Nombre: Ryuk

Primera aparición: Shōnen Jump (2003)

Creadores: Tsugumi Ōba y Takeshi Obata

Los shinigami (traducido literalmente como “dios de la muerte”) son figuras mitológicas de aparición relativamente tardía en el folclore japonés. Al parecer, existe un sustrato primitivo procedente del budismo, tales como Mṛtyu-māra, un demonio de la mitología budista asociado a la muerte y la tentación sensual, o los ”Cerberos” de su inframundo (Naraka), Gozu Mezu, quienes, a diferencia del can tricéfalo, podían causar muertes en el mundo de los vivos. También se señala como precedente a la diosa sintoísta Izanami, quien, tras la felonía de su hermano y esposo Izanagi al abandonarla en el mundo de los muertos a causa de su corrupción física, decidió acabar con la vida de mil humanos cada día.

No obstante, no fue hasta el siglo XVIII cuando se mencionó explícitamente a los Shinigami como tales en una obra de teatro de marionetas (Shinju Nimâi Ezoshi), y hubo que esperar al XIX para ver el primer ukiyo-e (grabado japonés) representándolos con apariencia cadavérica en el Ehon Hyaku Monogatari o Libro de imágenes de las cien historias. Es por ello que se apunta a la influencia de la Parca occidental, enmarcado en los primeros contactos con los europeos, y que se intensificó tras la Segunda Guerra Mundial con el florecimiento de la cultura de masas. En ocasiones se les atribuye la capacidad de incitar al suicidio y otras acciones maléficas, mientras que otros señalan que actúan de forma radicalmente opuesta, asegurarse de llegue la hora de cada humano en el momento fijado por su destino. También hay quien les atribuye cualidades psicopompas, es decir, de guiar el paso de las almas al mundo de los muertos.

Dentro de la citada cultura de masas japonesa tenemos distintos ejemplos de shinigamis en series como Gegege no Kitaro (considerado como el pionero de la irrupción de éstos en dicho ámbito) Bleach, Soul Eater y Death Note entre otros. Será Ruyk, el shinigami principal de este último, en el que centremos hoy nuestra atención.

Un shinigami con ganas de diversión

Ryuk en el manga.
Ryuk en el manga.

Ryuk no es como los demás shinigamis, y es algo que se aprecia a primera vista en su apariencia. Frente al aspecto cadavérico y un tanto decrépito de la mayoría de los dioses de la muerte, el suyo es bastante diferente, aunque no por ello menos siniestro. Si tuviéramos que definirlo en una sola línea, podríamos decir que es un payaso gótico con pelo de saiyan. Presenta una indumentaria íntegramente negra (y al parecer, cosida al cuerpo a la altura del pecho, los hombros y la espalda) con elementos propios de esta tribu urbana tales como una cadena sujeta al cinturón, una calavera como hebilla, un crucifijo, etc.. Sus hombros están coronados con sendos penachos negros que hacen juego con unas alas que le hacen parecer un pájaro de mal agüero. Su mirada es estrábica e inexpresiva. Su boca, pintada al estilo de los payasos con la pintura extendida hasta bien entrados los pómulos, esboza una sonrisa perpetua, flanqueada por unos dientes extremadamente afilados. Sus cavidades respiratorias están a flor de piel, pues carece de nariz y su tez es de color gris mortecino y morado.

Parece un pájaro de mal agüero.
Parece un pájaro de mal agüero.

El carácter de este shinigami es sumamente activo y vivaz. De hecho, en todo momento parece buscar diversión, actuando a veces de forma un tanto infantil. Al mismo tiempo, puede resultar inquietante, y no sólo por su apariencia. Cuando rebela algún dato sensible a Light (de quien hablaré a continuación), sus rasgos de expresión se acentuarán hasta llegar a ser más siniestros si cabe. A menudo le veremos riéndose cuando aquél engaña o es engañado por alguien, pues el joven humano no deja de ser para él un juguete con el que divertirse. No es de extrañar que también presente una faceta cómica, a la que contribuye su fijación por las manzanas, equivalentes a una droga para el shinigami.

Las manzanas del mundo de los humanos son mucho mejores que las del shinigami.
Las manzanas del mundo de los humanos son mucho mejores que las del shinigami.

Siempre está dispuesto a divertirse.
Siempre está dispuesto a divertirse.

Tanto esta personalidad tan particular como la ausencia de manzanas comestibles en el mundo shinigami explican por qué decidió abandonar su mundo por una temporada. Se trata de un erial desprovisto de todo atisbo de vida donde sus semejantes asisten impasibles al transcurrir de los siglos mientras se dedican a apostar utilizando huesos a modo de dados. Exasperado, decidió hacerse con un segundo cuaderno de muerte (la libreta que todo shinjigami posee y con la que incrementan su propia esperanza de vida tomando para sí los años de existencia que les faltaba por vivir a los humanos que fallecen tras ser escritos sus nombres en ella). Acto seguido, lo arrojó a un lugar al azar en el mundo de los humanos tras escribir previamente toda una serie de instrucciones de uso en inglés, la lengua más hablada del mundo, para aumentar las probabilidades de que sean comprendidas. La razón de esta iniciativa no era otra que la de realizar su propio experimento sociológico con la esperanza de que le proporcionara un poco de diversión. Poco sospechaba en ese momento que sus expectativas iban a ser rebasadas con creces.

Ryuk decide abandonar el mundo de los shinigami tras "perder" su cuaderno.
Ryuk decide abandonar el mundo de los shinigami tras “perder” su cuaderno.

Un observador privilegiado

ryuk-siguiendo-a-light
Sigue a Light a todas partes.

