Nintendo 3DS

[Opinión] New Nintendo 3DS y su desastroso lanzamiento

La compañía estrena la nueva revisión de su portátil en un contexto en el que han prevalecido los errores de distribución y el sentido común

Viernes 13, día señalado en el calendario desde ahora por dos motivos. A la clásica tradición supersticiosa que ha calado en la sociedad hasta un punto absurdamente romántico, se suma el lanzamiento de New Nintendo 3DS. De ella ya discutimos en esta casa tras su anuncio con una marejada de opiniones que dibujaban un futuro incierto de cara a su entonces lejano estreno. Lo que empezó en una conversación a varias voces, acabó en un monólogo de Adrián, exaltado por las condiciones en las que se producía el anuncio.

Ahora ya está en la calle, llevado a cabo más como un experimento sociológico que como tecnología de consumo. La costumbre de Nintendo de adelantar sus apuestas más importantes de la temporada provoca siempre efectos adversos a los que el mercado y consumidores esperan.

3ds-comparacion

New 3DS se erige como la versión definitiva de la portátil, pero aún se desconoce qué títulos formarán parte de su catálogo de exclusivos

 

New Nintendo 3DS tiene sus detractores desde el minuto uno. Es lícito y comprensible dada su extraña posición a medias entre la revisión portátil convencional y el elitismo que discrimina a todo el parque de consolas ya instaladas en nuestros hogares. Con este panorama, lo que escapa a todo entendimiento es la forma tan precipitada en la que se ha llevado el lanzamiento. La histeria colectiva se ha adueñado de todos, pero lo preocupante es que no viene motivada tanto por la relevancia del producto como por la miserable estrategia comercial, rastrera y fría con el usuario. No existe perdón posible por el que Nintendo limite la primera remesa de la portátil a un número tan vergonzosamente ridículo y cometer errores garrafales a pocas horas de su estreno en tiendas.

Conseguir una New 3DS XL en según qué comercios se ha convertido estos primeros días en una odisea hercúlea. Los afortunados en reservar el modelo azul vivieron un drama en plena vorágine de mensajes SMS de cara a recoger el producto. La ilusión de ir a por la anhelada consola se truncó entonces por la impotencia de descubrir cómo por una simple ineptitud en la distribución del producto, las portátiles de color azul quedaban anuladas por falta de existencias. ¿A quién hay que rendir cuentas en estos casos?

Algunas tiendas prefirieron mover dichas reservas a su versión de color negro. No se obliga al cliente a adquirir algo que no quiere (puede cancelarse recuperando el pago efectuado en calidad de señal), pero así no sufren cancelaciones en masa de clientes y al menos aseguran no quedarte sin consola, máxime cuando no hay otra nueva remesa hasta dentro de un mes. Un país entero que no verá una New Nintendo 3DS a la venta en un tiempo peligrosamente alarmante.

new-3ds-azul

El modelo azul ha volado de las tiendas y muchos usuarios han tenido que pasarse a su homónima negra si querían tener la consola de lanzamiento

 

La posibilidad de conseguir la consola hasta tres días antes de su estreno oficial agravó aún más la situación de desconcierto masivo. Nintendo nos ha empujado a mostrar nuestro lado más patético en esta sociedad capitalista. He visto colas interminables en tiendas por un producto que a escasas horas de su salida ya era víctima de la especulación, y eso no dice mucho a favor de sus principales responsables.

Bien es cierto que tampoco es un mal endémico de Nintendo, quizás el debate se dirija hacia los mecanismos de distribución y la feroz competitividad en las grandes multinacionales frente a las limitaciones de los pequeños negocios, los más perjudicados de estas estrategias financieras. Sería genial poder dotar de mayor objetividad y contraste este artículo, pero desgraciadamente ningún representante de estas compañías ha querido compartir con nosotros su versión de los hechos. No podré responder a este gran interrogante, pero las consecuencias son en cualquier caso irreversibles.

En este lanzamiento ha predominado la frustración, la confusión ante la falta de información y el desconcierto por encima de cualquier otro factor. La consola es probablemente una de las mejores revisiones de una portátil que se ha hecho en la historia, y aunque eso es innegable, sin embargo cierto plan renove ha empañado su recepción en el público.

