El espacio, la gran frontera. La fusión perfecta e imperfecta del orden y la entropía. El caldo de cultivo de los sueños de miles de millones de humanos. El ¿futuro? de la humanidad.

Es sabido por muchos de vosotros lo amante del espacio que soy. De hecho mi apodo, Serenion, proviene directamente de nuestra compañera eterna, la misléxica Luna. Y es que no pocas veces alzo la mirada al cielo, sea de forma literal o figurada. Porque yo he viajado a la luna con Ardan, investigué la esfera con Johnson, fui a Vega con Ellie. He visto sables de luz, he escapado de los Borg y he luchado junto a un pelotón Karskin. He visto el auge de los hijos de Khoral y el nacimiento de una reina xenomorfa.

Mi mente está plagada de infinitas imágenes del espacio, de la soledad y de las maravillas que esconde. Ojalá pudiera siquiera mostraros una milésima parte de ello. Con esto inicio el tema del mes, uno que para mí se antoja de mis favoritos. Disfrutad.

DOOM (2016)

Por SVGames

En el día de hoy, tratándose del mes con temáticas espaciales, no he dudado por un segundo que este juego tenía que ser hablado. Hoy les hablaré de DOOM (2016).

Desarrollado por ID Software y distribuido por Bethesda, Doom, un shooter en primera persona, es un juego que se podría definir con muchos adjetivos, yo lo definiría simplemente como: BRUTAL. Nos despertamos en lo que parece ser un sarcófago, donde te encuentras atado con cadenas de hierro, que fácilmente son destruidas por el Marine. Luego de ponerte tu traje, descubriremos que estamos en Marte y que está sufriendo una invasión por el ejército demoníaco. El director de las instalaciones donde te encuentras se pondrá en contacto contigo para que le ayudes a resolver el problema. Y bueno, yo solo sé que voy a estar matando demonios, si eso ayuda, por mí bien.

Personalmente, considero que Doom plasma a la perfección algo simple: Matar innumerables demonios de manera frenética, con todo un arsenal de armas encima, en unos escenarios que lo último que harás será mirarlos pues es… muy divertido ^3^. Y sin darte cuenta, estarás dentro de un trance de destrucción, caos, locura y sangre donde lo único que tendrás en mente es que no pare la matanza. Y yo me pregunto, ¿quién querría que algo así terminase?

Men in Black (1997)

Por Alf

Comienzo mi intervención en este tema hablando de Men in Black (1997), la cual supuso la consolidación de Will Smith como estrella de Hollywood junto con Independence Day (también de aliens). Su premisa era sencilla, una organización secreta encargada de combatir las amenazas extraterrestres al tiempo que ocultaba su existencia a la opinión pública, y combinaba hábilmente un humor ligero con conceptos terroríficos como un alien-cucaracha oculto bajo las capas externas de un cadáver (sin que por ello fuese calificada como +18).

Pero tras ello hay un trasfondo más profundo. En concreto me dejó una huella indeleble dos detalles. Uno, cómo la despedida de un preciado compañero (que supone que éste borre su memoria con un flash) va acompañada de una alusión a la belleza del cielo estrellado, aquello que evoca la eternidad y que se contrapone a ese cambio trascendental. Y lo segundo, la inspiradora alusión al multiverso representado como una bolsa de canicas que aparece justamente al final. Dos detalles existencialistas que la hacen memorable para mí.

Horizonte Final (1997)

Por Serenion

Y mi andadura en el tema del mes va a empezar con una obra que ya veréis que volverá más adelante a la palestra junto con otra. Hoy os traigo Horizonte Final (Event Horizon), dirigida por Paul W. Anderson en el año 1997.

Estamos ante una cinta de casas encantadas en el espacio. Así de simple. Tiene todo lo que hay que tener para encasillarla en este género. Alucinaciones, fantasmagorías, muertes truculentas. Y gore, muchísimo gore. Un caldo de cultivo para que sea una peli que no me guste en absoluto. Si no fuera por lo que esconde detrás, por sus implicaciones en la urdimbre de lo que para mí puede haber ahí afuera, es seguro que la aborrecería. Y eso, ojo, que es una gran película, con un guión muy bien escrito (se dice que de forma extraoficial fue revisado por el guionista de Seven, una de mis películas favoritas) una dirección intachable (y más viniendo de Anderson) y un reparto que ya quisieran otras películas. Pero es que ni así me gustaría si fuera un simple slasher más.

