Título
Luigi's Mansion
Plataforma
Gamecube y Nintendo 3DS
Desarrolladora
Nintendo
Publicado por
Nintendo
Género
Aventura
Año
2001 (Gamecube) 2018 (3DS)

Falta muy poco para el lanzamiento de Luigi’s Mansion 3, la tercera parte del juego de aventura protagonizado por Luigi que apareció con el estreno de la consola de 128 bits de Nintendo, la Gamecube.

Luigi’s Mansion no es el primer juego protagonizado por Luigi. Ese honor lo tiene el desafortunado Mario is Missing, un juego educativo bastante triste que apareció para algunas consolas a principios de los 90 y en el cual Nintendo solo puso los personajes.

Sin embargo Luigi’s Mansion sí es el primer juego de una saga creada oficialmente por Nintendo para que se luzca este secundario personaje, que para muchos, no deja de ser un Mario verde (situación con la que se bromea incluso dentro del juego).

La primera (y desafortunada) aventura en solitario de Luigi

Ese hecho es bastante notable, ya que permitió dotar a Luigi de personalidad propia, alejándolo de ser un “Mario verde” y volviéndolo un personaje mucho más divertido y humano, pues donde Mario cumple el típico rol de héroe genérico (valor, ingenuidad y una alta inconsciencia a la hora de enfrentarse a cualquier peligro), Luigi es inseguro, cobarde y preferiría que otro solucionase el problema y se llevase la gloria, algo que se muestra en el juego constantemente, no solo por los gritos y sustos que se lleva, si no porque si nos fijamos, podemos ver que hasta le tiembla la mano a la hora de abrir las puertas.

La versión Beta del juego tenía un diseño mucho más oscuro y deprimente

Luigi’s Mansion es una saga que, por algún motivo que desconozco, ha ido continuándose con un ritmo tan lento que yo he dado por hecho en más de una ocasión que jamás veríamos una nueva secuela. Sin embargo, parece que nuestro miedica héroe avanza con paso firme pero seguro, ya que Luigi’s Mansion de Gamecube apareció en 2001, Luigi’s Mansion 2 de Nintendo 3DS lo hizo en 2013 y el futuro Luigi’s Mansion 3 aparecerá en este 2019.

También existe un port del primer Luigi’s Mansion para 3DS, lanzado en 2018, pero quisiera aclarar que todo este artículo lo he escrito basándome en la versión original de Gamecube, ya que nunca he jugado a la de 3DS, aunque supongo que el juego en sí será el mismo con algún añadido.

La versión de 3DS incluye algunas novedades

Luigi’s Mansion también fue la primera aparición del Profesor Elvin Gadd (también llamado Profesor Fesor, debido a la estúpida política de Nintendo de cambiar el nombre a los personajes en cada país).

El Profesor es un hombre de avanzada edad, aficionado a lo sobrenatural, estudioso de los fantasmas y cazafantasmas veterano (algo bastante original dentro de la saga de Mario) y no solo será el mentor de Luigi en su aventura, sino que también es el inventor de la aspiradora (Poltergust 3000) y la Game Boy Horror (una Game Boy Color que nos permite ver el inventario, el mapa, detectar Boos ocultos e incluso ver en primera persona y obtener pistas).

Buscando información de los fantasmas en la Game Boy Horror

Este personaje no disfrutó de una inclusión automática en el mundo de Nintendo (no apareció en los Mario Party del momento, ni en el Mario Kart de Gamecube, ni nada por el estilo) pero sí se mantuvo indirectamente en juegos venideros, incluso en algunos donde no aparecía Luigi, como Super Mario Sunshine (el jetpack de agua que usa Mario en ese juego es un invento del Profesor Fesor).

En este juego debuta el Profesor Fesor (Elvin Gadd)

En cuanto al juego en sí, tengo una historia particular con él, ya que cuando me compré la Gamecube solo podía comprarme un juego y mi decisión fue elegir Smash Bros Melee, juego que disfruté (y disfruto) muchísimo. Sin embargo habían dos juegos más que quería tener, Star Wars: Rogue Leader y Luigi’s Mansion, y no fue hasta medio año más tarde que pude conseguirlos de segunda mano.

La primera vez que probé Luigi’s Mansion me llevé una sorpresa. Pese a haber visto fotos y videos del mismo, me esperaba algo diferente, un juego de plataformas con elementos de aventura (salvar personajes, obtener objetos que permitan ganar habilidades y acceder a nuevas zonas…). Sin embargo la parte de plataformas (que di por supuesta al ser un juego de Mario…o de Luigi) no existe en ningún momento, no hay ni botón de salto.

Lejos de decepcionarme ese hecho, me alegré de encontrarme ante un juego tan diferente de otros de Nintendo, y una vez me hice a los controles empecé a disfrutarlo rápidamente. Una de las cosas que más me sorprendió fue que, pese a no ser un juego terrorífico, sí que mantiene un ambiente inquietante gracias a los sonidos, el uso contenido de la música y sobre todo, de los juegos de luces y sombras.

