Como ya sabréis, este año hemos hecho un especial 2023 diferente, en el que no íbamos a pasar lista a aquellos juegos que más disfrutamos, sino los que menos nos gustaron. Fue así como “los juegos del año” dieron paso a “los mojones del año”. Fue un formato tan novedoso como divertido de hacer (pese a lo cuesta arriba que se nos hizo jugar a los títulos sobre los que escribimos), pero en cierto modo nos supo a poco.

Es por eso que, para empezar el año en positivo, hemos decidido hacer una segunda parte del especial 2023 volviendo a los orígenes, a los juegos del año propiamente dichos. Ya sabéis, lo de reseñar brevemente los juegos que probamos este año más que sean dignos de mención, independientemente de su fecha de lanzamiento y demás.

Como siempre, esperamos que disfrutéis de este artículo.

Los juegos de Alf

Para mí, el especial de juegos del año me brinda una excusa perfecta para hacer una recapitulación sobre todo lo que he ido publicando en Combogamer a lo largo del año que se va. Como prácticamente todo a lo que suelo jugar sé que me gustará, lo normal es que una cosa (la recapitulación) sea sinónimo de la otra (que sean mis juegos del año particulares), pero no siempre es así.

Es por ello que agradezco que Madetogaming se haya sacado de la chistera la idea de Los mojones del año. Difícilmente podría haber integrado ahí juegos como Mort & Phil para móviles, por mucho que me guste su estética y su idea general, o Una aventura de cine. No son juegos malos del todo, pero no puede decirse que haya disfrutado demasiado jugándolos.

El resto de juegos publicados este 2023 sí que merecen un hueco en este especial (salvo Alley Cat y Prince of Persia, que ya estuvieron en la pasada entrega). Como son más de los que suelo reseñar aquí, seré lo más escueto posible.

Pokémon Iberia

Los fangames pueden estar entre mis juegos del año, y una prueba de ello es Pokémon Iberia. Este título destaca por su humor absurdo y políticamente incorrecto en el que satiriza a la sociedad y la política españolas de hace unos años, así como presentar una versión “pokemonera” de las capitales españolas más importantes (sus edificios emblemáticos las hacen perfectamente reconocibles), así como Gibraltar y Portugal.

En lo jugable, poco tiene que envidiar a los Pokémon más clásicos. Cuenta con las mazmorras de recibo en estos títulos, los correspondientes gimnasios con desafíos personalizados, zonas safari, distintos tipos de balls e ítems, pokémon iniciales exclusivos de este juego y estadísticas y ataques ligeramente retocados para la ocasión. Podemos ponerlo a velocidad ultra para avanzar a marchas forzadas, y opciones como iniciar una partida randomizada o un modo en el que perderemos para siempre a nuestros pokémon que caigan en combate añaden un plus de desafío a quienes buscan emociones fuertes.

Pokémon es una saga pensada para niños, pero a muchos nos quedó la espinita de que la saga no creciese con nosotros (es más, podría decirse que ha involucionado en clave de dificultad). Títulos como este, adultos tanto en la historia como en la jugabilidad, sirven para resarcirnos.

El Mercadona es la tienda de la mayoría de las ciudades.

Cities XL

Ya lo he comentado por activa o por pasiva más de una vez, me encantan los simuladores y gestores de ciudades. No importa que no sea el mejor ciber-urbanista del mundo ni mucho menos (en especial, flaqueo mucho en lo referente a planificación en los trazados de calles y carreteras), disfruto bastante dando vida a mis propias urbes. Es por ello que, para la sección Gameplay, decidí jugar un poco más en profundidad a Cities XL, el juego desarrollado por Monte Cristo y que probé como parte del pack City Simulator, que incluye la friolera de nueve títulos concentrados en tres DVDs.