Aviso a navegantes, spoilers en camino.

Lo que a mí más me impresiona de esta película es el concepto en sí de lo que acontece a la nave. La Event Horizon es básicamente capaz de generar un agujero a otra dimensión para moverse a otro punto de nuestra galaxia. Pero al hacerlo la dimensión que atravesó era algo tan alienígena, tan ajeno, que se asemejaba más al infierno que muchas culturas describen que a algo remotamente parecido a nuestra realidad. Y de ahí, con toda su tripulación aniquilada, la que vuelve con vida es la propia nave.

Y ahí está el concepto fascinante. ¿Cómo puede ser otra dimensión? Y la otra gran cosa ¿un ente creado artificialmente sin conciencia capaz de desarrollar una? Seguramente para muchos sea una simple fantasía o se escuden en ese argumento. Es un argumento que apesta a ego. Lo inefable de un universo que sea frontalmente opuesto al nuestro implica que cualquier cosa que digamos acerca suya es soberbia y estupidez. ¿Acaso un ciego puede definir un color si antes no se lo definen o lo ve? No. Podríamos hablar de dimensiones absurdamente imposibles, como una en la que la asimetría fuera la base de todo, o una en la que no existiera más de una dimensión. Podrían haber dimensiones cognoscivas e incluso dimensiones capaces de destruir otras dimensiones ¿dónde está el límite?

Y es que nuestro ego es nuestro mayor límite. Nos creemos los señores del mundo, los únicos seres con consciencia. Y cuanto más ajeno a nosotros, menos valor le damos a la vida o a la posibilidad de conciencia. Si ya nos es imposible imaginar un escorpión con consciencia ¿cómo pensar lo mismo de una piedra?

Reyes del mundo. Me río. Lo más probable es que no seamos más que un eccema en la corteza del mayor ser cognoscivo que hemos tenido cerca: nuestro propio planeta. Pero este es un tema que tocaré en el siguiente apartado.

Sed humildes.

Solaris (Stanislaw Lem)

Por Serenion

Hoy os traigo un pequeño comentario que tiene que ver mucho con el anterior, siendo dos obras muy distintas y en distintos medios. Hoy os hablaré de Solaris, la obra cumbre de Stanislaw Lem. Y es que estamos ante una novela (sé que hay adaptación al cine, pero no he tenido el placer de conocerla) que básicamente habla de un planeta enteramente cubierto por un océano sintiente, autoconsciente y dotado de inteligencia que enfrenta a sus habitantes a sus propios miedos.

Como veis, comparte un punto muy importante con lo que os traje más arriba. Porque sí, al igual que el Event Horizon, la forma de manifestarse que tiene el planeta es mostrar sus más profundos y arraigados temores a todo aquel que atraviese su atmósfera. La diferencia es que en este caso no todo es horrible y proveniente de tus pesadillas más chungas, sino manifestaciones sutiles, casi con tono de aprendizaje. Cosa que se demuestra más adelante.

Como os dije en el último apartado, tenemos aquí una demostración de lo maravilloso que podría ser el universo. Porque a pesar del oscuro carácter que puede manifestar este planeta haciendo que te enfrentes a tus miedos, yo me enfoco más en el concepto de un planeta como un ser vivo. Porque yo os pregunto ¿qué es la vida? ¿Qué la define? Todos imaginamos seres antropomórficos viviendo en planetas alejados, sentados en tribunas observando desde arriba. Pero ¿no podemos estar equivocados? ¿Y si fuera verdaderamente alien? Sin base de carbono, sin cuerpo específico. ¿No podría realmente un planeta estar vivo? ¿Tener consciencia?

Ya os digo la opinión del tito Serenion: menos hombrecillos grises, más planetas con conciencia.