Luigi explorando la mansión

Una partida de Luigi’s Mansion se divide en vagar por los pasillos de la casa encantada eliminando a fantasmas comunes, entrar en las habitaciones, resolver algún puzle y continuar con la aventura en otra habitación.

Debido a que Luigis Mansion te lleva de la mano, es imposible perderse, pues cuando obtienes una llave, el mapa te marca a donde te tienes que dirigir. En cada habitación suele haber un puzle por resolver y en algunas ocasiones, algunos elementos ocultos que nos pueden dar joyas y dinero.

La dificultad de los puzles es bastante baja en general, son más visuales o intuitivos que complejos, aunque es cierto que uno de los primeros (el que ocurre en la habitación donde sueltas a los Boos) me costó mucho más de lo que me gustaría admitir… ya que había que fijarse en un detalle en el cual no reparé (un espejo) y casi lo solucioné de casualidad. Es uno de esos puzles que o lo ves a la primera o te puede costar, pero como digo, lo normal es verlo a la primera.

Sinceramente, me habría gustado mucho que los puzles en general fuesen más difíciles, sobre todo en la parte final del juego.

Primero tendremos que asustar a los fantasmas

Otra cosa que me sorprendió fue el sistema de cazar fantasmas, en lugar de hacer que tuviésemos que dispararles o absorberlos con la aspiradora directamente, primero tendremos que encender la linterna al lado del fantasma para que este se asuste y justo en ese momento aspirarlo. La aspiración no será tan fácil, ya que el fantasma tratará de arrastrarnos y eso nos obligará a ir tirando hacia atrás y adelante, como si estuviésemos jugando a un juego de pesca.

La primera parte del juego consiste en aprender a ser suficientemente rápidos con la linterna y la aspiradora, ya que si tardamos mucho en ese proceso, el fantasma se desvanecerá y tendremos que volver a buscarlo. Con un poco de práctica esta rutina saldrá con toda naturalidad y no parecerá tan laboriosa como al principio. Por cierto, me parece que el efecto de succión está muy bien trasladado al mando de Gamecube, ya que mientras más bajemos el gatillo, más fuerte es la succión.

Absorbiendo fantasmas

Los fantasmas comunes tienen diseños sencillos y comportamientos graciosos, pero a la hora de enfrentarnos a ellos veremos que no son demasiado difíciles y debido a que estos se repiten, al final los conoceremos al dedillo y dejarán de ser una amenaza (aunque es cierto que hay variantes más peligrosas de algunos de ellos). Creo que el único fantasma común que vale la pena mencionar son los que aparecen fugazmente y nos dan un susto y en caso de atraparlos en ese momento, nos darán joyas o dinero. Si no somos los suficientemente rápidos, los perderemos y estos no volverán a aparecer jamás en esa partida. También hay otros fantasmas comunes que requieren que usemos las mejoras de la aspiradora para poder eliminarlos, variando ligeramente el sistema de caza habitual.

Además de los fantasmas comunes, tenemos otros tipos de fantasmas, como los que nos esperan en su habitación favorita y repiten las rutinas de una persona (a estos yo los llamo “fantasmas importantes”), los jefes de final de nivel, que aparecen al superar un trozo de la mansión y los típicos fantasmas del mundo de Mario, los Boos.

Luigi tratando de capturar 3 fantasmas a la vez

Cada “fantasma importante” tiene su personalidad, rutina de ataque y puntos débiles, se podría decir que son mitad enemigos y mitad puzle. Si se nos atasca uno, podemos obtener información de él usando la Game Boy Horror, aunque en general habrá que esperar que hagan algo fuera de lo habitual para asustarles y atraparles. En algunos casos tendremos que usar elementos del escenario y en otros simplemente hablar con ellos y contestar sus preguntas (como sucede con el fantasma que toca el piano). Estos fantasmas no son especialmente dañinos, pero pueden llegar a acabar con nosotros si tenemos poca vida o cometemos errores.

Estos fantasmas son más complejos de capturar

En cuanto a los jefes de nivel, pues son lo que se puede esperar de ellos, jefes enormes contra los cuales nos enfrentamos a vida o muerte en una arena aislada del mapa principal. Si empezamos el enfrentamiento con ellos, no podremos huir hasta que termine. Cada jefe es diferente y algunos requieren que usemos la cabeza para poder derrotarlos con más facilidad. La derrota de un jefe nos permitirá acceder a otro trozo de la mansión.

Este bebé será uno de los jefes

Los fantasmas importantes y los jefes de nivel se convertirán en cuadros cuando los hayamos derrotado y según lo bien que lo hayamos hecho, ese cuadro será mejor o peor (podemos ver todos los cuadros en la galería de arte). En el caso de los jefes, incluso puede cambiar el cuadro totalmente.

