[Jugando a…] Sega Soccer Slam

Título
Sega Soccer Slam
Plataforma
Gamecube, PlayStation 2 y Xbox
Desarrolladora
Black Box Games
Publicado por
Sega
Género
Fútbol
Año
2002

Cuando se habla de grandes juegos deportivos de Sega, siempre se suelen mencionar cosas como Virtua Tennis o Virtua Striker. Sin embargo yo siempre he disfrutado muchísimo más de Sega Soccer Slam, el alocado juego de fútbol desarrollado por Black Box Games, que apareció para PlayStation 2, Gamecube y Xbox.

Sega Soccer Slam es uno de esos juegos que pueden gustar incluso a los que no son aficionados al “deporte Rey” debido a que ignora prácticamente todas las normas del fútbol y se queda solo con lo básico. No hay fueras de juego, no hay faltas, ni siquiera puede salir la pelota del terreno de juego, lo cual nos da un ritmo trepidante de partido, que se acentúa por el escaso tamaño del campo, la posibilidad de usar poderes y la particularidad de que los equipos están formados por solo 3 jugadores y el portero.

Menú principal

Cada jugador puede chutar, saltar, rotar (para evitar robos de balón) y por supuesto, golpear (puñetazos, patadas voladoras… de todo) de una manera muy sencilla (cada acción es un botón), también podemos usar un botón de Turbo para que nuestros personajes corran más de manera limitada. Según el personaje que controlemos veremos que sus golpes y chutes varían bastante, de manera que incluso entre dos personajes similares, veremos diferencias jugables.

Todos los equipos tienen un poder que enlaza con el nombre y logo del equipo (fuego, electricidad…), y este se activa con uno de los gatillos. En ese momento nuestro jugador cambiará de color y será mucho más rápido y fuerte que el resto, de manera que si atacamos al rival en este estado, el golpe será mucho más fuerte y si chutamos a portería, el chute será más llamativo y rápido.

Boomer usando el poder de Tsunami para chutar

Para usar ese poder tenemos que tener suficientemente llena la barra de especial, que irá subiendo poco a poco mientras jugamos. Al lado de la barra veremos una anotación (pasar, chutar, saltar, rotar…) que irá variando y que básicamente es una condición que, en caso de cumplirla, nos llenará la barra más rápidamente.

Cuando tengamos la barra llena también podemos hacer un Súper pase, que mandará la pelota al cielo y marcará en el suelo la zona donde va a caer. En caso de poder llevar a uno de nuestros jugadores a esa zona y presionar el botón de chute, este saltará hacia las nubes y hará un chute especial llamado Killer Kick, al más puro estilo Campeones (Captain Tsubasa). Por supuesto nada evita que el rival nos dé un puñetazo en la cara cuando vamos a llegar a la zona de chute y el súper pase se quede en nada.

El Diablo haciendo el chute especial “Killer Kick”

En ocasiones concretas, aparecerá un foco en el campo con el logo de nuestro equipo, en caso de meternos dentro de él y chutar, veremos la portería frente a nuestro personaje y tendremos unos escasos segundos para apuntar nuestro chute hacia ella. Básicamente es un chute a lo Bullet Time de Matrix.

Lo curioso de este juego es que pese a poseer poderes, chutes desde el cielo y en tiempo bala, no son tan desequilibrantes como pueda parecer. Si somos buenos moviendo a nuestros jugadores y pasando la pelota en el momento justo, podemos ganar los partidos sin necesidad de depender de ellos. Aunque claro, si la cosa se pone fea, siempre se puede tratar de remontar con una individualidad usando todo nuestro poder.

El Diablo haciendo un chute especial en bullet time bajo el foco

Inicialmente el juego cuenta con 6 equipos que tratan de representar (con mayor o menor acierto) diferentes partes del mundo con sus jugadores, convirtiendo a algunos de ellos en estereotipos que quizás algún día se consideren políticamente incorrectos (como pasa con la saga Punch-Out!!).

Cada jugador (excepto el portero) es único dentro de su propia clase, que se delimita por el tamaño que tenga de los tres disponibles: los pequeños (rápidos y débiles), los altos (más equilibrados) y los grandes (lentos y fuertes). Esto significa que el más fuerte de los pequeños no será más fuerte que uno de los grandes, pero al mismo tiempo, hay suficientes diferencias entre los que son de una misma clase, como para notarlas a la hora de jugar.

Los valores generales del equipo (que podemos ver cuando lo elegimos) se hacen en base a los atributos de sus 3 miembros, de manera que si queremos un equipo que dé buenos puñetazos y chutes fuertes, es mejor elegir un equipo con personajes grandes, pero si queremos jugar al despiste y evitar el contacto físico, nos apañaremos mejor con uno que esté formado por jugadores pequeños.