Stellaris

Por Alf

Paradox Interactive nos ha prodigado con muchos títulos de gran estrategia, pero sobre un mapamundi y ambientado en épocas pasadas (Crusader Kings en la Edad Media, Europa Universalis en la Moderna, Victoria y Hearts of Iron en la Contemporánea…). Por eso Stellaris me parece tan especial. Es un título no muy distinto en mecánica a los anteriores, pero cuyo escenario es toda una galaxia y los sistemas estelares que la componen. Sólo pude rascar la superficie de este juego profundísimo, pues el portátil de mi hermano apenas alcanzaba los requisitos mínimos de sistema, más aún si tenemos en cuenta la buena cantidad de expansiones que han lanzado ya. Exploración, eventos aleatorios, recursos por explotar según el grado de desarrollo tecnológico, ayudar a especies primitivas a evolucionar e integrarlas en un gran Estado multiespecie o ser un genocida a escala cósmica que extermine todo a su paso, poseer unas filosofías que definan tu civilización pero que, lejos de ser estáticas, puedan cambiarse drásticamente si alguna facción desarrollada en su seno se hace con el poder, crear unidades administrativas autónomas… Son muchas las cosas que pude tantear en el escasísimo tiempo que lo jugué, para la ingente cantidad de horas que requeriría, y que algún día espero probar un poco más, dentro de mis posibilidades.

Guardianes de la Galaxia (2014)

Por SVGames

Seguiré con el tema del mes, esta vez hablando de Guardianes de la Galaxia, una película del universo Marvel, la primera en estar lejos de la Tierra, donde suceden gran parte de los hechos del UCM.

La película, siendo de ciencia ficción, conforma un equilibrio entre comedia y drama. Comienza con el protagonista Peter Quill, llegando a un planeta, para tratar de encontrar un artefacto que se encuentra allí, (aunque de camino se ponga a menear el esqueleto). Más tarde, al tratar de descubrir qué es el artefacto, Quill es perseguido por el cazarrecompensas Rocket, un mapache parlante que está loco como, bueno, como un mapache, y de su compañero Groot, un enorme árbol que solo dice ‘’Yo soy Groot’’. Rocket es el único que de momento entiende lo que está diciendo (aunque me gustaría saberlo también). Siendo enviados a la cárcel por desorden público, vemos que no les queda más opción que pactar una tregua para poder salir de ahí, uniéndose en el proceso Gamora, una misteriosa y letal mujer y Drax, el Destructor, que desea acabar con la vida de ella. No solo es extravagante, cómo estos 5 individuos tan extraños y peculiares logran conocerse y llegar a formar un ‘’equipo’’, sino que van lograr formar parte de algo más grande, que podría amenazar el universo. Guardianes de la Galaxia puede que no sea una obra magna, pero sí he de decir que es, sin duda, una película para recordar, con momentos de acción impresionantes y muy emotivos, cosa que ya es marca de la casa.

No Man’s Sky

Por Serenion

Por mi forma de jugar siempre he sido muy de simuladores. Soy un poco jugador de vieja escuela, jugador clásico de PC. Amigo de 4X, cRPG y Simuladores. Y cualquiera que me haya visto jugar en persona puede decirlo. Los jugadores de simuladores tenemos una forma de sentarnos frente al PC diferente. Quizás sea la posición de las manos, la forma de mirar o incluso la necesidad imperiosa que tenemos de tener múltiples pantallas siempre que podemos. Da igual que juguemos en un pc, en una consola o en una lata de sardinas. Lo que tengo claro es que sea el juego que sea, si tienes que hacer volar en el vacío un trozo de metal, tu cuerpo, tus manos y tu mente lo saben. Da igual que sea un Tie Fighter o un X Wing de principios de los 90, la GAIA de Star Ixiom, la Piranha de Freelancer o la Anaconda de Elite: Dangerous. Sea el sistema que sea y la forma de enfocarlo que tengas, tu cuerpo se tensa. Tiras mano del HOTAS, del doble joystick, del teclado o del pad y vuelas. Eres libre, en el vacío. Ese vacío lleno de cosas que hacer, mejores o peores. Desde minar asteroides a cazar enemigos, repartir mercancías o explorar una galaxia infinita. El límite lo pones tu.

Si un día os pica ese mundillo os doy un consejo: empezad por algo suave. Empezad por No Man’s Sky. Haceros a sus fluidos movimientos, a su exploración bucólica y alienígena. Quizás penséis en empezar con Elite: Dangerous, pero mala idea. Si bien su vuelo es maravilloso, se asemeja más a la navegación marítima que a lo que imaginamos que podríamos hacer a gravedad cero. Y eso se nota mucho.

Y un consejo extra: no compréis Star Citizen hasta que no esté terminado. Total, tu pc no podrá moverlo llegado el momento.

