[Jugando a…] Disney’s Extreme Skate Adventure

Título
Disney's Extreme Skate Adventure
Plataforma
Gamecube, Xbox y PlayStation 2
Desarrolladora
Toys for Bob
Publicado por
Activision
Género
Deportes (Skate)
Año
2003

Aunque siempre han existido juegos de hacer trucos y saltos con el monopatín como 720º (1986) o Skate or Die (1987), ese género alcanzó su mayor grado de fama en la generación de 32 bits gracias a los juegos de la saga Tony Hawk Pro Skater.

El primer Tony Hawk’s Pro Skater (conocido como Tony Hawk’s Skateboarding en algunos países) fue todo un acierto, lo cual propició la aparición de varias secuelas que llegaron a muchas de las consolas del momento. El éxito de esta saga está totalmente justificado gracias a su curva de aprendizaje, pues estaba muy bien hilada, haciéndolo accesible a cualquiera que quisiese dedicarle un poco de su tiempo. A eso hay que unirle la satisfacción que nos daba el hecho de dominar movimientos que solo unos días atrás nos parecían imposibles y lo fácil que era picarse con los amigos en los modos multijugador.

Mientras la saga Tony Hawk’s Pro Skater iba evolucionando (y cambiando de nombre a Tony Hawk’s Underground o American Wasteland entre otros) aparecieron algunos juegos que trataron de sacar provecho de esa popularidad, uniéndola al mismo tiempo a licencias que atrajesen a un público mayor.

Uno de esos juegos fue Disney’s Extreme Skate Adventure, que apareció para PlayStation 2, Gamecube y Xbox. Game Boy Advance tuvo su propia versión del juego, que obviamente era diferente del resto.

Este juego fue desarrollado por Toys for Bob y lanzado por Activision y usa el motor de Tony Hawk Pro Skater 4, lo cual hace que nos encontremos con un juego divertido y agradable, alejándolo de experimentos fallidos como The Simpson’s Skateboarding.

Tony Hawk’s Pro Skater 4 + personajes de Disney

A la hora de disfrutar del juego podemos elegir entre tres tipos de personajes: Los niños skaters (basados en skaters reales de entre 6 y 14 años que participaron en unas pruebas hechas para el juego), los personajes de Disney (de las películas El Rey León, TarzánToy Story 2) y nuestro jugador personalizado.

El control en general es sencillo y accesible: Tenemos un botón para acelerar, que también servirá para dar un salto, botones para subirnos a los elementos del escenario (muros, barandillas…) o hacer trucos como levantar el monopatín, y si combinamos diferentes direcciones con botones en situaciones concretas, nuestro personaje empezará a hacer trucos como grindear o hacer el pino en los bordes del escenario.

Todos los personajes se controlan de manera similar, con sus obvias diferencias en atributos y algunas animaciones, aunque los más llamativos son los de Disney, que hacen los movimientos más extraños y las animaciones más llamativas (por ejemplo, cuando Buzz Lightyear se cae al suelo y se levanta, apunta con su láser rápidamente, como si le hubiesen atacado).

Buzz haciendo su pose “de juguete”

Este juego tiene mucho contenido para desbloquear (personajes, tablas, vídeos, escenarios y elementos para personalizar tu skater) así que si queremos obtenerlo todo tendremos que echarle unas horas al modo principal, recorriendo una ciudad llamada Olliewood donde podremos hablar con otros personajes que te propondrán misiones cada vez más difíciles (algunas de ellas relacionadas con marcas que se publicitan en el juego, como Nokia y Mc Donalds).

En algunos rincones de Olliewood encontraremos el acceso a los diferentes mundos de Disney (algunos están bloqueados del principio) donde también tendremos que buscar a los personajes de las películas para que nos den misiones, y al ir completándolas se irá abriendo el acceso a otros escenarios de la misma película y obtendremos los skaters ocultos. No hace falta completar todas las misiones para obtener todos los escenarios y todos los skaters, pero aun así el juego ofrece mucho entretenimiento para el jugador solitario.

Olliewood será el mundo principal

Las películas de Disney son el mejor añadido del juego y lo que más lo diferencia con los juegos de Tony Hawk, ya que sus escenarios son mayormente irreales y eso le da a este juego algo totalmente único.

Por ejemplo en los niveles de Toy Story nuestro personaje tendrá la escala de un juguete, de manera que podremos grindear sobre piezas de dominó, hacer loopings en pistas de coches de carreras, saltar por encima de la taza del retrete, subirnos a máquinas recreativas o usar cajas de pizzas como rampas.

Grindeando sobre piezas de dominó

En los niveles de Tarzán podremos jugar en mitad de la jungla, en un barco y en un campamento, usando todos los elementos para hacer saltos y trucos impensables en un juego realista.

Tarzán en el barco de Clayton

Los niveles del Rey León quizás sean menos alocados, pero lo compensa con el hecho de que uno de ellos (El cementerio de elefantes) es enorme y posiblemente el más complejo y enorme de todo el juego.

Timón y Pumba rodeados de hienas

Los personajes de Disney que podemos controlar son los siguientes: De El Rey León, Simba, Nala, Rafiki y el dúo formado por Timón y Pumba. De Tarzán, Jane, Tantor, Terk y por supuesto Tarzán. Y de Toy Story 2 tenemos a Woody, Buzz, Jessie y Zurg.

Aunque la selección de personajes no es mala (teniendo en cuenta las películas elegidas) hay algunas decisiones raras, como que todos los personajes se hayan incluido en su versión niño o cría (supongo que para encajar con el hecho de que los Skaters humanos son niños) y el no haber incluido a algunos personajes con los cuales hablamos durante las misiones (como por ejemplo Rex, Ham, los soldados de juguete, Scar o las hienas).

Terk es uno de los personajes secretos

Aunque sin duda la peor decisión relacionada con los personajes de Disney es que no podremos usarlos fuera de sus mundos, o lo que es lo mismo, si elegimos a Woody como personaje solo podremos jugar en los niveles de Toy Story, ya que no estarán disponibles los de los otros personajes Disney ni el mundo Olliewood, de manera que los únicos personajes que pueden jugar en todos los niveles son los skaters niños (y nuestro skater personalizado).

Rafiki en el cementerio de elefantes

Otra decisión extraña es que no se ha incluido ninguna canción de Disney en los mundos de cada película. Creo que las versiones instrumentales de varias canciones habrían quedado muy bien. En su lugar tenemos una banda sonora con tintes de música rock, pop y punk, con bandas como Simple Plan, Reel Big Fish o Smash Mouth.

Tantor manteniendo el equilibrio

Dejando de lado el modo principal, el juego también nos da la posibilidad de competir en el modo a dos jugadores, donde podemos elegir varias modalidades de juego que ya aparecían en los juegos de Tony Hawk: Competición por puntos (se elige una puntuación y gana el primer jugador que la alcance); Rey de la Colina (el jugador ha de conseguir una estrella y mantenerla durante el tiempo indicado para ganar, pero si choca con el otro jugador o sufre caídas en algunos elementos del escenario, como el agua, perderá la corona); y el BURRO (los jugadores compiten por turnos en diferentes partes del escenario donde solo tendrán unos segundos para hacer más puntos que el rival).

Simba en la roca del clan

En términos generales diría que Disney’s Extreme Skate Adventure fue una sorpresa mayúscula para mí, ya que esperaba una copia mala de Tony Hawk y en su lugar me he encontrado un buen juego que me ha mantenido enganchado muchas horas tratando de desbloquear todo lo posible, además de haberme divertido muchísimo con el modo versus, gracias a los alocados niveles y los curiosos personajes de Disney.