Desde luego, el simulador de la compañía francesa no es perfecto. A diferencia de los SimCity y Cities Skylines, las viviendas no se construyen por áreas urbanizables de extensión adaptable al especio disponible, sino por bloques de edificios, lo que supone una urbanización menos flexible y más propicia a las irregularidades. También encuentro poco intuitivo es sistema de líneas de autobuses (de momento, sólo sé crear la línea inicial, nada más construida la estación), y no hay vías férreas, sólo de metro. Con todo, el sistema de comercio global que fomenta la especialización de las distintas urbes (una que provea combustible, otra manufacturas, otra industria pesada, ciudades que ejerzan de basureros, que surtan de productos agrícolas, que envíen mano de obra o sean proveedoras de servicios de oficinas, entre muchas otras cosas) hace que sea lo bastante profundo y variado como para que me merezca la pena jugarlo.

Trópico 2: Pirate Cove

El siguiente que voy a comentar lo saqué también del pack City Simulator. Se trata de uno de las entregas de la saga Trópico, la conocida franquicia que combina los city builder con los simuladores políticos y que tiene como mascota a una caricatura de Fidel Castro llamada El Presidente. En concreto, me estoy refiriendo a Trópico 2, el cual resulta bastante distinto al resto. Como en todos los demás, en esta segunda y última entrega desarrollada por Frog City Software gestionamos una isla del Caribe, pero en este caso no durante la guerra fría, sino en la época de los piratas del susodicho mar.

Esta particularidad se traduce en todas sus mecánicas. La más llamativas son dos. La primera, que nuestros ingresos dependen esencialmente de los botines de los buques que asaltemos y de los rescates a prisioneros ricos. La segunda, que no todos los habitantes de nuestra isla son iguales, sino que hay dos castas con necesidades diferenciadas. Los piratas necesitan diversión, apuestas, alimento, ponche (alcohol), fulanas, acopiar (satisfacción por el robo de botín) y descanso. Por su parte, los cautivos deben estar alimentados para no morir de hambre, descansar, estar satisfechos con la religión para permanecer sumisos y temor para no fugarse. Los piratas suben de nivel conforme ganan experiencia en sus expediciones, lo que hará que se vuelvan más exigentes con lo que produzcan los edificios, añadiendo un desafío extra. Uno que requeriría bastantes más horas de las que le dediqué.

¿Veremos una tercera parte en la sección Gameplay a lo largo de este año? De momento, podéis ver la primera y la segunda parte en los enlaces adjuntados.

Super Smash. Bros Ultimate

Mi historia particular con esta obra maestra de Masahiro Sakurai es curiosa, puesto que no sólo fue el primer juego para Switch que tuve, sino que llegó a mis manos antes de que tuviese la propia consola. Esto se debe a que Jorge tuvo la amabilidad de regalármelo. Esto hizo que tuviese que pasar algún tiempo hasta jugarlo por primera vez, cuando finalmente adquirí la consola híbrida de Nintendo. Este juego es el segundo al que más horas he echado después del FIFA19, y 2023 no fue el primer año en el que no eché algunos combates ahí.

Qué decir de este juego. Su friolera cantidad de personajes (82, contando DLCs y personajes múltiples), 103 escenarios y ¡¡¡900 temas musicales!!!, lo convierten en todo un coloso a nivel de contenido. El modo tradicional de un jugador, variable según el personaje, desafío y aventura le aportan variedad a su gameplay (por mucho que este último sea bastante más soso y tedioso que el Emisario Subespacial de Brawl), pero el meollo está en los combates Smash, ya sea todos contra todos o por equipos, y en juego local u online.

Yo me tengo que conformar con jugar contra la CPU porque no tengo contratado el servicio online, y mi agenda no coincide con el del amigo que actualmente podría echar unas partidas conmigo en multijugador local. Tampoco tengo ningún personaje DLC salvo Planta Piraña. Con todo, he pasado buenos ratos. En este artículo paso lista a los personajes a los que más caña doy.

Super Mario RPG: Legend of Seven Stars (SNES)

En 2023 vio la luz el remake del primer RPG del fontanero, por lo que éste volvió a ponerse de actualidad, pero lo cierto es que hubiese publicado el artículo sobre el juego original independientemente de ello, por lo que fue una feliz coincidencia.