Spore

Por Alf

Pocos juegos me crearon más expectación que Spore. Y no es para menos, se trata de un simulador de evolución biológica y de civilización que abarca toda la historia de la vida, desde el organismo unicelular hasta la conquista del espacio. Y sin duda tiene puntos fuertes, como su gran libertad a la hora de tomar decisiones en nuestra especie a nivel de dieta (carnívora o herbívora) y comportamiento (agresiva o pacífica, a grandes rasgos), lo que modifica considerablemente la experiencia de juego. Incluso podemos cambiar de estrategia según consideremos, pero haciendo acumulativas nuestras decisiones al cristalizar la senda seguida en nuestro anterior estadio evolutivo en forma de habilidades derivadas de ello, aumentando así la variedad de opciones. Asimismo, su editor de criaturas, edificios y vehículos hará des delicias de los jugadores más creativos.

Desgraciadamente, querer abarcar tanto ha creado muchos estadios demasiado simples, que casi parecen de relleno de lo rápido que se pueden completar. También se nota mucho que hayan suprimido algunas etapas evolutivas, del cambio tan abrupto que hay del estadio tribal (uno en el que no puedes hacer innovaciones como la agricultura o la ganadería) a uno que más que contemporáneo, parece futurista. Pero hasta el Estadio Espacial, el meollo del juego, se vuelve repetitivo. Aunque cosas como explorar, terraformar, comerciar o saquear al principio son atractivas, al final veremos que se volverán rutinarias. Pero sobre todo, a mí me embargaba una sensación de frustración de que, en lugar de comandar toda una flota imperial, debía limitarme a manejar una única nave, con, a lo sumo, unas pocas navecillas de apoyo pertenecientes a otras civilizaciones. Más que dueño de un imperio, me sentía un chico de los recados espacial.

Allá por 2016 le dediqué a este juego un artículo bastante extenso. Allí desarrollo con mucha más profundidad todas estas cuestiones.

Elite Dangerous

Por Serenion

Debido al tema del mes hoy voy a volver a volar. Sí, vuelvo a Elite Dangerous. Para los que no controláis el género, estamos ante un simulador espacial muy completo que, a diferencia del inefable Star Citizen, ha ido mejorando con los años. Y, si bien no siempre han tenido momentos muy acertados, han logrado crear una joya impresionante, con millones de estrellas para visitar en una galaxia compartida y persistente en la que puedes ser lo que quieras. ¿Quieres ser camionero? Ahí tienes una Adder ¿Quieres llevar turistas? Una Dolphin. ¿Quieres luchar? ¿Prefieres una Fer-de-Lance o una Vulture? ¿Explorar quizás? Toma tu Anaconda. Lo que prefieras. Como si quieres ir a picar piedra o alistarte. Sea lo que sea, aquí podrás hacerlo.

Menos ser el héroe que salve la galaxia. Eso déjalo para los cuentos de hadas. Aquí has venido a trabajar. Así que no esperes más, móntate un setup con doble monitor y ve tu serie favorita mientras exploras la galaxia. Elite Dangerous te lo permitirá.

Nos vemos en Naunin amigos.

Super Mario Galaxy

Por SVGames

Buenos días, lectores. Hoy les traigo nada más ni nada menos que Super Mario Galaxy, continuando con el mes del espacio, y qué mejor que una aventura con Mario.

La aventura comienza cuando la princesa Peach invita a nuestro fontanero a asistir a la celebración de la lluvia de estrellas que se celebra cada 100 años. El problema surge cuando un invitado no deseado, Bowser, decide interrumpir la celebración con una lluvia de cañonazos bien frescos y decide secuestrarla, para que vea cómo construye de la nada un universo para él. ¿He mencionado que la secuestra llevándose todo el castillo con ella dentro?

Más tarde, Mario es despertado por una extraña estrella blanca, que decide ayudar a nuestro héroe. Nuestro amigo estelar nos presenta a Estela, que nos explica que ocurrió un accidente en su nave, que hizo que todos sus ’’hijos’’ fueran atraídos por una extraña fuerza oscura y nos pide que la ayudemos. A partir de aquí, comenzará nuestra galáctica aventura, explorando galaxias y planetas por el universo, mientras ayudamos a Estela a recuperar a sus ‘’hijos’’ y así encontrar a Bowser y rescatar a la Princesa Peach.

¿Estás preparado para explorar el universo y echarle una mano a Mario para cumplir su misión?

Beautiful Desolation

Por elbuenhaterr

Buenas chic@s. Nos toca hablar de cuestiones fuera de nuestra realidad terrícola y hoy os traemos… Beautiful Desolation. Es el último juego de THE Brotherhood, un estudio sudafricano con una corta trayectoria pero con muy buenos juegos como la aventura gráfica de ciencia ficción y horror Stasis, lanzado en 2015, que os recomendamos, es una auténtica pasada, muy inmersiva, y el videojuego isométrico Cayne, en 2017.