El azar quiso que el cuaderno fuese a caer frente al instituto japonés donde estudiaba un chico muy especial: Light Yagami. Éste pudo reparar en ello porque en el momento en el death note aterrizó en el suelo se encontraba mirando por la ventana en actitud pensativa. Pese a su incredulidad inicial tras leer las indicaciones y la descripción de la verdadera naturaleza del cuaderno, pronto comenzó a utilizarlo movido por las extraña fuerza que ejercía sobre él.  Sus extraordinarias dotes intelectuales (era el estudiante con mejores notas de japón) sumadas a su hastío por una sociedad que consideraba podrida y bastante aburrida (un punto en común con Ryuk), así como su desmesurada megalomanía, le llevaron a autoproclamarse “dios del nuevo mundo”. Muy pronto todos conocerán como Kira (deformación de Killer, asesino en inglés), al comenzar a sucederse ingentes casos de fallecimientos de criminales por paro cardíaco (la muerte provocada por defecto en los cuadernos de muerte si la causa de ésta no era especificada). Nos podemos figurar la sorpresa de Ryuk cuando se encontró semejante panorama tan sólo cinco días después de que el joven se hiciera con la libreta. Aunque era consciente de que los humanos podrían llegar a ser sumamente ambiciosos y arrogantes, se vio obligado a reconocer que ninguno había llegado tan lejos como él.

Ryuk pone al día a Light sobre el cuaderno que ha caído e su poder.
Ryuk pone al día a Light sobre el cuaderno que ha caído e su poder.

Una vez que ambos se repusieron de su asombro mutuo, Ryuk le puso al corriente de algunos detalles básicos que necesitaba saber. Ante todo, y en calidad de shinigami y antiguo dueño del cuaderno de muerte, sólo el propio Light (actual dueño del mismo) sería capaz de verle. Asimismo, el propio dios de la muerte no podría separarse demasiado de él, por lo que se convirtió en un espectador privilegiado de todo un reality show macabro sin que ningún otro mortal fuera capaz de verlo (siempre que no hubiera tocado el cuaderno). Muy pocas veces tomará partido en la cruzada personal de Kira ni en su pugna con las autoridades y con el famoso detective L, cuyo duelo intelectual constituye la base de la serie. De hecho, que “no está ni con Kira ni con L” es algo que manifiesta explícitamente. Simplemente se deleitará con sus distintas maquinaciones y con los malabarismos que suponen intentar compaginar la apariencia de estudiante modélico y su verdadero yo como justiciero inmisericorde. Al mismo tiempo, actuará como único confidente al que pueda contar sus planes y motivaciones profundas, haciendo las veces de puente entre protagonista y lector.

Ryuk se divertirá de lo lindo en el mundo de los humanos.
Ryuk se divertirá de lo lindo en el mundo de los humanos.

No obstante, en algún momento llegará a tomar parte activa si sus intereses se ven directamente afectados ( muy especialmente si hay manzanas de por medio). Lo mismo sucede si  lo que le pide Light entra dentro de los “derechos” del portador del death note, convirtiéndose así en una pieza más del puzle de Kira. Puede sonar contradictorio si pensamos en lo que dije más arriba, pero en cierto modo ambos se utilizan mutuamente.

¿He dicho ya que le encantan las manzanas?
¿He dicho ya que le encantan las manzanas?

Conclusión y recomendaciones

Ryuk es un shinigami atípico. De carácter activo e inquieto y con un humor un tanto particular a juego con su aspecto de payaso siniestro, decide enviar su cuaderno de muerte al mundo de los humanos para convertirse en espectador de una especie de macabro reality show creado por él mismo. Su papel es discreto pero imprescindible, puesto que sin su intervención los acontecimientos de la serie jamás habrían tenido lugar.

Podemos encontrar el manga de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata en cualquier librería o tienda de cómics sin mayor problema, ya sea en el formato original de Glénat o las dos ediciones de Norma Editorial (rústica y Black Edition). La serie ya está cerrada y consta de 12 volúmenes (pocos, para los estándares de este tipo de manga) más un decimotercero (Cómo leer o Guía de lectura). Destaca por sus altas dosis de suspense y por su carácter atípico hasta cierto punto si lo comparamos con otros shonen, tanto a nivel de argumento como de grafismo, siendo en ambos casos algo más maduro que el promedio, si bien cae en ciertos tópicos propios del género que le hacen perder calidad y parte de coherencia y credibilidad.

Death Note #3, Glénat.
Death Note #3, Glénat.
Death Note #8, Norma Editorial.
Death Note #8, Norma Editorial.

Por otro lado tenemos la serie anime, bastantee fiel al manga original salvo por matices menores. La principal diferencia del shinigami es que su piel tiende a ser blanquecina en lugar de gris-azul y morada.

Death Note, opening 1

Death Note, opening 2

También cabe destacar la trilogía de acción real, Death Note (2006), Death Note: The Last Name (2006) y Death Note: Change the World (2008). Las dos primeras guardan un equilibro aceptable entre fidelidad a la serie original y licencias (que, desde mi punto de vista, en algunos casos eliminan ciertos vicios de la misma o suplen ciertas inconsistencias del guión, aunque a cambio puede que genere otras), mientras que la última está directamente inventada. Para lo que nos interesa ahora mismo, cabe hacer una mención especial al diseño de Ryuk, que se ajusta al shinigami del anime casi perfectamente a excepción de las alas, que se asemejan a las de un murciélago.

Ryuk en las películas de 2006.
Ryuk en las películas de 2006.

Por último, mencionar la versión cinematográfica estadounidense de Death Note dirigida por Adam Wingard t producida por Netflix, y que se encuentra en preoceso de rodaje. Ha transcendido que Willem Dafoe interpretará a Ryuk (uno de los pocos aciertos en el casting).

Dafoe dará vida a Ryuk.
Dafoe dará vida a Ryuk.