Super Mario RPG: Legend of Seven Stars fue toda una relevación en su momento. La colaboración entre Nintendo y los genios del RPG de Square dio como resultado un título de lo más curioso, con unos gráficos prerrenderizados, perspectiva isométrica, nuevos mundos y personajes y combates por turnos que, al mismo tiempo, conservaba su estilo plataformero su aire desenfadado y, en definitiva, lo fundamental de su esencia. Es verdad que estos cambios sufrieron suertes diferentes (mientras los combates por turnos con cierta interacción del jugador al pulsar un botón durante los ataques fue un acierto, los saltos en perspectiva isométrica son de lo más incómodos), pero el resultado final es más que notable.

¿Jugaré este año al remake? Aún no tengo la respuesta a esa pregunta.

El juego está repleto de áreas por explorar, entre ellas, poblados, como todo RPG que se precie.

Bloody Harry

Allá por 2016, Combogamer tenía incorporada una sección en la que era posible jugar a distintos juegos Flash sin salir de la web. De entre todos ellos, uno que me llamó especialmente la atención fue Bloody Harry, un rudo cocinero, que más bien parecía un motero o un camionero, que debía hacer frente a hordas de zombiers vegetales. Me gustó tanto que ese mismo año publiqué un artículo sobre él.

Pues bien, en 2023 decidí volver a jugarlo, tanto para hacer un gameplay como para pasar una versión revisada del artículo al blog amigo de Pixelmaníacos, y me encontré con que no ha envejecido nada mal. Eso sí, como ya no existen los juegos Flash, el único modo de jugarlo en PC es a través de un emulador de Smartphone.

Este juego es tan sencillote que hay poco que decir sobre él. Se trata de un shoot em up de scroll lateral con escenarios randomizados en el que acabamos con zombies vegetales de distintos tipos, fuerza y tamaño, ya sea mediante armas de fuego o de cuerpo a cuerpo, mientras dejamos un rastro sanguinolento/pulposo a nuestro paso. Ambas se mejoran con el dinero que vamos recolectando al matar a los enemigos y destruir elementos del escenario y de vez en cuando aparecerán diversos power ups de duración limitada para echarnos una mano. También nos veremos las caras con un reducido elenco de jefes finales que se repiten periódicamente.

Estos zombis no mueren con tiros en la cabeza, pero les hacen bastante daño.

Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca

Como ya indiqué en la introducción de mi artículo, el hecho de que Ni No Kuni: La ira de la Bruja Blanca cayese en mis manos se debió al gusanillo que me dio de jugar a un juego al estilo Pokémon, pero algo más complejo que los títulos de las criaturas de Game Freak y que no fuese un fangame como el mencionado Pokémon Iberia.

Creo que el análisis de este juego está entre los más largos que he llegado a redactar, y eso da buena cuenta de toda la chicha que tiene. Aquí basta decir que es un RPG con un diseño gráfico y cinemáticas aportadas por el mitiquísimo Studio Ghibli, que cuenta con una historia de trasfondo de fantasía épica de magia y espadas (una que en un principio es bastante inocente, pero que se torna algo más oscura por momentos) y, sobre todo, que los “pokémon” del juego (únimos) cuentan con sus afinidades y diferencias con respecto a los de Game Freak.

Sin duda, su sistema de combate es mucho más dinámico al ser a tiempo real. Además, resulta mucho más profundo, en tanto que hay que tener en cuenta tres variantes: los signos (sol, luna y estrella, siguiendo un sistema de piedra, papel y tijera), las clases (militis, bestiae, piscis, avis, minoris, autómata, plantae, insecta, nymphae, draconis, arcana, daemoni y mortis, además de nobilis) y las propias variaciones entre especies. Eso, al mismo tiempo, lo hace mucho menos intuitivo que Pokémon, desgraciadamente.

Cuando demos un buen golpe,

Mad Mix Game (MS-DOS)

2023 fue también el año de mi reencuentro con Mad Mix Game, el simpático clon español del clásico Pacman que vio la luz en diferentes plataformas de la época y que yo en su momento probé en su versión MS-DOS. Una vez más, el propósito era tanto revivir mi experiencia jugable como plasmarla en un gampeplay, transmitido en directo en su momento en nuestro canal de Twitch.

