[Análisis] ‘Persona 4 Arena Ultimax’

Título: Persona 4 Arena Ultimax

Plataforma:
PlayStation 3, Xbox 360

Desarrolladora:
Arc System Works/Atlus

Publicado por: Koch Media

Género: Lucha

Lanzamiento: 21/11/2014

No hay ningún fan de los juegos de rol que no conozca la saga Persona ni mucho menos a su desarrolladora Atlus. Una compañía que se suele mover en terrenos pantanosos en los que se granjea el éxito de crítica y público pero sin grandes pirotecnias de marketing. Es increíble los obstáculos que han tenido que afrontar con cada nueva producción siempre bajo los mismos cánones de calidad que garantiza a los seguidores de sus trabajos.

Cuando a Katsura Hashino, director de Persona 4, se le pasó por la cabeza la idea de llevar la saga al género de lucha era evidente que no quedaría en una vergonzosa anécdota que barrer bajo la alfombra. La alianza de Atlus con Arc System Works tras ver los excelentes resultados que este estudio había logrado con la franquicia Blazblue dio lugar a una simbiosis que se materializó en un disco llamado Persona Arena.

De aquel título destacaba la inteligente trama que, por desgracia, no suelen acompañar a títulos de estas características. Un juego de lucha en 2D fluido, con mecánicas jugables sólidas y un plantel de luchadores carismáticos procedentes de la franquicia Persona.

Arena Ultimax nos llega un año más tarde con la pretensión de ser una secuela directa de aquel trabajo, aunque su apuesta lejos de parecer un sucesor se antoja como una revisión que interesará a aquellos que probaron la entrega original y a los que se acerquen por primera vez a él.

Persona 4 Arena Ultimax

La historia continúa en el punto en el que acaba P4A, apenas unos días después de aquellos sucesos. Mientras los héroes buscan la fuerza misteriosa que se halla tras la niebla roja que ha aparecido, el Canal de Medianoche comienza a emitir una vez más desde la ciudad de Inaba. De nuevo encontraremos a todo el roster de luchadores compitiendo en el torneo P1-GP, esta vez en el mundo real.

El impacto del primer título desaparece y la trama es la gran perjudicada en esta entrega. Con el fin de distanciarse mínimamente de lo que fue P4A se han añadido dos líneas argumentales que en cierta forma justifican la inclusión de nuevos elementos, el más comentado sin duda las formas shadow de los personajes. Y es que ahora algunos luchadores contarán con un nuevo tipo de forma sombra que cambian completamente la manera en la que luchan y que intentan encontrar un buen acomodo entre el resto de la plantilla.

Una de las mejoras que recibe Ultimax no está tanto en su trama sino en la forma en la que se expone. La estructura ahora es mucho más sencilla para el jugador, de forma que vamos avanzando mediante un árbol ramificado con las distintas escenas que se van desbloqueando a medida que ganamos combates. De esta forma se evita que tengamos que volver a ver partes de la historia al cambiar de personajes como sucedía en la entrega original. El resultado es un estilo mucho más liviano enfocado a poder alcanzar el final de forma más cómoda con todos los personajes. Unas 12 horas de duración que cumple en gran parte su cometido.

p4a-ultimax-historia

Sin embargo, es el bloque jugable llevado a cabo por Arc System Works el más beneficiado en P4A Ultimax. El plantel de luchadores recibe a ocho nuevos contendientes que suman casi una veintena con los de la entrega original. Un número algo parco pero que se beneficia de personajes bien definidos y diferenciados entre sí. Para conseguir una igualdad de condiciones en el gameplay se han reajustado las características de cada contendiente, algunos con estadísticas muy rebajadas a lo visto en P4A.

El balance de características se ha vuelto más justo rediseñando las habilidades de anteriores personajes y añadiendo un número distinto de “Persona Cards” a cada personaje -recordemos que son los golpes que podemos recibir antes de quedar noqueados- en vez de los cuatro que antes había para todos. De esta forma, algunos como Margaret dependen casi exclusivamente de estos, pero tardan más en recargarlos.

Persona 4 Arena UltimaxY es que entre las nuevas caras encontramos algunos como Junpei Iori, Yukari Takeba, Rise Kujikawa y muchos otros. El añadido de las versiones shadow de ciertos personajes proporciona una nueva experiencia a los mandos de luchadores que ya creíamos controlar. Estos cuentan con más vida y una carga de SP más rápida.

