[ComboAnálisis] ‘Bayonetta 2’

Título: Bayonetta 2

Plataforma: Wii U

Desarrolladora: Platinum Games

Publicado por: Nintendo

Género: Hack n’slash

Lanzamiento: 24/10/14

Hablar de Platinum Games pasa por mencionar a Atsushi Inaba, productor del estudio, y al diseñador Hideki Kamiya, para algunos un semidiós y para otros un bocazas imprudente. En cualquier caso, la influencia de ambos en todos los trabajos de la desarrolladora desde sus comienzos es más que destacable. Siempre cuento la anécdota de que mi primera entrevista en este sector fue al propio Inaba con apenas 16 años. Sí, vale, era por correo y con ayuda de Jean Pierre Kellams, traductor y productor de la compañía, pero entrevista al fin y al cabo. Esto quizás sirva para situar las impredecibles actitudes del estudio, que lo mismo dan entrevistas a chavales de 16 años que insultan a reputados periodistas por Twitter ante una pregunta que no es de su agrado.

Hablamos de mediados del 2010, cuando títulos como Super Mario Galaxy 2, Red Dead Redemption o Mass Effect 2 pulverizaban la opinión de crítica y público. Entonces Platinum Games ya había saboreado las mieles del éxito con esa maravilla jugable llamada Bayonetta y el mundo se dividía entre los que caían rendidos a sus pies y los que solo hablaban de la precariedad del sector en Japón en los últimos años. De cómo perdieron la relevancia internacional de antaño y, lo más preocupante, su sello personal en los desarrollos.
Bayonetta 2
Así como nuestro equipo creativo son japoneses, creo que nuestros juegos tienen elementos estílísticos japoneses. Nuestra cultura y valores están directamente relacionados con la forma de vivir la vida que tenemos, así que decir que deberíamos deshacernos de estas cosas para atraer a los mercados extranjeros es un error bajo mi punto de vista”, respondía Atsushi Inaba cuando le preguntaba por las influencias que había tras el personaje de Bayonetta. Y es que quizás esa sea parte del éxito del estudio, la forma en la que confluyen las corrientes occidentales en su obra sin renunciar a sus raíces.

Bayonetta 2 es un viaje visceral al centro neurálgico de Platinum Games. Es la forma tangible que tiene el estudio de plasmar todos los conocimientos adquiridos en estos años en una sola obra completa y absoluta. El personaje de Bayonetta es el espejo en el que el sector refleja sus virtudes e inseguridades. La excusa necesaria para que la industria canalice los prejuicios propios de quien no profundiza en la psique de la exuberante bruja. Se la ha tildado de ser un maniquí hipersexualizado, creado como extensión de un ideal machista, pero hay que ser muy cínico para no advertir las auténticas pretensiones del personaje.

Bayonetta se ríe con elegancia de las etiquetas y los obcecados convencionalismos de los que se le acusa. Todo en ella está llevado al extremo por una razón. Sus poses imposibles, la forma en la que mira a cámara, diálogos que rozan la frontera de lo lascivo y la burla… Todo en ella está calculado al milímetro para ofrecer una parodia de los estereotipos que durante años han pesado sobre las mujeres en la industria. La bruja de Platinum es una caricatura irreal, profundamente artificial que juega con las dimensiones imposibles que profesa (¿en serio alguien imagina a una persona con tal longitud de piernas?) y la forma en la que es ella la dueña de su propio destino, la que parte el bacalao entre vivos y muertos.

Que nadie lo dude, el esperpéntico estilo de la saga se mantiene desde el primer minuto

Desde los primeros compases del juego las acciones que podemos ejecutar nos brinda una libertad tan extensa como necesaria en un hack n´slash de este calado. Mientras que en el primer título teníamos que progresar para ir obteniendo algunos de los poderes más conocidos de la bruja, en Bayonetta 2 ya desde el inicio podemos convertirnos en pantera o combinar algunos combos muy poderosos. Este pequeño detalle es el cisma del que parte esta secuela respecto a lo anteriormente visto. Todas las virtudes de la entrega original conforman el listón que se ha impuesto Platinum Games desde el primer minuto de juego y que se multiplica de forma exponencial hasta el último acto.

Los nuevos combos y golpes definitivos son algunos puntos fuertes del sólido apartado jugable que plantea. A medida que subamos el índice de golpes, podremos llegar al Clímax y realizar ataques muy poderosos y visualmente impactantes. Al igual que en su antecesor, la base sobre la que se asienta Bayonetta es la precisión y el esquive. Un movimiento mal calculado o inexacto conlleva a la pérdida de todo el poder acumulado y quizás el final de nuestra partida.

Bayonetta 2El Tiempo Brujo sigue ahí, una mecánica que añade la complejidad necesaria al título. Es la forma con la que el estudio recompensa los reflejos del jugador, regalándoles un preciado tiempo a cámara lenta que será de gran utilidad para conseguir las más altas puntuaciones. Esto junto a las habituales secuencias de tortura son las dos particularidades más apreciadas por aquellos que disfrutaron de la entrega original.