El juego nos sitúa en una historia en la que a mediados de los 70 apareció un artefacto extraterrestre sobre los cielos de Sudáfrica, conocido como Penrose. Esto cambiará para siempre el mundo que nos rodea.

Controlamos a dos personajes que viajan accidentalmente al futuro y deberemos hallar el camino para volver a reunirlos para que regresen a su época real. Ahí es nada…😜

Beautiful Desolation es una aventura gráfica point & click con un extenso lore por descubrir, aunque a veces la sensación de no saber qué hacer puede ser frustrante. En su apartado técnico es un juego muy notable, y ¡¡¡si te gustan este tipo de aventuras es un buen lugar donde perderse y sobrevivir!!!

El Planeta del Tesoro (2002)

Por SVGames

Buenos días lectores, en el día de hoy acabando el mes del espacio, les traigo un breve post sobre una película que seguramente, habréis visto en vuestra infancia. Hoy les hablo de El Planeta del Tesoro.

La película comienza presentando al protagonista, Jim Hawkins, a quien de pequeño le gustaban las historias de piratería, sobre todo las del galáctico Capitán Flint, del quien se dice que alberga el botín de mil mundos, ubicado en un planeta llamado El Planeta del Tesoro. Viviendo con su madre en una posada regentada por ella, una misteriosa nave espacial se estrella en ella. De ésta sale su piloto, Billy Bones, quien le entrega a Jim una esfera y le dice antes de morir, ‘’que tenga cuidado con el cyborg’’. De repente, irrumpen en la posada una banda de piratas que comienzan a arrasar toda la posada, obligando a Jim, a su madre y su amigo el Dr. Delbert Doppler a huir del lugar. Llegan al estudio del doctor, donde Jim logra descifrar la esfera y descubre que es un proyector holográfico, que muestra un mapa estrella que lleva a la ubicación del Planeta del Tesoro. Jim decide emprender la búsqueda del tesoro, para poder reconstruir la posada de su madre. Ella no está de acuerdo con que se vaya al principio, pero, con la convicción de Doppler, acepta y lo deja que vaya. Así, el doctor contrata los servicios del barco RLS Legacy, conociendo a la Capitana Amelia, a su primer compañero, el Señor Arrow y una tripulación muy variopinta, donde entre ellos podemos conocer a John Silver, el cocinero mitad cyborg del barco.

Una película que vi siendo niño y recordada con cariño en mi corazón, les digo que ver esta peli, me da la alegría de perseguir mis sueños y hacer vibrar las estrellas.

¿Elite Dangerous o No Man’s Sky?

Por Serenion

Como estamos terminando el mes del espacio, quiero mojarme. Quiero deciros cuál es para mí el mejor de los space sim actuales. Quiero aclarar que conozco muchos más, desde la saga X hasta Eve Online pasando por esa enorme burbuja sobrevalorada llamada Star Citizen. He probado decenas de juegos del estilo e incluso a algunos les he dedicado más tiempo del que me siento orgulloso. Pero a día de hoy solo dos los tengo en mi podio: Elite Dangerous y No Man’s Sky.

Son dos juegos que, si bien empezaron siendo muy pobres en cuanto a contenido, con el paso de los años han ido añadiendo cada vez más, haciéndose casi infinitos. Tienen muchas similitudes entre ambos, pero algunas de ellas hacen que sean frontalmente opuestos. Sé que resulta complicado de entender, pero es muy simple: No Man’s Sky fundamenta su juego en la exploración planetaria, mientras que Elite Dangerous lo hace en la exploración del espacio en sí. No voy a hablar de esa expansión rota y bugeada llamada Odyssey, porque aún le queda un infierno para ser algo decente.

Al final esta decisión es como elegir entre ketchup o catsup. ¿Prefieres cartografiar planetas, analizar su flora y fauna? ¿O prefieres ir a una nebulosa a llevar turistas?

Donde sí que no hay color es en el combate y en el diseño de naves, en los que gana por goleada Elite. En cambio la historia de No Man’s Sky es de las que más he disfrutado en los últimos años.