GAME anunció su promoción como una vía plausible de obtener la nueva portátil sin trabas, entregando tu antigua consola. Quizás pecamos de ingenuos, de creer que estábamos ante la panacea en lo que a ofertas se refiere, pero a escasos días del lanzamiento la conocida cadena de tiendas especificaba sus condiciones. A la ya de por sí escasez de reservas, se sumaba el límite de 2000 unidades a nivel nacional. Solo los más rápidos accederían a él y si necesitabas hacer transferencia de datos de la antigua 3DS a la recién comprada máquina, más te convenía vivir cerca de la tienda para no quedarte con cara de póquer, pagando casi 200 euros y sin la certeza de poder recuperar luego el dinero si se llegaba al número máximo permitido.

plan-renove-game

Esta es la imagen de la discordia. Una estrategia inteligente para conseguir nuevos compradores.

 

Con este artículo no pretendo criticar ni adoctrinar en relación a las actitudes de una empresa o compañía, sino dejar constancia de una realidad que muchos jugadores vivimos y no se cuenta. Conviene aclarar esto porque New 3DS es impresionante y es justificable que una tienda intente sacar beneficios como quiera, dejando al margen conflictos éticos. El auténtico trasfondo que se extrae de este debate es mucho más preocupante. GAME no tendría que poner condiciones relativas a la transferencia entre máquinas si Nintendo tuviera un sistema de vinculación de datos acorde a nuestros tiempos. El ID Network es un fracaso a todos los niveles, con contenidos que se asocian a tu consola física en vez de a tu cuenta de usuario. Con el escenario que ha rodeado a New 3DS estos meses, la compañía podía haber enmendado este error descomunal, pero se ha quedado en otra oportunidad perdida de las que ya hemos olvidado la cuenta.

La ley obliga a las cadenas de tiendas a vender sus productos tecnológicos de segunda mano con todo lo necesario para su correcto funcionamiento. Esto se traduce en la necesidad de entregar un cargador junto a tu vieja portátil aunque paradójicamente en su día pagaras una cantidad desmesurada y no lo incluyese de serie. Desde la ignorancia de un consumidor sin conocimientos legales, ¿no vulnera Nintendo ninguna ley vendiendo un producto sin un accesorio imprescindible para su uso?

New 3DS, en palabras del PR de Nintendo España, viene a “suplantar el resto de modelos anteriores”, de ahí que se encuentre a la venta al mismo precio que las revisiones pasadas. La vida útil de 3DS no está del todo clara tras cuatro años en el mercado, pero New 3DS insufla energía más que demostrada a lo que le quede de recorrido. Ojalá sea mucho, porque New 3DS es una maravilla jugable que corrige todos los defectos achacables a los modelos anteriores. Pocos peros se me ocurren tras varios días sin separarme de ella. Quizás la longitud del nuevo stylus sea algo corta, o a lo mejor es que tengo unas manazas enormes -lo dejo ahí-, pero no hay detalles reseñables en este aspecto.

No hay duda sobre la validez del producto, aunque sí es más que reprochable el estrepitoso lanzamiento que ha recibido. Nintendo abraza la concepción más deshonrosa del “todo vale” a costa de la demanda y las ilusiones de muchos compradores. Su peor enemigo es el sentido común. La compañía hace suya la máxima de Maquiavelo, y es que si el fin justifica los medios, ¿en qué lugar queda la compañía frente a sus clientes?

Ya poco se puede hacer por esto (bueno, sí, reponer YA la consola en tiendas), pero si yo fuera Nintendo me apresuraría a justificar con lanzamientos por qué New 3DS debe estar en nuestras vidas. Solo entonces podré volver a mirarles a la cara mientras pago gustoso su próximo éxito de turno.


Comentarios

Aún no existe un hilo en el foro asociado a este artículo.

No tienes una sesión iniciada.

No puedes dejar comentarios.

Inicia sesión o regístrate como usuario para comentar y acceder a más funciones.