No hay ningún otro título en el mercado que se acerque al frenetismo que desprende la obra de Platinum Games. No se trata de velocidad sin control, ni siquiera de la exigencia al servicio de los más duchos en el género, sino una muestra elegante de cómo es el ritmo de juego el que se amolda al jugador que se pone a sus mandos. Manejar a Bayonetta es accesible a todo tipo de jugadores desde el primer momento, pero lograr exprimir cada pequeño rincón de sus niveles es toda una proeza reservada a unos pocos.

Es cierto que a grandes rasgos la dificultad es mucho más asequible que la del primer juego, quizás para acercar la franquicia a los jugadores de Nintendo que no pudieron probar el título original. Sin embargo, en los modos de juego más avanzados sigue siendo un reto al igual que desbloquear el gran número de extras que se esconden tras la aventura principal.

Hablar de Bayonetta es hablar de rejugabilidad en estado puro. Eso es un silogismo innegable y su presencia se acentúa de forma más notoria en esta entrega. Platinum Games sabe cómo hacernos sentir que cada partida es diferente, que nuestra progresión es real y, sobre todo, que hay motivaciones suficientes para volver a pasar por niveles que ya hemos superado.

A las clásicas puntuaciones que aparecen tras cada combate -a ver quién es el valiente que consigue todo en platino- se suman las Lágrimas de Sangre de Umbra, una lista de desafíos específicos para superar. O lo que es lo mismo, el sustituto perfecto a los tradicionales logros o trofeos de las otras plataformas. Solo recorriendo varias veces el juego podremos profundizar en su sistema de combate y apreciar nuestro aprendizaje de las mecánicas que nos propone.

No por salir en una consola de Nintendo sus desarrolladores se han cortado un pelo como se puede comprobar
Que nadie piense que por ser una exclusiva de Nintendo sus desarrolladores se han cortado un pelo

La historia de Bayonetta 2 al igual que la del primero es un amasijo de clichés con momentos hilarantes marca personal de Kamiya (aunque en esta segunda parte ejerza de productor). La principal virtud sobre la que se erige el argumento es la conexión directa que guarda con la primera parte. Solo jugando a ambos títulos podemos tener una versión global y, francamente factible, de lo que la historia nos plantea. Sin entrar en spoilers, la trama es más compleja que la del Bayonetta original y sabe contentar a todo tipo de jugadores. Hay mejoras apreciables como la nueva forma acuática de la bruja y el personaje de Loki, un pequeño chico deslenguado al que pronto cogeremos cariño y que sin duda va muy ligado a los hechos de esta secuela.

Sin embargo no nos engañemos, la historia es un pretexto para poder repartir golpes a todo tipo de criaturas y entes sobrenaturales. Es cierto que está ahí y nos provocará más de una sonrisa volver a ver a personajes conocidos como Rodin o Enzo que no han perdido ni un ápice de personalidad, pero solo es la excusa para introducirnos en el universo del juego a través de un recorrido por todo tipo de parajes.

Y es que técnicamente Bayonetta 2 sobresale entre el resto de títulos disponibles en Wii U. Sorprende la cantidad de elementos que aparecen en pantalla y la fluidez con la que la máquina de Nintendo responde. No hay ralentizaciones ni tiempos de carga abusivos, cuestiones imprescindibles en un hack n´slash tan frenético como divertido. Los 60 fps le confieren un ritmo apabullante que no decae en ningún momento. Bayonetta 2 empieza arriba y acaba más arriba, al Olimpo al que pertenece.

Hay fases realmente impresionantes y que evocan a clásicos de SEGA como Ikaruga
Hay fases realmente impresionantes y que evocan a clásicos de SEGA como Ikaruga

La historia gira sobre el descenso a los Infiernos de la bruja para rescatar a Jeanne tras quedar su alma encerrada en el Inframundo. Esto se traduce en un viaje por localizaciones que pasan por un pueblo de costa, zonas acuáticas, catedrales, persecuciones aéreas… Una explosión visual que impacta por la variedad que aporta frente a su predecesor.

A la fluidez de las animaciones -Bayonetta tiene algunos movimientos realmente cuidados al detalle- se suma la riqueza de su apartado artístico. El equipo de Platinum Games se recorrió algunas ciudades de Europa para poder reflejar ese tipo de ambientación en algunos de los lugares que luego encontramos en el juego. Un mimo por su obra que no puede escapar de la atención de ningún jugador.

Bayonetta 2Algo similar ocurre con los modelados de los personajes y enemigos. Todos se mantienen fieles a la estética que caracteriza a la saga y el cambio de peinado de Bayonetta es una pequeña muestra de que todo sigue aquí en esta segunda parte, pero con ligeros cambios más que agradecidos. Desde enemigos de tamaño colosal hasta nuevos tipos de ángeles han sido revisados para añadir más diversidad al conjunto.

En cuanto al GamePad, podremos utilizarlo como control táctil (nada recomendable para los que vengan de jugar a la primera entrega) o usar la función Off-TV de la consola. El nivel de detalle se transmite muy bien en el mando, pero en un juego donde es imprescindible prestar atención a todo lo que nos rodea, es preferible jugarlo en un televisor. En cualquier caso, la opción está ahí y más de uno lo agradecerá.