Aquí hay una paradoja. De un lado, no puede decirse que haya disfrutado mucho jugándolo, en tanto que su dificultad me pareció tan alta que ni una sola vez fui más allá de la fase 4. Pero tampoco puede ser un mojón. De hecho, es muy buen juego. Tiene scroll de pantalla, algo de lo que no podían presumir muchos juegos de PC de la época, y, sobre todo, aportaba nuevos ítems y power ups que no estaban presentes en el Pacman original, como la posibilidad de poder transformarnos en un hipopótamo que se carga a todo fantasma que se cruce en nuestro camino, o en nave espacial que dispara, lo cual enriquece nuestro tránsito por los laberintos en busca de bolas que engullir mientras evitamos a esos espíritus inmisericordes.

Como en la intro aparecían 5 fases, pensé, ingenuo de mí, que eso era todo, pero en el artículo de Pixelmaníacos descubrí con estupor que son 15. Ni con varias reencarnaciones creo que llegase hasta la última.

Los juegos de Martín

En 2023 publiqué un par de análisis para la sección «Jugando a…«, que resumiré a continuación.

SNK Vs Capcom Card Fighters Clash

En 1999, SNK lanzó SNK Vs Capcom Card Fighters Clash para Neo Geo Pocket Color, donde los personajes de ambas compañías se peleaban como hicieron en SNK Vs Capcom Match of the Millenium, pero en un juego de cartas al estilo Magic The Gathering.

Los gráficos cuando nos movemos con el personaje por el escenario, no son gran cosa. De hecho, son muy parecidos a lo visto en RPGs en consolas de 8 bits, con personajes cabezones y escenarios mayormente simples. Esto cambia durante las batallas, donde vemos que se puso muchísimo esfuerzo en las ilustraciones de las mismas, en las que nos encontraremos con personajes muy famosos como Ryu o Terry, así como algunos olvidados. Los únicos efectos que veremos en combate son cortes, golpes, llamas… En general están bien y, además, intentan encajar con el personaje en cuestión (por ejemplo, si es un personaje con espada, atacará usando la animación de cortes).

Las batallas no son complicadas de aprender, pero tienen bastante miga. Las cartas de luchadores tienen un Battle Power (BP) y hay que restar el BP del contrario y el que llegue a 0, queda KO. La gracia del asunto es que se pueden mejorar los luchadores, apilando un luchador “compatible». Algunos luchadores tienen también un valor de Especial (SP) que se suman entre los tres luchadores máximos que tendremos en la mesa y nos permitirán usar cartas de acción. Es el jugador quien decide si usa sus luchadores para parar el ataque del rival o recibe el daño. Aquí es donde hay gran parte del encanto del juego, en saber cuándo recibir daño y cuándo sacrificar luchadores, ya que a veces vale la pena sufrir un poco para luego usar el más potente cuando el rival tenga menos luchadores en la mesa y así hacerle más daño.

Este juego puede resultar tan entretenido como frustrante, ya que la dificultad de este juego se eleva rápidamente y a veces la suerte no acompaña. Si os gustan los juegos de cartas, pasaréis un buen rato. Si os gustan las cartas y los de lucha, estoy seguro que lo disfrutaréis muchísimo, pero si sólo os gustan los personajes, el resultado puede no ser tan satisfactorio. Podéis jugarlo en Nintendo Switch, pues se lanzó para esa consola a principios de 2022.

Ken contra Lee Pai Long

Mortadelo y Filemón II Safari Callejero (ZX Spectrum)

A pesar de su título, Mortadelo y Filemón II Safari Callejero nada tenía que ver con el primero, cosa lógica ya que fue desarrollado por un equipo español (Animagic), sin relación alguna con los alemanes de Magic Bytes, los desarrolladores de Clever & Smart. Imagino que esto se decidió por motivos de marketing.

El juego está dividido en dos partes. En la primera, Filemón tendrá que recorrer diferentes habitaciones buscando gallinas para llevárselas a Mortadelo, que está en la azotea del edificio. Para defendernos de los enemigos sólo tenemos las patadas de Filemón, y el hecho de tener que estar subiendo desde las habitaciones hasta la azotea constantemente nos pondrá en riesgo más de lo necesario y puede llegar a aburrir. En la segunda, Mortadelo necesitará usar sus disfraces para evitar los objetos que lanza el Súper. Esta segunda parte es rápida, y durante las primeras partidas es difícil saber qué nos puede matar y qué no (por ejemplo el fantasma traspasa paredes, pero se choca contra los coches…). Para pasar de una a otra, hay que escribir la clave que nos dan al terminar la primera parte.

