Katsuhiro Harada toma el mando de los eSports de Bandai Namco

Antiguamente, jugar a videojuegos era considerado cosa de cuatro “frikis”. Y no digamos aquellos que miraban cómo jugaban otros (esos eran ya incalificables, pobres infelices a quienes sus amigos, hermanos, etc. no les dejaban jugar). Esto cambió radicalmente en los últimos años, hasta tal punto de que se acuñó una palabreja que representaba (y a la vez fomentaba) su revalorización: eSports, grandes torneos con eliminatorias, espectadores y la atmósfera típica de cualquier deporte competitivo.

Por desgracia, no todas las compañías han estado a la altura de lo que la comunidad y el público esperaba de ellas. El último patinazo apunta (además de a otras como Toei y Shueisha) a Bandai Namco. La inexplicable caída de Dragon Ball FighterZ de las competiciones de EVO Japón y Anima Ascension provocó todo un terremoto entre sus fans hasta el punto de provocar todo un viraje en la política de la compañía. Su materialización ha sido nombrar nada menos que a Katsuhiro Harada como coordinador de eSports de los juegos de lucha de Bandai Namco. Según expresaba en un comunicado oficial:

Bandai Namco está comprometida a expandir los horizontes de los torneos y la comunidades de videojuegos como Dragon Ball FighterZ, SoulCalibur VI, y Tekken 7. Estamos planificando tantos torneos como nos sean posibles para el próximo año. Es más, estamos pensando en buscar nuevas maneras para que podáis asistir a ellos y realizar actividades en comunidad de cara al futuro.

Katsuhiro Harada es todo un veterano en el desarrollo de los juegos de lucha, muy especialmente en la saga Tekken, donde ejerció diferentes roles, desde productor (el de 1994, el primero de ellos, entre otros) hasta director (como el célebre Tekken 3). Este nombramiento es, por lo tanto, un golpe de efecto con el que la empresa nipona busca poner fin a la polémica.