Las compañías de videojuegos cobrarán cuotas por servicios ofrecidos por sus fuentes de alimentación

Qué tiempos aquellos en los que bastaba con comprar el juego y disfrutar sin más. Tanto el precio de éste como de la consola incluía una serie de servicios tales como la posibilidad de jugar online con amigos y completos desconocidos. Pero, en un momento dado, las compañías decidieron que ya estaba bien, que si los usuarios querían servicios online de calidad debían apoquinar con ello. No importa que los jugadores de PC durante años hayan disfrutado de modos online en los que el pago a la compañía de marras era la única fuente de gastos, sin que el cibermundo videojueguil haya llegado al Apocalipsis. Y fue así como primero Sony y Microsoft implementaron el sistema de pagos para el juego en línea. Nintendo, más fan de Internet Explorer, se sumó con unos añitos de diferencia tanto al sistema de DLCs de pago como a dicha práctica.

Pero, según hemos podido saber por una fuente de confianza que cita supuestas filtraciones internas de las compañías, los gigantes de la industria habrían decidido ir un paso más allá: brindar servicios de pago por la fuente de alimentación de sus consolas. He aquí un extracto de los informes citados:

La transformación de corriente continua en alterna es un servicio esencial para que las consolas sigan funcionando, pero hasta la fecha no ha sido lo bastante valorado. Los transformadores suponen un gasto de producción, y su uso continuado por los jugadores (en especial, con aquellos que dedican más de la mitad del día en mejorar sus estadísticas online) aporta un valor añadido que supera con creces el el precio que pagan por él. Es por eso que, para seguir ofreciendo un servicio más óptimo y de calidad, con posibilidades de proporcionar transformadores que, valga la redundancia, transformen más y mejor la corriente, se hace necesario la recaudación de unos ingresos extras de cara a su viabilidad.


El informe prosigue con densos estudios de mercado y con cálculos de las posibles cuotas a implementar para ofrecer al usuario la más amplia variedad de opciones. De este modo, se baraja una cuota mensual, otra trimestral y hasta semestral. También se plantea la posibilidad de incluir una cuota anual que incluya una serie de ventajas, como un descuento del 10% con respecto a la contratación de dos tarifas semestrales consecutivas. Se calcula que el precio máximo rondaría los 70 euros.

Nintendo, por su parte, habría planteado una suscripción familiar con la que se beneficiarían hasta ocho cuentas distintas y supondría un reparto de los gastos de transformación. ¡Una ganga, oiga!