Título: KickBeat

Plataforma: Wii U, PS4, PS3, Vita, PC

Desarrolladora: Zen Studios

Publicado por: Zen Studios

Género: Musical/Ritmos

Lanzamiento:
03/09/2013 (PS3 y Vita)
20/01/2014 (PC)
16/09/2014 (Wii U y PS4)
26/09/2014 (Xbox One)

Ya hemos hablado antes en ComboGamer sobre el género musical y de ritmos en los videojuegos, como en el análisis de Russian Dancing Men que he escrito para la sección semanal de Descubriendo Indies, o en el reciente análisis de Sergio sobre el fantástico Theatrhythm Final Fantasy: Curtain Call.

Este género, que se ha hecho tan popular gracias a juegos como Dance Dance RevolutionGuitar Hero, ofrecen una jugabilidad directa, de fácil aprendizaje y adecuada tanto para sesiones largas de juego como para si sólo tienes 10 minutos en los que poder jugar a algo que te entretenga. Es justamente por esta jugabilidad carente de complicaciones que es uno de los géneros más aprovechados en plataformas móviles, y en el afán de destacar su producto por sobre los demás las desarrolladoras hacen todo tipo de cosas, como adquirir licencias de exclusividad para utilizar la música de alguna banda importante, cambiar un poco la mecánica de juego intentando renovar el género o mezclándolo con otro y produciendo híbridos como por ejemplo el musical/plataformas de Bit Trip Beat o el musical/RPG del ya mencionado Theatrhythm.

KickBeat_SpecialEdition_ComboGamer_05KickBeat intenta destacar también mediante la propuesta de mezclar el género musical con el de acción y artes marciales. La desarrolladora encargada de llevar a cabo esta tarea es Zen Studios, compañía creadora de CastleStorm y de la popular franquicia Zen Pinball, cuyo spin-off basado en la franquicia de LucasArts  Star Wars llamado simplemente Star Wars Pinball ya hemos analizado también aquí, y con esos juegos como referencia uno no puede más que esperar buenos resultados de este juego de ritmos marciales, pero ¿los logra?

Este juego cuenta con 3 versiones diferentes, al menos en el nombre, que pueden confundir a quien busque información sobre el mismo, y es por eso que me siento en la obligación de nombrarlos y aclarar cuáles son las diferencias principales.

En 2013 se lazó KickBeat para Ps3 y Ps Vita, contando con 18 pistas musicales para el modo historia. A principios de 2014 se lazó la versión para PC, llamada KickBeat Steam Edition, obviamente disponible para la plataforma digital de Valve, Steam, y no cambiaba prácticamente nada, excepto los logros propios para la plataforma y los cromos. Más tarde el juego recibió una actualización mejorando la calidad gráfica e incorporando 6 pistas más para el modo historia, llevando la lista a un total de 24 canciones diferentes, aunque estas 6 no son de músicos reconocidos como algunas de las ya existentes, sino que son todas de un mismo músico independiente que se hace llamar enV y pertenecen a la excelente banda sonora del plataformas indie Electronic Super Joy, desarrollado por Michael Todd Games. Por último, hace muy pocos días fue lanzado KickBeat Special Edition para Wii U y PS4, concretamente el 16, y será lanzado también para Xbox One el día 26 según ha confirmado Zen Studios. Esta versión es idéntica a la Steam Edition, sólo que adaptada a los controles de cada consola y con una tabla de puntuaciones online propia para cada plataforma.

La historia de KickBeat trata de que Radio Earth, liderada por el empresario mafioso Mr. Halisi dueño de Entertainment Earth, decide robar la Esfera de la Música, la cual contiene toda la música del mundo. Según la filosofía de KickBeat es gracias a esta esfera que podemos escuchar música, y cualquiera que se apodere de la esfera podrá controlar la música y usarla para su propio beneficio influenciando a la gente y cambiando la cultura y gustos musicales de las sociedades de todo el planeta. Una teoría un poco tonta, pero es una excusa para inventarnos una historia que se complementa con las peripecias que deberá afrontar Lee, el principal protagonista, en su búsqueda por recuperar la Esfera de la Música.

Y digo “protagonista principal” porque no es el único. Si bien es a Lee a quien controlaremos al principio y a quien veremos durante el desarrollo de la historia del juego mediante cinemáticas con una animación simple aunque efectiva, al finalizar la aventura de Lee desbloquearemos a Mei, la chica de la que Lee está enamorado, y la historia continuará desarrollándose esta vez con Mei como protagonista, por lo que deberemos completar el juego nuevamente para poder ver la historia completa.

Lee y Mei serán guiados por el maestro Fu, líder de una antigua secta secreta de monjes llamada la Orden del Puño Melódico, quienes durante siglos han sido los guardianes de la Esfera de la Música. Y menudos guardianes terminan siendo, que no sólo les roban la esfera sino que además envían al aprendiz Lee a recuperarla, aunque es el típico héroe de película de artes marciales de los años 70 y principios de los 80, el muchacho desgarbado que va a aprender kung-fu a un templo y a pesar de que parece ser que nadie lo tiene en cuenta, su maestro sabe que tiene un gran poder oculto y que es el único que puede cumplir esta misión.