Finalmente, los Boos, son fantasmas que deambulan por la casa libremente, si los vemos y tratamos de cazarlos, pueden huir y entrar en cualquier habitación, incluidas las que tienen la luz encendida (donde normalmente no puede acceder ningún otro fantasma). En caso de que se esconda un Boo en una habitación, nuestra Game Boy Horror nos avisará y nos tocará rebuscar por los elementos decorativos hasta que el fantasma aparezca.

Lo más curioso de los Boos es que su captura es totalmente diferente a la del resto de fantasmas, no hace falta asustarlos, solo tendremos que irles absorbiendo hasta que se queden sin energía. En el juego hay 50 Boos sueltos, pero no hace falta capturarlos a todos, aunque si es necesario llegar a capturar un número concreto para poder avanzar en el juego.

¡Ha aparecido un Boo!

En términos generales, los fantasmas cumplen con lo esperado, los más pequeños solo molestan, los importantes le dan un toque especial a su captura, los jefes son los más peligrosos y los Boos, pues bueno, hacen que tengas que volver a las zonas de la casa donde ya habías limpiado todos los fantasmas.

Fantasmas en el cementerio

Conforme avanzas en el juego encontraremos unas medallas que mejorarán la aspiradora, permitiéndole disparar fuego, agua o hielo y esto abre las puertas a trastear (aun más) con los elementos decorativos, obteniendo así joyas y dinero que de otra manera sería inaccesible. Estos elementos también sirven para resolver puzles y para acabar con determinados fantasmas. Una vez más, el control está muy bien llevado, ya que si apretamos levemente el gatillo de Gamecube, solo echaremos un pequeño chorro de agua/fuego/hielo y si lo vamos bajando veremos que va aumentando la potencia y fuerza del mismo. Si bajamos el gatillo de golpe, lanzaremos un proyectil de fuego/hielo/agua.

Echando agua con la aspiradora

La Game Boy Horror también gana importancia cuando vas avanzando en el juego,  ya que sirve para acceder a rincones pequeños y hacer que aparezcan ratones dorados que nos darán muchas joyas y dinero (para ello tendréis que apuntar a los trozos de queso que hay ocultos en la mansión, antes de que se enciendan las luces de la habitación).

Con la GB Horror podemos explorar en primer persona

El dinero solo sirve para variar el final del juego (al estilo Wario Land: Super Mario Land 3) y para incentivar al jugador a superar su propio récord, algo que normalmente no me interesa, pero en este juego sí que he llegado a retarme para superar mi récord en más de una ocasión.

El motivo de que rejugase a este juego tantas veces fue que es tan corto y fácil que me lo pasé al día siguiente de comprarlo. Cuando empiezas a disfrutar de la aventura, el juego se acaba.

Intentar variar el final obteniendo mucho dinero (o muy poco) es un pequeño aliciente para alargar la vida del juego, así como volver a enfrentarse a los jefes y a los fantasmas importantes, para tratar de capturarlos sin recibir daño y obtener el mejor cuadro posible de ellos.

Toad se encargará de salvar la partida

También hay un modo entrenamiento, que es bastante aburrido al no haber un modo multijugador para poder competir contra algún amigo o la consola.

Quizás el extra más interesante para alargar Luigi’s Mansion sea la Mansión Oculta, que aparece cuando hemos completado el juego. Sin embargo, no es tan bueno como parece, ya que esta Mansión es idéntica a la normal, pero invertida lateralmente y con una dificultad mucho mayor. La Mansión Oculta es un reto bastante aceptable y sinceramente, creo que debió ser así el juego desde el principio, para compensar su duración con una aventura más intensa. Lamentablemente, los puzles son los mismos y eso hace que la Mansión Oculta sea muy decepcionante… si hubiesen cambiado los puzles y la ubicación de las habitaciones y los fantasmas importantes habrías sido casi como un juego nuevo.

Así que, Luigi’s Mansion supuso para mí, una de cal y una de arena. Disfruté mucho del juego y me encantó su propuesta, tan alejada de otros juegos de Nintendo. Pero completar el juego en 2 tardes y ver que la dificultad general era tan baja que ni me habían hecho sufrir, fue un tanto decepcionante.

El Boo gigante no podía faltar en este juego

De vez en cuando sigo jugando a este juego y me sigue pareciendo muy divertido (gracias a mi mala memoria he olvidado algunos de los puzles y eso hace que lo disfrute más). Su escasa duración sigue siendo un punto débil, pero con los años me he dado cuenta que ahora que no tengo casi tiempo para jugar, prefiero los juegos cortos, así que incluso su peor punto en contra, puede no serlo tanto dependiendo de la situación personal de cada uno.

En cualquier caso, Luigi’s Mansion es muy recomendable y divertido, de manera que se lo recomiendo a todos a los que les gusten los juegos de aventura y… los Cazafantasmas. Si esperáis un juego de plataformas de Mario, es mejor que lo ignoréis.