El apartado gráfico es, sin duda, lo mejor del juego. Los personajes y varios detalles de los escenarios son prácticamente idénticos a los cómics, y el hecho de que controlemos a los dos protagonistas en fases tan distintas le da un toque interesante. Obviamente cuenta con una alta dificultad (algo habitual en Spectrum) que puede provocar frustración con cierta rapidez, pues moriremos muchísimas veces y puede llegar a ser hasta injusto. A pesar de eso, los fans de Mortadelo y Filemón, así como los que adoren los retos, pueden disfrutar mucho de este juego.

El fantasma traspasa muros pero no coches

Los juegos de Madetogaming

Otro año más, vuelvo con la recapitulación anual de los juegos que más he disfrutado a lo largo de los 365 días que conformaron el año pasado. En este caso, son tres títulos que no siguen un orden de mejor a peor. Simplemente son los tres que más he disfrutado de una forma u otra.

God of War Ragnarok

Sony Santa Monica nos trajo el final de la historia de Kratos y Atreus en la mitología nórdica. Ya lo comenté en mi review, este título me ha fascinado por su capacidad de sorprender en la trama que te mantiene todo el rato pensando que nuestro protagonista va a faltar en algún momento, miedo acentuado por el hecho de que Atreus es personaje jugable en el mismo. Esto, unido a la expansión en la capacidad de combate, armas y mundo, hacen que deje a la anterior entrega de 2018 como si fuera una demo del mismo.

Yakuza Kiwami 2

En este año nos hemos recorrido toda la saga Yakuza, dejando la aventura pausada antes de Like a Dragon. Ya sabéis los que me leéis que me ha sorprendido muchísimo esta saga. Cada uno de sus títulos supera al anterior. Sin embargo, el segundo juego de la saga tiene un final increíblemente bien cerrado y, sin embargo, salió una tercera entrega. De los siete Yakuza jugados este año, este fue el que me llevó a jugar el tercero seguido y sin espera por ver qué iba a pasar después. Este título, además salió el mismo año que Yakuza 6, por lo que tiene todas las mejoras jugables de la última entrega de la saga. Simplemente, redondo.

HI-FI Rush

Inesperado y gratamente aceptado. El juego que nos entregó Bethesda de sorpresa y el mismo día de salida en Gamepass fue una locura. Un juego rítmico que nos lleva a deshacer los planes de una empresa robótica, con un protagonista al que coges cariño y te cae bien, un elenco de secundarios/acompañantes que no deja que desear nada y unos temazos increíbles que te acompañan todo el rato ayudando a motivarte mientras avanzas. Que el género músical me encanta seguro que influye en mi decisón, pero ¡este juego fue genial!

Los juegos de Pixelmaníacos 

Considerado por muchos como uno de los mejores años en cuanto lanzamientos de videojuegos se refiere, lo cierto es que no les falta razón, 2023 ha sido espectacular. Para esta selección voy a escoger tres juegos completamente diferentes. Dos de ellos han sido lanzados en 2023, pero uno es de corte retro y otro no tanto. El tercero es una selección personal de lo que ha pasado en 2023 por la sección La Joya de Pixelmaniacos.

Super Woden GP II

¿Qué se puede decir de una de las mayores sorpresas que me he llevado este 2023? Super Woden GP II es un juego de conducción muy arcade, con perspectiva isométrica y una jugabilidad que te retrotrae hasta la mítica recreativa World Rally de Gaelco. Sin embargo, no podemos tachar a esta maravilla como un simple juego arcade.

Secuela del también genial Super Woden GP, este título exclusivo de PC y de la plataforma Steam contiene opciones a patadas. Con un hub que recuerda mucho a lo visto en Gran Turismo, en él podemos encontrar competiciones de todo tipo. Competiremos en las típicas carreras de turismo de todo tipo, carreras de rallies, campeonatos de resistencia y un largo etcétera.