En total nos encontramos con los siguientes equipos:

VOLTA: Es uno de los equipos que representa a Europa y está formado por Angus (un divertido boxeador escocés), Dante (un vanidoso italiano) y Arsenault (un malcarado Francés con el típico aspecto “a lo Jean Reno”). Volta es un equipo muy equilibrado (posee un jugador de cada tipo) y muy rápido, pues incluso su jugador grande (Angus) es más veloz que el resto de los de su tipo. Su estadio está construido en unas antiguas ruinas y sus miembros dominan el poder de la electricidad.

Dante luciéndose ante Boomer y Kahuna

SUBZERO: El otro equipo Europeo, está formado por Half-Pint (un Hooligan inglés de aspecto Punk), Lola (una chica alemana bailarina y siempre lista para irse de Rave) y Kiril (un patriótico cosmonauta ruso). Es un equipo ofensivo (al contar con dos personajes grandes) y uno de los que mejor demuestran que dos jugadores del mismo tipo, pueden ser muy diferentes, ya que Kiril resulta más fiable que el anárquico y bruto Half-Pint. El equipo posee el poder del hielo y su estadio está ubicado en un castillo nevado.

Kiril golpeando a El Diablo

TOXIC: Equipo que representa América del Norte. Está formado por Raine (una ecoterrorista Canadiense), Duke (una estrella del deporte norteamericana) y Nova (un chico nativo americano que es superdotado). Con dos personajes pequeños y uno grande, Toxic es un equipo rápido y su especialidad son los pases. Como no podía ser de otro modo, el estadio y el poder especial del equipo son de temática nuclear.

Raine robándole el balón a Kahuna

EL FUEGO: Este equipo representa la otra parte de América y está formado por El Diablo (un luchador mexicano), Rico (un futbolista argentino) y Madeira (una bailarina y artista marcial brasileña). Al igual que Volta, cuenta con un jugador de cada clase, de manera que está muy equilibrado. Su estadio está en medio de una jungla y obviamente el poder de un equipo llamado El Fuego es… el fuego.

Madeira y Rico marcando a jugadores del equipo Spirit

SPIRIT: En representación del continente africano tenemos a este equipo, que está formado por Djimon (un chaman de Kenia), Zari (una atleta nigeriana) y Kaimani (un surfista sudafricano). Es otro equipo equilibrado gracias a que posee jugadores de las tres clases, pero siempre me ha parecido que estaba por debajo de Volta o El Fuego, aunque es verdad que este equipo es mejor en los chutes fuertes. Su estadio está en medio de un Oasis y el poder del equipo es una especie de energía lila que hace que aparezcan calaveras del suelo.

Djimon haciendo uno de sus chutes raros

TSUNAMI: Este equipo representa parte de Oceania y Asia. Sus miembros son la científica japonesa Rumiko, el cazador australiano Boomer y el temerario hawaiano Kahuna. Al igual que sucede con SubZero, cuenta con dos jugadores grandes (y en este caso, gordos) y uno veloz, de manera que son mejores golpeando y chutando que corriendo. Su poder es el de agua y su estadio está ubicado en un atolón.

Kahuna dando un cabezazo delante del portero de Toxic

Hasta aquí los equipos principales, pero afortunadamente hay 3 equipos más que podemos desbloquear.

ROBO: Equipo formado por tres robots, casi idénticos (Pi, Diode y Mecha), todos ellos construidos por Rumiko, del equipo Tsunami, que trató de crear robots con sentimientos humanos. Al tener cada robot una personalidad errática y alocada, Rumiko trató de destruirlos, pero descubrió que eran prácticamente invencibles. Ahora el equipo Robo participa en Soccer Slam para vengarse de su creadora. Al estar formado por tres jugadores fuertes, es un equipo temible a la hora de pegar y chutar. Su poder es un tipo de energía que crea una especie de esfera alrededor de los robots.

LOVE: Equipo formado por tres chicas (Marla, Petra y Nadia) todas amantes del color rosa (no sorprende si os digo que su poder son corazones y flores ¿verdad?). Al parecer se apuntaron a Soccer Slam para conocer a Lola (del equipo SubZero) a la cual consideran un ejemplo a seguir, pero tuvieron la mala suerte de encontrarse con el mujeriego Dante (del equipo Volta), que no dudó en tratar de ligar con ellas. Es un equipo formado por tres jugadores pequeños de manera que es el más rápido y escurridizo que hay, quitándole ese puesto a Volta (el más rápido de los seis equipos originales).

