de animación al que dicha compañía nos tiene acostumbrados.

Pero centrémonos un poco. ARMS es la particular propuesta de Nintendo para que nos demos de golpes cuando, donde y como queramos en la Switch. Y es que si algo se le da bien a Nintendo es darle una vuelta de tuerca a todos los estándares preestablecidos para crear sus propias versiones del típico shooter, RPG o este caso juego de lucha.

Nada más comenzar nos damos cuenta de que ARMS no es un título de lucha normal. Aquí no encontraremos al típico plantel de personajes compuesto por señores vigoréxicos super rudos y señoritas de generosas curvas (bueno esto podría ser discutible si nos fijamos en Max Brass y sobre todo en Twintelle, ya sabéis a lo que me refiero) que se dan de leches a puñetazo y patada limpia para acabar con un movimiento especial distinto para cada uno.

ARMS va de pegarse, si, pero de otra manera. Aquí solo usaremos nuestros brazos extensibles (o el pelo si somos Twintelle) pero lo realmente importante son los puños que elijamos para el combate. Con 9 personajes disponibles a día de hoy y decenas de combinaciones posibles a la hora de elegir los puños hacen que cada combate sea distinto al anterior y no será extraño hacer una ronda perfecta y perder de manera lamentable a la siguiente simplemente porque nuestra elección de guante gongelador e hidra vertical, por ejemplo, se veía contrarrestada por la combinación del rival.

A esto tenemos que sumarle los distintos escenarios: no es lo mismo pelear en el escenario de Min Min (un bol de ramen sin obstáculo alguno) que hacerlo en el de Hélix (flanqueado por cilindros destructibles tras los que cubrirse y lanzar golpes curvos). Sumemos los distintos tipos de movimiento y pequeñas peculiaridades de cada luchador, que los puños son mejorables, los ítems que pueden aparecer en medio de la partida o el movimiento especial con el que lanzamos puñetazos como locos para reducir drásticamente la vida del rival… si es que no se ha cubierto antes o lo ha esquivado para darnos a probar un poco de nuestra propia medicina.

Como veis ARMS es a simple vista un juego simple y colorido típico de Nintendo pero una vez nos enfundamos los guantes nos vemos inmersos en un juego de lucha profundo y más estratégico de lo que parecía en la primera presentación que pudimos ver allá por enero.

Porque seamos sinceros, muy pocos pensaban que este juego fuera a estar a la altura tanto como para convertirse en uno de los mejores juegos del catálogo de Nintendo Switch y en mi caso el cambio de mentalidad llegó con aquel Global Test Punch que nos permitió probarlo unos días antes de su lanzamiento. Ahí es cuando empecé a ver el potencial de ARMS.

Si nos paramos a mirar aspectos negativos, porque alguno tiene que tener, quizás uno de los que más me molesta es la impunidad ante las desconexiones en el modo competitivo junto a cierta inestabilidad en el online, aunque esto último no me ha ocurrido con mucha frecuencia y tenemos que recordar que el servicio online de Nintendo aún está “en obras” por decirlo de alguna manera.

Además, y esto ya es casi más un antojo que un defecto, me gustaría tener más opciones de personalización de los personajes más allá que las tres variaciones de color disponibles para cada uno. Creo una tienda en la que comprar skins o complementos con el dinero del juego funcionaría muy bien y sería otro aliciente más para seguir jugando y mostrar a nuestros rivales que podemos ser un duro enemigo e ir fabulosos durante el combate al mismo tiempo.

Otra cosa que se me antoja necesaria es un ranking o sistema de puntuaciones más conciso que el que existe, pues por ahora solo podemos colocarnos en un rango del 1 al 20 y estaría bien implementar una tabla de todos los jugadores dentro de ese rango para saber cómo de buenos somos (o no), aunque no sería de extrañar que esto se incluyera en alguna de las actualizaciones mensuales gratuitas que el juego irá recibiendo, además de nuevos escenarios, personajes, puños, modos de juego y es de suponer que algún evento puntual.

Por todo esto y alguna cosita más (el poder jugar en cualquier parte y jugar con los amigos son unas de sus mejores armas) ARMS ha llegado al catálogo de Switch para quedarse y una vez más Nintendo nos demuestra que sabe cómo hacer las cosas, que sabe coger una fórmula ya manida durante años y darle un giro para ofrecernos una versión más alegre, colorida y divertida sin perder la seriedad típica de un combate. Pero cualquier cosa que leáis caerá por K.O. cuando os iniciéis en los combates de este título que ha sabido pegar fuerte desde el día de su lanzamiento y que va a seguir golpeando durante bastante tiempo.