La realidad es que no soy capaz de escoger entre uno u otro. A mi modo de ver son juegos excepcionales ambos, disfrutables e infinitos. Ya os digo que mucho tiene que hacer Star Citizen para pisarle la sombra a estos titanes.

Star Wars

Por Serenion

Me ha sorprendido la cantidad de personas que a lo largo de este mes en el que hemos hablado del espacio en mayor o menor medida me ha enviado mensajes pidiéndome o preguntándome acerca de Star Wars. Pero como les he ido respondiendo de forma muy educada a todos, no considero Star Wars un universo que sea verdaderamente espacial. No al menos en sus iteraciones principales. Y quiero dedicar este texto a explicaros por qué.

Voy a ser directo: Star Wars es fantasía épica, al igual que Dragonlance. Sí, se ambienta en el espacio, pero todos sus esquemas son puramente de fantasía épica. Una magia inefable tiempo atrás desaparecida que vuelve a surgir, un héroe y su consecuente camino del héroe, un mentor, un gran enemigo y una princesa. De hecho no pocas similitudes hay entre el episodio 4 y las leyendas artúricas, en el que tras obtener a Excalibur/Sable Láser Arturo/Luke debe aprender de Merlín/Obi Wan para enfrentarse al Caballero Negro/Darth Vader.

El mensaje es el mismo que en el resto del género, que tiende a mostrar el camino del héroe de distintas maneras, concluyendo normalmente en un final agridulce y continuando en forma de siguientes generaciones, que realizarán el camino del héroe y serán comparados directa o indirectamente con sus antecesores (como puede ser el caso de Frodo y Bilbo).

Como he dicho inicialmente, sí, hay temática espacial, pero es tan irrisoria y tan irreal que solo alguien que desconozca del tema lo consideraría ciencia ficción. Ojo, que no desmerece en absoluto a Star Wars, pero deberíamos dejar de ver este universo como un ejemplo de este género, porque no solo es un concepto errado, sino que además le restamos a la fantasía épica uno de sus exponentes más maravillosos. Dejemos a Star Wars ser fantasía y no volvamos a pedirle realismo.

Que la fuerza os acompañe.

Space Invaders

Por elbuenhaterr

Al escuchar los disparos y los sonidos de Space Invaders es imposible no viajar a aquella época donde lo arcade era lo máximo. Reseñar o hablar de este fósil increíble de los videojuegos es algo necesario y no, porque todos conocemos su importancia y lo increíble de su legado en esta industria. Estamos nostálgicos, y ¿¿¿por qué no??? 😜😜😜

Space Invaders, es un videojuego de arcade diseñado por Toshihiro Nishikado y lanzado al mercado en 1978. En un principio fue fabricado y vendido por Taito Co. en Japón, para posteriormente ser licenciado para producción y distribución en Estados Unidos por Midway Games, división de Bally Technologies. Space Invaders es uno de los primeros juegos matamarcianos. Es uno de los videojuegos más importantes de la historia. Su objetivo es eliminar oleadas de alienígenas con un cañón láser y obtener la mayor cantidad de puntos posible. Para el diseño del juego, Nishikado se inspiró en Breakout, La guerra de los mundos y Star Wars.

El dato impresionante es este:

El éxito de este videojuego es legendario. En Japón empezó a haber gran escasez de monedas, dado que eran utilizadas en las salas de videojuegos. El gobierno tuvo que aumentar el número de monedas para hacer frente a la emergencia. 😲😲😲

…Y su legado

Por Martin

El tema de este mes es el espacio y por eso me gustaría hacer un pequeño homenaje a Space Invaders (1978), el juego espacial más importante en la historia de los videojuegos, ya que consiguió crear millones de aficionados cuando los videojuegos estaban todavía en sus inicios.

La primera versión del juego es la más famosa y por eso se suelen ignorar sus secuelas y actualizaciones (que son bastantes), algo que yo considero un error, porque en muchas de ellas vemos mejoras que pueden atraer a un público que se sienta repelido por la obvia antigüedad del original. Por ejemplo Space Invaders 2 (1979) añadió color y escenas animadas entre niveles. Return of the Invaders (1985) actualizó sus gráficos y modificó las rutinas de los enemigos. Majestic Twelve: Space Invaders 4 o Super Space Invaders (1991) añadieron mejores gráficos, más variedad de enemigos, power ups, niveles de bonificación (donde tenemos que evitar que platillos volantes abduzcan vacas) y combates contra enormes jefes finales. Space Invaders DX (1994) trajo de vuelta el juego original, pero añadiendo nuevos modos, como el Versus o el modo Parodia, donde podemos jugar con personajes de otros juegos de Taito, y Space Invaders 95 (1995) lo convirtió en un shooter colorido donde el humor predomina notablemente (nuestros personajes son cacas de colores que usan retretes como naves).

