Título
Detention
Plataformas
PC, Mac, Linux, PlayStation 4, Nintendo Switch
Desarrolladora
Red Candle Games
Género
Aventura gráfica de terror
Fecha de Lanzamiento
13/01/2017 (PC, Mac, Linux) 03/10/2017 (PS4) 01/03/2018 (Nintendo Switch)

Tenía bastantes expectativas al comenzar a jugar ya que The Coma me dejó muy buenas sensaciones y realmente me apetecía continuar con otra historia de misterio y terror psicológico. Ahora mismo, casi un año después de jugarlo, aún no tengo claro si el conjunto me gusta o si necesito más tiempo de reflexión. Si, más tiempo. Cada pocos días hacía el ejercicio de reflexionar, escribir algunas líneas, pero acababa borrando todo el texto por no estar de acuerdo conmigo mismo. Algo parecido me ha pasado con otro título, pero eso es otra historia así que vamos a intentarlo, vamos a detenernos unos minutos y reflexionemos sobre Detention.

Detention es un juego de misterio plagado de un terror psicológico que crece según avanzamos en la historia de Wei Chung Ting y Fang Ray Shin, dos estudiantes de secundaria en la década de los 60’ en Taiwan bajo el marco del llamado “White Terror” o “Terror Blanco” en español, una era marcada por la represión de disidentes políticos. Bajo estas circunstancias, nos encontramos en una escuela en la que acabaremos despertando solos en un ambiente de oscuridad en el que tendremos que avanzar para descubrir qué está ocurriendo y algún que otro secreto más.

El salón de actos será uno de los solitarios escenarios que recorreremos. Aunque tal vez no estemos tan solos…

Esto lo haremos en una vista lateral e interactuando con diversos objetos mientras corremos de un lado a otro prestando atención a los peligros que nos esperarán tras la siguiente puerta o aproximándose por un pasillo. Por ejemplo, en algunos momentos tendremos que mantener la respiración para evitar que un espíritu nos escuche y podamos continuar nuestro camino. Hay que destacar que podemos seleccionar el título en algunos idiomas pero ninguno de ellos es el español, por lo que si no dominamos el ingles o el chino simplificado por ejemplo, el pilar fundamental que es la historia de fondo se perderá.

Lo que más encontraremos serán puzles y acertijos de no mucha dificultad (aunque alguno podrá atragantársenos bastante) que acabaremos resolviendo mientras avanzamos y utilizando objetos que encontraremos rebuscando en lugares que el juego nos marcará al aproximarnos.

La exploración en la penumbra será la tónica.

Una mención especial merecen las notas y entradas del diario que encontraremos, mediante las cuales entenderemos la historia y el contexto de la misma. Además, el apartado artístico y la banda sonora conjuga perfectamente con el tono y las situaciones que nos encontraremos, casi siempre en tonos grises, negros y rojos que acentúan la tensión constante durante las 8 horas aproximadas que emplearemos para encontrar uno de los finales. Mi recomendación es jugarlo con auriculares y poca luz, así podréis escuchar y atender perfectamente a los sonidos de fondo que mantienen la angustia en casi todo momento.

Una paleta de tonos de colores apagados y sonidos de fondo nos mantendrán alerta casi en todo momento.

Y es aquí, en el final, donde nos damos cuenta de que los anteriores capítulos en los que se divide Detention no han servido para casi nada, pues en la última hora de juego nos explican el 90% de lo que sucede haciendo que todo lo vivido hasta entonces haya parecido un mero trámite.

Casi sin darnos cuenta nos empiezan a narrar, ya sea por escrito o mediante puzzles, el grueso y final de la trama principal. De pronto todo empieza a cobrar sentido, pero la información es demasiado directa y atropellada, como si tuvieran prisa por terminar.

Es por esto que he tardado tanto en decidir qué me parecía Detention, pues está llenos de detalles que lo magnifican, contando cómo unos jóvenes estudiantes vivieron una época poco conocida de la historia y, de repente, cuando sales de la historia y te das cuenta de que estás jugando a un videojuego, te das cuenta de que tiene un final apresurado sin ningún motivo pues podría haberse espaciado la explicación final a lo largo del título.

Por estos motivos no voy a terminar calificando con una nota numérica el título, pues a día de hoy sigo sin tenerlo claro (aunque si me apuráis, diría que se merece un aprobado alto). Eso sí, Detention cuenta una historia dura que llegará a perturbarnos con algunos de sus escenarios y situaciones y, si al final he llegado a interesarme por conocer más sobre cómo fue la situación que vivieron algunas familias durante la época del “White Terror” tan lejana en el tiempo y espacio, para mí cumple su objetivo con creces.