Platinum Games ha utilizado efectos visuales que confieren a los escenarios un aspecto así de preciosista
Platinum Games ha utilizado efectos visuales que confieren a los escenarios un aspecto así de preciosista

Si a nivel técnico el título de Platinum Games no tiene precedentes en la consola de Nintendo, la calidad de las composiciones que lo acompañan rebosan calidad y buen gusto. Se mantiene ese clásico del jazz reconvertido a un estilo más modernizado que es Fly me to the moon, así como se incluye otra importante canción del género -y siguiendo la costumbre de mencionar a la luna- como es Moon River. El compositor Masami Ueda ha creado piezas que casan a la perfección con todo lo que aparece en pantalla e incluso en ocasiones sentiremos la imperiosa necesidad de disfrutar del juego con auriculares.

Una virtud que realza la importancia de la música en Bayonetta es la posibilidad de modificar en el menú de opciones el volumen de los diálogos, golpes y banda sonora. De esta forma, podemos concentrar nuestra atención únicamente en la fantástica música creada para la ocasión que también recupera algunas melodías del primero remozadas con gran esmero.

En efectos de sonido el título cumple con todo lo que podemos esperar de un hack n´slash. Golpes , tiroteos, alaridos de las criaturas… Todo en el plano sonoro se comporta de forma dinámica y orgánica. Incluso los diálogos, doblados al inglés y japonés, destacan por la calidad de los actores y la espontaneidad en la que en algunas ocasiones se producen fuera de las cinemáticas.

Durante la aventura iremos desbloqueando armas, objetos, trajes… un sinfín de extras que nos exigirán ciertos requisitos. Desde superar la historia en los modos de dificultad más elevados hasta recopilar objetos ocultos esparcidos por los escenarios. Incluso podremos obtener sellos para usar en la comunidad de Miiverse si capturamos a los cuervos que se encuentran en cada nivel. Y es que en un juego como Bayonetta 2 este tipo de contenidos adicionales es la cura ante las poco menos de 8 horas que nos proporciona su campaña.

Hay nuevas armas, trajes de todo tipo y combos que desearemos probar una vez los adquiramos. Los puristas agradecerán la forma en la que se accede a todo este material desbloqueable porque exige dedicación y mucho tiempo frente a la pantalla perfeccionando técnicas.

Podría enumerar la innumerable cantidad de contenido por descubrir -mención especial a la galería, un regalazo para el que quiera explorar los entresijos del desarrollo- pero sería tan absurdo como poco gratificante para el que se acerque a él por primera vez.

Estos extras no solo se encuentran fuera de la partida, sino que durante el progreso de la historia encontraremos desafíos como los Muspelheim, que cumplen el mismo objetivo que los Alfheim del primer Bayonetta. Sin embargo, quizás para acercar el título a todo tipo de jugadores, la dificultad de estas pruebas en la que deberemos cumplir retos específicos como derrotar a todos los enemigos antes de que acabe el tiempo o vencer sin usar nuestras propias armas se ha vuelto mucho más asequible. Obtener el platino sigue exigiendo esfuerzo, pero no es la descomunal proeza que era antaño en los niveles más avanzados.

Otro de los grandes añadidos de la obra es la inclusión del modo Tag Climax, una suerte de multijugador en el que medir nuestra habilidad con otras personas de forma local y online. Cada jugador podrá elegir a qué enemigo quiere enfrentarse y competiréis por ver quién obtiene más puntos tras derrotarlo. No es un modo campaña a dos, ni siquiera una sucesión de misiones, sino combates individuales en los que apostar halos en función de la dificultad a la que queramos enfrentarnos. No deja de ser un añadido anecdótico que suma al conjunto, pero en ningún caso es un apartado imprescindible.

Bayonetta2_1600

En conclusión y exponiendo sus grandes virtudes sobre la mesa, no hay duda de que Bayonetta 2 marca un punto de inflexión en el género y se reafirma como el cenit de Platinum Games. No hemos visto nada similar en los últimos años y merece por méritos propios ser el rey actual de los hack n´slash. Una experiencia inigualable que hará las delicias de los amantes del género y de aquellos que se acerquen por primera vez. Nintendo ha despertado a la bruja de un largo letargo por el que nunca debió pasar.

 

Calificación: 100

logo-comboanalisis

Rubén Araña Sánchez

Rubén Araña

Bayonetta es, simplemente, el rey de los hack n´slash. Su apartado técnico, musical y artístico lo convierten en uno de los mejores juegos del año, si no el mejor. Su apartado jugable es lo mejor de la generación hasta el momento y ha pasado a ser uno de los mejores juegos que he podido jugar en mi vida. Larga vida a la brujita de sabor cereza.

Calificación: 100

0 0 voto
Calificación
Más artículos
G.I. Joe World of Tanks
G.I. JOE llega a World of Tanks
1
0
¡Nos encantaría leer tus comentarios!x
()
x