Sin embargo, sobre ellos pesa el hecho de no tener la habilidad de escapar de un combo que recibamos ni reducir el daño, por lo que no son especialmente útiles en defensa. Ese punto estratégico de saber qué perfil de juego se adecua a nosotros es lo que quizás más divierte de este añadido.

Más allá de leves mejorías, lo cierto es que la jugabilidad sigue intacta respecto a su predecesor. Las batallas resultan igual de atractivas por las posibilidades que plantea su aparentemente sencillo sistema de control. Y digo aparentemente porque la lista de combos utiliza todos los botones del mando y abarca desde golpes especiales a todo tipo de maniobras que podamos realizar con algo de maña. Un sistema con el que un recién llegado puede familiarizarse sin problemas pero que necesita de muchas horas para lograr perfeccionar.

Además, se ha implementado para esta versión la función S Hold, que nos permite cargar nuestros golpes y así ejecutarlos con más potencia. Un pequeño detalle más que suma al conjunto global de la obra en materia jugable.

El modo Golden Arena merece mención especial. Hablamos de un apartado que incorpora los suficientes toques RPG como para reconocer las particularidades que presenta el juego de Atlus y Arc System Works. Se trata de una sucesión de combates sin descanso que nos reportará experiencia, subida de niveles y mejoras en estadísticas y habilidades para nuestro personaje. Cada cinco de estos combates aparecerá un jefe final al que habrá que machacar. Un modo divertido y que permite echar partidas con un fin último que pasa por la personalización de nuestro luchador.

persona-arena-ultimax-2

Hay  otros como Score Attack que se han rediseñado para agradar a los menos duchos en el género. En este apartado en el que los enemigos reciben bonificaciones de velocidad y daño ahora se añaden cinco modos de dificultad. Una decisión inteligente si consideramos que no perjudica a los jugadores que prefieren los retos extremos y que a su vez beneficia a que otros se acerquen a su propuesta.

En cuanto al online, los servidores ofrecen una fluidez en combate que asegura horas de diversión frente a la pantalla. No hay ralentizaciones ni desconexiones inoportunas. En Ultimax se ha optado por la inclusión de filtros de búsqueda según el tipo de rival o zona horaria que prefiramos. Durante el tiempo que duran las búsquedas podremos recibir peticiones de otros jugadores y rellenar nuestra “P-Card”, una ficha pública con información sobre nuestras preferencias en el juego.

A nivel técnico P4A Ultimax utiliza el mismo motor y elementos que su predecesor como buena revisión o extensión de la obra original. Todo el apartado gráfico es un regalo visual realizado con indudable mimo. Una obra de artesanía artística avalada por un inteligente uso de las 2D. Los escenarios están recreados con todo tipo de detalles y las animaciones en combate de los personajes rinden de forma espectacular. Sin duda, el aspecto mejor trabajado por Arc System Works. Incluso se han rediseñado los movimientos de algunos personajes vistos en P4A para incorporar una mejor fluidez y dinamismo. De la misma forma, las pequeñas cinemáticas del juego utilizan una estética anime llevada al más alto nivel.

En el plano sonoro vuelven las composiciones frenéticas del primero, tocando un gran abanico de géneros que deja temas para el recuerdo. Cada personaje cuenta con su propia canción, un leitmotiv que refuerza la personalidad de cada contendiente. Los efectos de sonido por otra parte cumplen su cometido y no podemos obviar la calidad del doblaje (en inglés y japonés), creíble y a la altura del producto.

Persona 4 Arena Ultimax se asemeja más a un Director´s Cut que a un sucesor del primero. Refina la fórmula con gran acierto y es evidente el esmero de la desarrolladora por lograr un balance entre jugadores experimentados y novatos en el género. Un juego equilibrado, competitivo y divertido, con alrededor de una veintena de personajes característicos que aparecen en pantalla junto a un apartado audiovisual impecable. Un trabajo artesanal que es imposible no valorar.

Su mayor lastre es la poca cantidad de luchadores del plantel y el poco interés que puede suscitar a aquellos que ya se hicieran con la entrega original. Más allá de sus pocos defectos, estamos ante uno de los mejores juegos de lucha arcade de los últimos años, completo y desafiante. Si te atrae su estética 2D y el género es una opción a tener en cuenta. Si además te encanta la saga Persona quizás no deberías ni leer este análisis. Lo disfrutarás.

¡Sorteo Smash!
¡Participa de nuestro sorteo de Super Smash Bros. Ultimate!