Y eso es sólo una pequeña muestra, ya que Space Invaders es una saga que nunca ha dejado de actualizarse. Es cierto que ninguna de sus secuelas tendrá el impacto del original, pero también lo es, que muchos jugadores encontrarán esas secuelas muchísimo más interesantes y divertidas que el clásico de 1978.

Dragon Ball GT

Por Alf

Cierro mi intervención en este mes espacial con Dragon Ball GT, una serie muy criticada por algunos fans que no perdonaron el cambio de paradigma que introdujo Toei. Porque, si bien hasta ese momento la serie se había limitado a mostrarnos un incremento de poder tras otro, el inicio de GT supuso todo lo contrario, que el todopoderoso Goku adulto volviese a su estado infantil, con todos los cambios que ello suponía. Querían más de lo mismo, eso es lo que creo. Porque las incongruencias (algo que señalan los críticos de GT) han estado en DB desde siempre. Toriyama es el rey de la improvisación.

Pero a mí ese cambio es lo que tanto me gusta. Cierto es que Dragon Ball tuvo ese giro espacial desde la saga Z, cuando tras quedar como el luchador más fuerte de la Tierra sólo quedaba que los enemigos llegasen del espacio exterior, pero en el primer arco de GT éste cobra una especial relevancia cuando Goku, Trunks y la polizón Pan se embarcan en una serie de aventuras galácticas donde, en principio, los combates contaron con un peso menor. Si algo tengo que achacarle a esta primera etapa es que no durase más y que el argumento no estuviese más elaborado. También me hubiese gustado que Goku mostrase un nivel de combate menor y que le llevase mucho más esfuerzo tratar de acercarse a su nivel de adulto (se transforma en Super Saiyan a la primera de cambio) y que Trunks y Pan tuviesen un papel más activo en ese proceso.

En todo caso, siempre recordaré a GT como “la serie que me leyó en pensamiento”, por detalles como la alegría ver de nuevo al Goku niño (me chocó mucho en su momento el primer capítulo de Dragon Ball en el que apareció como adulto) o que C17 tuviese más protagonismo como villano. Asimismo, su banda sonora me sigue fascinando hasta hoy, y su forma de cerrar en círculo con el enfoque inicial de los orígenes de la serie (Pilaf como desencadenante de la nueva temporada, el ss4 como culminación del Ozaru o las propias Bolas de Dragón corruptas como el peligro final) me parece simplemente magistral.

Starcraft

Por Serenion

Quiero terminar mi aportación al tema del mes con una saga que para mí es uno de los máximos exponentes del género RTS y el motivo por el que a día de hoy sigo prefiriendo PC sobre todas las cosas. Y es que quién iba a pensar que en el Serenion 1 (un triste Pentium 1 a 133mhz) iban a funcionar tres joyas que a día de hoy son pilares en mi educación gamerística: Diablo, Baldur’s Gate y Starcraft.

Disfruté muchísimo las tres obras, pero no solo por ser el tema del mes me voy a centrar en Starcraft. Sino por la absurda e ingente cantidad de horas que le dediqué. Obviamente, siendo un mocoso, me llegó una versión pirata capada y en inglés que funcionaba muy mal. Creo que fue la primera vez que trasnoché jugando. Al día siguiente cogí todos mis ahorros y los que Barret tenía para el colegio de Marlene y me compré Starcraft con su expansión.

Qué época. Terran, Zergs, Protoss, versiones reimaginadas de un Warhammer 40k que en muchos aspectos supera al lore que imita. Un sistema de juego que ya quisieran Age of Empires y Empire Earth de la época tener. Sangre a chorros y diálogos en español. Y un online en el que si no te llamaban por teléfono usarían para humillarte de formas inimaginables. Todo aderezado con una banda sonora que sacaba todo su jugo a mi vieja soundblaster.

Sí, ahí empezó mi amor por Blizzard. Un amor que si bien ha tenido sus más y sus menos me obliga a pasar por caja con cada iteración de Diablo o de Starcraft que sale al mercado. Y eso no es nada fácil, os lo aseguro.

5 1 voto
Calificación
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x