OHM: Este equipo cuenta con tres jugadores orientales: Dakai (un líder rebelde de Birmania), Damo (un chef indio) y Jinsen (un artista marcial chino). Su poder dorado proviene de los experimentos con alquimia que hacía Dakai. Pese a contar con un solo jugador grande, son un equipo muy bueno a la hora de pegar y chutar.

Nadia (del equipo Love) celebrando un gol

Todos los porteros son iguales (pese a tener variaciones en el diseño) y no poseen personalidad ni nombre propio. Lo que si es gracioso es que son los personajes más fuertes, de manera que si nos acercamos a ellos (aunque sea con un grandullón como Half-Pint) nos pueden dar un puñetazo y tirarnos al suelo como si nada. El control del portero está bastante limitado y su fiabilidad a la hora de parar a los jugadores enemigos (a golpes) así como los diferentes chutes, va bajando gradualmente si entra en acción muchas veces seguidas. De manera que tenemos que intentar que el portero se luzca lo mínimo posible para que cuando lo haga, sea más eficaz.

Los porteros son iguales en todos los equipos

Un rápido vistazo a las estadísticas de los equipos nos demostrará que, pese a que los seis primeros son buenos en una categoría concreta, cuando desbloqueamos a los tres restantes, quedan en clara desigualdad, o lo que es lo mismo, los equipos Robo, Ohm y Love tienen estadísticas superiores al resto.

En un principio esto puede parecer poco importante (en los juegos de fútbol, rara vez se equilibran los equipos) pero teniendo en cuenta la jugabilidad rápida y directa de este juego (así como el diminuto tamaño del campo) puede llegar a ser una clara desventaja.

Codazos, patadas… ¡todo vale!

Afortunadamente los equipos principales pueden mejorarse para equilibrarse con los equipos secretos, de manera que tendremos que jugar el campeonato principal para poder ganar dinero y comprar así objetos que mejoren las habilidades de cada jugador. Existen tres objetos por personaje y cada uno mejora un atributo concreto (lo cual no evita que haya personajes que tengan dos objetos que le mejore el mismo atributo). Esos objetos se pueden ver claramente durante la partida (por ejemplo, a El Diablo le podemos comprar unos cuernos y un cinturón de lucha libre, a Angus un escudo, a Arsenault una botella de vino, a Djimon una máscara de madera…) y se pueden activar o desactivar desde el menú de opciones.

Otra baza de Sega Soccer Slam es que contamos con modos de juego muy interesantes, como el citado modo principal, donde elegiremos un equipo y trataremos de ganar un campeonato (en caso de no hacerlo veremos el final malo, con la desdichada historia de cada personaje); el modo de patata caliente (la pelota es una bomba que explotará cuando la cuenta atrás llegue a cero); el modo pelea (sin pelota, solo lucha); y el modo aventura, donde podremos crear el equipo que queramos con los jugadores que más nos gusten y el poder que más gracia nos haga.

Angus con el balón tras evitar a dos jugares de Toxic

Con todo esto explicado, queda claro que los desarrolladores pusieron mucho mimo en Sega Soccer Slam. El mero hecho de que cada personaje tenga un diseño y carácter único (que demuestran cuando celebran los goles o cuando aparecen en la pantalla de título hablando con el jugador) e incluso cuenten con coros (cuando hacemos el chute en bullet time) y música propia (cuando marcamos un gol) demuestra la cantidad de trabajo y esfuerzo que invirtieron para tratar de dotarlo de personalidad.

Pero lo mejor de todo es su jugabilidad, que tal y como comenté, es directa y sencilla, que se ve multiplicada en el modo multijugador (hasta 4 jugadores). Además, si vais a jugar con compañeros en el mismo equipo, el juego os da la posibilidad enlazar cada jugador con un personaje concreto, de manera que siempre controlará al mismo (evitando así confusiones) aunque por defecto viene el modo en el cual, cualquier jugador puede controlar a cualquier personaje del equipo.

Pese a ser fan de los juegos deportivos de Nintendo, considero que Sega Soccer Slam es muy superior a su rival directo: Super Mario Strikers (o Mario Smash Football) de Gamecube, pese a haber aparecido 3 años antes. De manera que se lo recomiendo a los fans de ese juego y también a los que busquen algo parecido, pero mejor.

Os dejo con un vídeo del juego y ya de paso remarco que aunque por defecto la cámara nos muestra el campo de manera vertical, se puede elegir jugar con la vista lateral del campo, como suele verse en la mayoría de juegos de fútbol. Personalmente creo que se juega mucho mejor con el campo de lado, pero eso ya va a gustos.