Título: Shank / Shank 2

Plataforma: Xbox 360, PlayStation 3, PC, Mac, Linux

Desarrolladora: Klei Entertainment

Publicado por: EA

Género: Beat’em Up

Lanzamiento:
24/08/2010 (Shank)
07/02/2012 (Shank 2)

Normalmente no soy partidario de analizar  sagas completas o varios juegos a la vez. Soy de esos que considera que cada juego tiene sus cosas que lo hacen particular o especial y por tanto se merecen ser desglosados por separado. Sin embargo, hay juegos que aunque desarrollados originalmente como una continuación de la saga, no resultan lo suficientemente singulares como para hacer un análisis sobre él. Y es que de donde no hay no se puede sacar, algunas veces el juego es exactamente igual que en su entrega anterior pero con ligeros cambios insuficientes para rellenar la cantidad de texto necesaria para realizar un artículo. Así es la saga Shank, el juego de Klei Entertainment cuyas dos entregas, haciendo un copypaste entre el final del primero y el principio del segundo bien podría dar lugar a un único juego. Pero bueno, a la hora de la verdad el hecho es que son dos juegos distintos por lo que si queréis jugarlos tendréis que comprarlos por separado. Eso sí, no me malinterpretéis, con todo esto no estoy diciendo que sean juegos malos en absoluto.

Como si no hubiésemos hablado suficiente ya en el artículo de New 3DS, no puedo evitar usarla como ejemplo. Y es que Shank 2 frente a Shank es más una revisión que una continuación. Es más largo, más emocionante, más cómodo, más de todo pero al igual que la polémica New 3DS no llega a ser una consola de nueva generación este juego no pasa de ser una versión 1.5.  Vamos que Shank 2 es la versión definitiva de la primera entrega que nos fascinó y nos dejó la miel en los labios con lo que pudo ser y no fue. ¿Pero cómo es Shank?

Shank 2Shank es un beat ’em up de scroll lateral desarrollado por la entonces desconocida Klei Enternaiment, quien empezó a sonar con este juego y ahora conocemos por los exitosos Mark of the Ninja, Don’t Starve y el prometedor Invisible, Inc. No hay duda que este juego fue un cambio radical en la compañía que se había estrenado con el puzzler multipremiado pero desapercibido Eets cuya estética infantil contrasta con la violencia de este título.

El juego nos pone en la piel Shank, un tipo duro y misterioso que nos adentra en una historia de venganza y violencia gratuita al más puro estilo Tarantino, y no es que haya elegido un director al azar no, es que podríamos definir a Shank como una versión de Kill Bill protagonizada por Sylvester Stallone, no en vano los paralelismos entre este juego y la película saltan más a la vista que un chocobo en una granja de pollos, sólo que cambiaríamos a la maravillosa Uma Thurman por un Rambo con sobredosis de adrenalina.

Las influencias de ambos juegos están claras ¿Os recuerda a alguien?
Las influencias de ambos juegos están claras ¿Os recuerda a alguien?

El sistema de combate es de lo mejorcito del juego, tienes el botón de ataque “débil” que en este juego habría que llamarlo ataque menos fuerte, el botón de ataque fuerte con el podrás mamporrear con objetos tan contundentes como una motosierra, el ataque a distancia con cuchillos o pistolas y un botón multifunción para hacer llaves, saltar o cubrirte. Todo ello combinable, dando lugar a una cantidad bastante maja de variables de combos que te permiten fliparte todo lo que quieras.

Un sistema que no sería nada sin el bien regulado número de enemigos, haciendo del juego un beat ’em up ligerito pese a lo frenético que resulta el género de por sí, es decir, que raramente faltará un enemigo con el que enlazar tu siguiente golpe para realizar un combo, pero tampoco te encontrarás hordas de enemigos como en Dust an Elysian Tail aunque sí que te resultarán igual de fáciles de matar.

Pero todos sabemos que estos juegos consisten en despachar cuantos más enemigos en menos tiempo mejor, otra cosa son los bosses cuya dificultad aunque variable depende de cual es más que aceptable, dando lugar a combates bastante divertidos ya que casi todos añaden un elemento interactivo en la pantalla con el que poder hacer frente a nuestro contrincante, como por ejemplo las cadenas de las que cuelgan los cerdos del matadero en el que estamos luchando.

shank 1 boss
Los bosses finales son emocionantes a la par que difíciles

Sin duda un juego con una jugabilidad bastante a tener en cuenta. Al igual que su nivel artístico, sobresaliente tanto en el diseño de los personajes y enemigos principales como en los escenarios en los que transcurre la historia y las cinemáticas que introducen los distintos capítulos y los combates importantes. Sin olvidar una banda sonora bastante trabajada que sigue la estela de las pistas que podríamos encontrar en una película del director de Pulp Fiction.

Sin embargo, parece ser que tanta sangre les cegó y no les dejó ver que salvo el protagonista quien se salva porque él lo vale, el resto de personajes pecaban de bastante planos y faltos de profundidad, al igual que la historia que se reduce a una sucesión de capítulos que sigue el patrón “pum patada en la puerta, mato al boss y siguiente puerta hasta llegar al boss final”. Una sucesión que tampoco es que sea muy larga porque el juego es excesivamente corto y escasamente rejugable, salvo por un modo cooperativo local alternativo a la historia principal aún mas corto pero divertido.

En definitiva, un juego bastante atractivo y entretenido que llega al notable pero que podría haber sido un sobresaliente de haberle dedicado más horas de desarrollo aunque hubiesen tardado mucho más en lanzarlo. No obstante, como he venido diciendo, se resarcieron con la segunda entrega que resultó ser una versión hipervitaminada del primero.

Shank 2 recoge todas las características positivas del primero y las mejora así como arregla muchos de los fallos del mismo. Los escenarios y los personajes si de por sí estaban bien cuidados ahora están mucho más definidos y no solo se limita a los personajes principales sino que los enemigos rasos, obviando su naturaleza de extras o figurantes, se diferencian bastante más que en la entrega anterior, sobre todo cuando cambias de capítulo ya que en esta ocasión pasan a tener una temática más o menos clara, lejos de los previos escenarios bien diseñados pero monotemáticos. Es decir que ya no solo veremos mercenarios random, sino que nos enfrentaremos a otros tipos de personajes como caníbales o amazonas.

Lo mismo se podría decir de la historia, que sigue siendo una fantasmada, es más, al igual que en True Blood, se tomaron aún menos en serio a sí mismos dando lugar a escenas totalmente inverosímiles incluso para ellos, como partir un helicóptero con una motosierra o arrancar las fauces de un tiburón con las manos desnudas. Sin embargo, lejos de ser molesto, resulta mucho más espectacular y divertido tanto en el gameplay como en las cinemáticas que esta vez sí que introducen personajes con más peso y más profundidad. De hecho, muchos de esos personajes los podremos desbloquear para jugar con ellos en el modo cooperativo que conserva la calidad del primero pero añade gran cantidad de cosas que te harán disfrutarlo aún más.

shank 2 tiburón
Esto es lo normal en el juego

La jugabilidad y la dificultad por suerte se mantienen prácticamente intactas, añadiendo más armas que derivan en más combos y más objetos interactivos que le dan más chicha a las pantallas. Sin embargo, el gran talón de Aquiles sigue siendo la duración que aunque mayor es aún insuficiente. Y es que cuando juegas a un juego tan divertido, que la duración sea tan corta resulta un coitus interruptus bastante molesto.