Los escenarios en el juego son coloridos y muy llamativos
Los escenarios en el juego son coloridos y muy atractivos

Para este juego se nota que se han basado en las viejas películas de artes marciales de Hong Kong y de kung-fu en general, que tienen coreografías repletas de movimientos llamativos y algunos bastante fantasiosos pero a su vez impresionantes. Zen Studios comenzó a desarrollar las animaciones de Lee y Mei capturando los movimientos de un verdadero artista marcial, pero luego se dieron cuenta de ninguno de esos movimientos servía para el juego y tuvieron que crear manualmente casi el 100% las animaciones. El problema principal es que un movimiento lleva cierto tiempo para completarse, y era muy difícil encajar movimientos reales dentro de un juego de ritmos, haciendo que no sólo se vean bien individualmente sino que sigan una continuidad fluida y realista. Finalmente el equipo desarrolló una serie de movimientos que pueden usarse para seguir el ritmo, son rápidos, y unidos forman una secuencia coherente y de cierto realismo cinematográfico.

La jugabilidad es simple, como en todo juego de ritmos lo que debes hacer es ingresar ciertos comandos en el momento y orden precisos. Los tiempos están marcados por el ritmo de cada canción, y cada comando que ingreses te dará una puntuación dependiendo qué tan coordinado estés con cada beat, cosa que se verá en las calificaciones de cada movimiento que hagas y que van desde Bien hasta Perfecto. Sin embargo el juego peca de uno de los peores errores puede haber en estos juegos: algunas veces los movimientos no concuerdan con el ritmo, o no están bien coordinados, y luego de unos segundos parecen volver a la normalidad, haciéndote romper a veces valiosas cadenas de golpes.

Cada movimiento que hagas será calificado y recibirás puntos de acuerdo a esa calificación, que depende de qué tan exacto seas con tus movimientos
Cada movimiento que hagas será calificado y recibirás puntos de acuerdo a esa calificación, que depende de qué tan exacto seas con tus movimientos

A diferencia de otros juegos musicales, donde tienes una interfaz en la que aparecen comandos asignados a teclas o botones y una línea guía que marca el punto exacto donde debes tocar para estar coordinado con el ritmo, aquí no hay nada de eso, por lo que la acción que en otros juegos ocurre de fondo mientras tú miras los comandos que debes ir introduciendo, aquí pasa a estar en primer plano, ya que tu personaje estará en el centro de la pantalla, rodeado de enemigos que pueden atacarte desde cualquiera de las 4 posiciones básicas, estas son arriba, abajo, izquierda o derecha. Cada una de esas direcciones está asignada a un botón o flecha direccional determinada, y cada vez que presiones uno de los botones tu personaje golpeará en la dirección correspondiente. Si bien tendrás montones de enemigos alrededor del círculo donde estás parado, es cuando se acercan a ti que debes golpearlos. A medida que vayas acertando golpes y sin importar la calificación de los mismos irás aumentando tu número en la cadena de golpes, que sirve para aumentar el multiplicador de puntos con el que cuentas. Obviamente, cuando falles un movimiento la cadena y el multiplicador volverán a sus valores mínimos. En dificultades más elevadas es mucho más difícil lograr una gran cadena de golpes  para elevar tu multiplicador, debido a los bonus que comentaré más adelamte.

En cada pista nos aparecerá una cierta cantidad de enemigos a derrotar durante el tiempo de reproducción, y la diferencia entre estos enemigos está representada por los colores de su vestimenta, que son amarillo, azul o rojo. Los enemigos de amarillo son los más abundantes en el juego y los más simples de derrotar; se mueven a una velocidad normal y atacan de uno en uno. Los enemigos de azul vienen en pares y a veces en grupo de 3, y la diferencia con los amarillos además es que estos se mueven más rápido y atacan en una rápida secuencia uno detrás del otro. Finalmente los enemigos de rojo vienen de a pares, y atacan a la vez, por lo que deberás presionar dos botones simultáneamente para derrotarlos. Todos los enemigos se derrotan con un solo golpe, pero para la mayoría deberás presionar dos veces el botón de golpe si quieres recoger el bonus que traen sobre sus cabezas y especialmente si estás jugando en una dificultad alta y no quieres perder la cadena de golpes.

KickBeat es muy desafiante en las dificultades más altas
KickBeat es muy desafiante en las dificultades más altas

Como he dicho, verás que muchos de los enemigos que van apareciendo en pantalla tienen un símbolo flotando sobre sus cabezas, que pueden ser por ejemplo el Ying-Yang, un número 500, un escudo celeste o amarillo, o una cruz roja. Si derrotas a un enemigo que lleva un bonus presionando una sola vez el botón indicado en vez de dos veces, el enemigo quedará vencido y recibirás los puntos por tu movimiento, pero no recibirás el bonus que llevaba. Si estás jugando en la dificultad normal o difícil y no recoges un bonus no pasa nada, tu cadena de golpes no se corta si no fallas un movimiento, pero si estás jugando en dificultad experto o maestro deberás recoger todos los bonus que puedas porque fallar en recoger uno se cuenta como si hubieras fallado en derrotar a un enemigo por más que hayas presionado el botón correcto y la cadena de golpes vuelve a cero al igual que el multiplicador de puntos.

