videojuegos

Las causas de la revolución de los videojuegos

Cada año, la industria de los videojuegos ingresa miles de millones de dólares gracias al constante lanzamiento de nuevos productos que prometen ser mejor que los anteriores. Las empresas dedicadas al desarrollo de este tipo de juegos deben competir unas con otras y lo hacen intentando integrar tecnología de última generación y trabajar con los creadores más cualificados del momento.

No hay duda alguna de que esta competitividad extrema ha ayudado a empujar el sector por la impresionante evolución que ha experimentado sobre todo a lo largo del siglo XXI. Ello tampoco habría sido posible sin los avances tecnológicos que hemos presenciado en los últimos años. De hecho y como veremos a continuación, el mundo de la tecnología y los videojuegos van de la mano.

Las videoconsolas son por descontado uno de los dispositivos de entretenimiento más vendidos, un dato que ya nos indica la popularidad de los juegos electrónicos, incluso sin tener en cuenta que también hay aplicaciones similares disponibles para ordenador o teléfono móvil. Actualmente, nos encontramos ya en la octava generación de consolas, ¿pero cómo hemos llegado hasta aquí?

Se considera que la primera consola de sobremesa apareció en 1972 cuando el “padre de los videojuegos”, Ralph Baer, creó la Magnavox Odyssey, que en seguida se convirtió en un éxito de ventas. Durante los años siguientes, compañías tan importantes en la historia de los videojuegos como Sega y Nintendo empezaron a hacer sus primeros pinitos a nivel doméstico hasta que consiguieron hacerse con el monopolio a mediados de los ochenta.

Por aquel entonces, todas las videoconsolas funcionaban con cartuchos, unas carcasas rectangulares que almacenaban la información del juego y que iban conectadas a dichos dispositivos de ocio. Su funcionamiento cambió con la llegada de los CDs y la aparición de aparatos como la PlayStation de Sony. Los discos ópticos no solo transformaron para siempre la industria de la música, sino además la forma en la que los videojuegos eran y son consumidos.

Al mismo tiempo, el sector móvil presenciaba también su propia metamorfosis. Mientras los teléfonos portátiles ganaban en popularidad, se tomó una decisión que los lanzaría al estrellato definitivo: incluir en ellos juegos electrónicos como el mítico y querido Snake. Esta elección consiguió captar nuevos amantes de los videojuegos que, como en la actualidad, empezaron a encontrar en este dispositivo una forma más de entretenerse.

El mundo de los videojuegos tal y como lo entendemos hoy tampoco habría sido posible sin la invención de Internet, que a día de hoy se utiliza tanto en las apps para smartphones, como en los juegos en línea y en las propias consuelas. Solo basta con pensar en League of Legends, sin duda uno de los juegos de este tipo más exitosos de la historia. Cuenta ya con millones de usuarios registrados y organiza anualmente torneos mundiales en los que se enfrentan equipos profesionales.

En los próximos años, viviremos la explosión definitiva de la realidad aumentada aplicada en el mundo del entretenimiento. Son muchos los que ya disfrutan de ella con los visores HMD, pero todavía queda un largo camino por recorrer. Asimismo, veremos la presencia cada vez más destacada de otra tecnología revolucionaria: el asistente Sam, que está llamado a mejorar la experiencia de los jugadores.

Lo mejor de todo es que, como en cualquier otro sector electrónico, el futuro está lleno de sorpresas y a buen seguro que lo que llegará será mejor de lo que conocemos hoy. Quién sabe, quizás lo próximo que comercializan es tu propio androide con el que jugar a la consola.

Fuentes:

¡Sorteo Smash!
¡Participa de nuestro sorteo de Super Smash Bros. Ultimate!