La ingente cantidad de vehículos disponibles en Super Woden GP II es digna de mención. Al tratarse de un lanzamiento modesto, realizado por una única persona, por el amigo ViJuDa, no podemos esperar vehículos licenciados. Eso sí, el amor por el detalle de este gallego hace que sean muy reconocibles respecto a sus contrapartidas reales.

A todo esto, hay que sumar una jugabilidad sencilla, con una curva de aprendizaje estupenda que invita a echar partida tras partida. El modo cooperativo para cuatro jugadores pone la guinda a uno de esos juegos que pasó de puntillas por el radar, pero que es muy recomendable. Si os gustan los coches y los viejos arcades tenéis que probar esto.

Street Fighter 6

Resulta que un alma caritativa tuvo a bien regalarme una PlayStation 5 por mi cumpleaños, y resulta que no venía sola, el excelente Street Fighter 6 de Capcom venía con el pack. ¿Ha cambiado mucho esta leyenda de los juegos de lucha en su sexta entrega numerada? ¡Ya lo creo que sí!

Street Fighter 6 está compuesto por tres modos de juego principales. Por un lado, tenemos el “Fighting Ground”, es decir, lo que sería un Street Fighter de toda la vida, con sus modos arcade, online, práctica, versus y combates especiales. Aquí daremos buena cuenta de los 18 personajes de los que se compone el juego y que, a mi parecer, podrían ser muchos más, pero bueno, la cifra no está tan mal.

Luego está el modo “World Tour”, una de las mayores novedades del juego. Aquí podremos crear a nuestro personaje escogiendo entre una ingente (de verdad, ingente) cantidad de opciones de personalización. Una vez hecho esto, nuestra creación se irá moviendo por la ciudad de Metro City buscando pelea, aprendiendo nuevas técnicas y participando en una interesante historia. Vamos, algo así como un juego de mundo abierto, pero con sus buenos mamporros.

Por último, Street Fighter 6 apuesta mucho por el juego online, creando el “Battle Hub”. Ahí tenemos una sala enorme en la que encontraremos gente con la que pelear en distintos combates, con un componente social muy grande. Y si no te gusta pelear online siempre puedes relajarte en los recreativos que se incluye, con títulos clásicos de Capcom que van rotando cada poco tiempo.

Toda una renovación por parte de Capcom. La compañía nipona no ha querido cometer los errores de la quinta entrega y nos ha entregado un juego de lucha bien cargadito de opciones. Como decimos, algunos personajes más de serie no le hubieran venido mal, pero Street Fighter 6 no defrauda en ningún momento y a nivel jugable es la bomba. Por cierto, su nuevo look, más adaptado a los tiempos actuales, no le sienta nada, pero que nada mal.

Another World

Había cuatro juegos para escoger en la sección La Joya de Pixelmaniacos, pero al final me he quedado con Another World (Out of This World en Estados Unidos). Fue en septiembre de 2023 cuando hablamos en la web de esta joyaza que data de 1991 y que apareció en muchísimos sistemas de la época, entre los que destacan los ordenadores PC y Amiga y las consolas Mega Drive y Super Nintendo.

El caso es que Lester, un científico muy listo, consigue crear una puerta hacia una dimensión paralela, acabando en un planeta desconocido. Dicho planeta está plagado de peligros, entre los que se incluye una civilización alienígena que tiene hostiles intenciones con nuestro amigo. Lester deberá encontrar la manera de salir de ahí.

Another World es toda una maravilla en todos los aspectos. La gente de Delphine Software utilizó la llamada técnica de “rotoscopia” usada en títulos como Prince of Persia para crear movimientos realistas. Además, su desarrollo es de lo más cinematográfico, mezclando momentos de acción y plataformas con cinemáticas que nos sumergen más en esta historia de ciencia-ficción.

Eso sí, Another World no es ningún camino de rosas. Su dificultad es muy alta y el desarrollo bebe mucho del ensayo y el error. Aún así es un título muy disfrutable, técnicamente espectacular para la época y se puede disfrutar en sistemas modernos, ya que existe una edición 20 aniversario con la que podréis gozar de esta maravilla atemporal.

0 0 votos
Calificación