Si te fijas bien podrás ver que Lee o Mai siempre tienen un símbolo de Ying-Yang a sus pies y que marca no sólo el círculo que delimita el alcance de tus golpes y alrededor del cual se mueven tus enemigos, sino que una mitad representa tu salud y la otra tu Chi. Si fallas en golpear a un enemigo, éste te golpeará a ti y te quitará un poco de salud y de Chi. A medida que vayas acertando movimientos llenarás el campo de Chi y podrás usarlo para una de dos funciones: un multiplicador de puntos o un escudo. El multiplicador está claro para qué sirve, y cumplirá su función durante los segundos en que permanezca activo. El escudo sirve para repeler los golpes y poder así atravesar momentos difíciles en los que te sientes abrumado por la cantidad de enemigos que están atacándote. Los efectos del multiplicador y el escudo consumen Chi al ser activados y durarán la cantidad de tiempo que dure tu reserva de Chi. Siempre y cuando encadenes bien tus golpes es fácil acumular Chi suficiente para usar estos efectos 4 o 5 veces en una misma canción.

Las ayudas visuales con las que cuentas para seguir el ritmo de las canciones son mínimas. En la dificultad normal irán apareciendo iconos alrededor del círculo donde está tu personaje con el botón correspondiente cuando un enemigo se acerque a golpearte, además de que en una secuencia de varios enemigos irán apareciendo en el mismo orden en que estos enemigos te atacarán. También podrás ver que el próximo enemigo que te atacará tiene un borde blanco en su contorno. En la dificultad difícil desaparecen los iconos de los botones, por lo que ahora sólo podrás guiarte por los bordes blancos que van apareciendo en los enemigos que te atacarán. En experto o maestro el juego se vuelve una pesadilla sólo disfrutable por aquellos que gustan de repetir cientos de veces la misma canción y aprenderse la secuencia de golpes que deben ir haciendo a base de entrenamiento intensivo y constante, porque en estas dificultades no tienes ayuda visual de ningún tipo, no hay iconos ni personajes de bordes blancos, los enemigos te quitan mucha más salud al golpearte, y pierdes tu cadena de golpes y multiplicador de puntos en cuanto pierdas siquiera un solo bonus. Y de todas formas seguir el ritmo en estas dificultades no ayuda mucho, porque por más que sepas bien el ritmo de la canción el problema radica es que no sabes quién te va a golpear en el momento en que debes presionar el botón, y por ende al no saber quién será no sabes tampoco desde dónde te atacará y no puedes predecir qué botón tendrás que tocar en el momento preciso.

En algunas canciones deberás luchar contra jefes en vez de los enemigos estándar
En algunas canciones deberás luchar contra jefes en vez de los enemigos estándar

La historia de KickBeat se desarrolla a lo largo de 24 canciones de varios artistas, algunos tan reconocidos como Rob Zombie, Marilyn Manson, Papa Roach y P.O.D., y son casi en su totalidad de los géneros rock, drum & bass y hip-hop. Si bien la selección de canciones es más que buena y es muy adecuada para este juego, la falta de una mayor cantidad de pistas es una de las fallas más grandes de KickBeat. Y es que 24 canciones en un juego musical para una consola de sobremesa o PC hoy en día son muy pocas. Esta falla se acentúa cuando al pasar la historia de Lee y desbloquear la de Mei, te das cuenta que para pasar su historia debes jugar las mismas canciones, que incluso ya figurarán como completadas con la puntuación que hayas hecho con Lee. Esto produce que no tengas otro incentivo para volverte a pasar el juego más que enterarte de la historia de Mei que completa así la de Lee, y de paso intentar mejorar tu puntuación anterior o probar a jugar en una dificultad más alta. Para intentar suplir esta falla existe un modo de juego donde podrás cargar tus propias canciones y crear los ritmos de la misma para después jugarla e intentar superarla. También existe un modo multijugador a pantalla partida y así podrás competir contra algún amigo dándole un poco más de vida útil al juego.

Por último, la acumulación de estrellas ganadas en cada dificultad te dará acceso a desbloquear nuevos personajes con los que jugar o nuevas vestimentas para esos mismos personajes o los ya existentes, aunque no son más que alteraciones estéticas porque no cambian nada en la historia, y el total de puntos acumulados por la suma de la puntuación lograda en cada canción te ubicará en una lista dentro de un ranking mundial online, que es independiente para cada plataforma.

KickBeat logra destacar dentro del género con una propuesta única mezclando las artes marciales con la música. Sus gráficos están muy bien realizados, especialmente los movimientos de los personajes que se ven muy fluidos y en ocasiones espectaculares. Sin embargo el impacto visual que provoca contrasta con la corta duración del juego debido a un tracklist muy limitado, y con una imprecisa adaptación de los movimientos de los enemigos respecto al ritmo de las canciones que algunas veces parecen estar porque sí y no seguir ningún patrón rítmico claro.