¡Bienvenido a ComboGamer!

Regístrate ahora para acceder a todas nuestras funciones. Una vez que te hayas registrado y hayas iniciado sesión, podrás crear temas, publicar respuestas a los hilos existentes, dar reputación a otros usuarios, acceder a mensajes privados, publicar actualizaciones de estado, administrar tu perfil y mucho más. Este mensaje se eliminará una vez que hayas iniciado sesión.

Sign in to follow this  
Rubén Araña Sánchez

Cocinillas para Dummies

Recommended Posts

He aprovechado que en la pollerí­a me han cortado por error el pollo en trozos en lugar de en cuartos (que es como lo pudo siempre) para hacer la receta de pollo frito al estilo KFC. No es exactamente igual, porque hay algunas especias que no tengo y que o he suprimido (pimentón picante) o las he sustituido por otras (tomillo por romero, por ejemplo), pero aún así­ creo que me ha quedado bien. Hubiera preferido empezar antes, pero tení­a otras cosas que hacer, por lo que me ha tocado comer a las tantas.
 
Al principio tení­a problemas para no perder parte del rebozado cuando se me pegaba a la espátula cuando iba a echarlo a la sartén, pero pronto comprobé que si habí­a harina en la misma, no se adherí­a y el rebozado quedaba intacto. Y de sabor me parece delicioso, sabroso, pero no excesivamente especiado.
 
Aquí­ dejo la receta: http://www.recetario-cocina.com/receta/pollo-frito-al-estilo-kfc/

 

451f1434.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

Es una bomba de colesterol por culpa del aceite, pero la verdad es que quiero probarlo a ver cómo me sale :)

 

Sí­, y en mi caso se le añade que las frituras me dan ardores muy serios. Por eso las hago muy de vez en cuando. 

 

Aunque bueno, hoy he hecho otra, aunque algo más sana. Se trata de sanjacobos, pero no al estilo habitual. Una amiga me dijo que se pueden hacer con calabací­n y que están más buenos. Hoy los he hecho y, efectivamente, están de muerte.

 
No voy a dejar receta alguna porque ya sabemos cómo es un sanjacobo: una lámina de queso fundido entre dos de jamón York rebozados en harina, huevo y pan rallado. Pues buen, es exactamente así­ pero con dos rodajas finas de calabací­n a cada lado del queso y bajo el jamón.  
 
Rico rico, como dirí­a Arguiñano. 
 
8cb91436.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

También hice natillas normales y corrientes para tener algo de postre casero.

 

8bcd1437.jpg

 

Aquí­ dejo la receta que seguí­:

 

Ingredientes:

 

- Leche entera, un litro

- Huevos, 8 grandes

- Azúcar, 150 gramos

- Maicena, 50 gramos

- Piel de un limón

- Canela, una rama

- Canela en polvo

 

 

 

 

Preparación:

 

Vamos a preparar unas natillas tradicionales que son perfectas para comer como postre o como merienda durante todo el año. Además de ser un postre muy rico, es sencillo de preparar. Con esta receta podrás hacer natillas para 3 o 4 personas, si necesitas hacer más cantidad o quieres hacerlas más grandes, aumenta las cantidades de los ingredientes, pero manteniendo siempre la proporción de los mismos, para que la receta siga manteniendo su esencia.

 

Primero vamos a separar las yemas de los huevos, ya que para hacer estas natillas sólo emplearemos las mismas, desechando las claras, que las puedes reservar para aprovecharlas en otra receta. También vamos a pelar el limón, lavándolo previamente, para quitarle la piel, con cuidado de cortar sólo la parte amarilla, ya que la blanca amarga y puede dar un mal sabor después.

 

En un cazo ponemos a calentar a fuego medio toda la leche, excepto un vasito que reservamos, y añadimos también la piel del limón y una rama de canela. Mientras va cogiendo temperatura la leche del cazo, junto al vaso de leche que hemos apartado, vamos a mezclar las yemas de los huevos, el azúcar y la maicena, hasta que quede todo bien mezclado formando una masa cremosa.

 

Una vez que la leche vaya a comenzar a hervir, rápidamente quitamos la rama de canela y la piel del limón y vertemos la mezcla que habí­amos preparado aparte, pero lo hacemos poco a poco, batiendo bien con una varilla manual de forma constante hasta que espese bien, pero con cuidado que no llegue a hervir. Es importante controlar este último paso, porque ni debe hervir la mezcla ni debemos agregar los huevos y demás ingredientes de golpe, ya que si bajamos drásticamente la temperatura se nos cortarán las natillas.

 

Cuando las natillas estén espesas, vamos a rellenar los cuencos en los que las serviremos de forma individual, espolvoreando un poco de canela en polvo para darle un toque de sabor y de color a las natillas. Metemos en la nevera y dejamos enfriar bien antes de comerlas, por lo menos 3 o 4 horas como mí­nimo.

 

Link: http://www.natillascaseras.com/NatillasCaseras/NatillasCaserasTradicional/NatillasCaserasTradicional.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Disculpa, siempre olvido que lo que aquí­ es muy común, puede no serlo en otros paí­ses. Aquí­ dejo la receta entonces, aunque no tiene mucho más de lo que comenté en una lí­nea. A lo que pone ahí­ debes tener en cuenta que yo le puse entre medias el calabací­n. Es decir: jamón York-calabací­n-queso-calabací­n-jamón York.

 

 
Ingredientes

Para 8 unidades

  • 4 lonchas de jamón york gruesas o 8 finas
  • 6 lonchas de queso tierno
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de harina
  • Pan rallado grueso
  • Aceite de girasol

san-jacobos-ingredientes-1-500x281.jpg

 

San Jacobos caseros muy fáciles: preparación de la receta

1.-  Coloca sobre la superficie de trabajo una loncha de jamón de york (usa dos si son muy finas). Coloca encima 3 lonchas finas de queso tierno o queso de fundir, si lo prefieres. Tapa el queso con jamón. Acuérdate de retirar la cera del queso, si es que la lleva.

2.- Corta en dos o en cuatro partes, según el tamaño que desees al final. Como he usado el tamaño de jamón de york cuadrado para sándwich, he cortado en cuatro, pero tú eliges el tamaño de cada pieza.

3.- Pasa cada cuadrado de san jacobo por harina, teniendo cuidado de que quede cubierto por toda su superficie. Insiste también en los bordes.

san-jacobos-preparacion-650x511.jpg

4.- Bate bien el huevo y pasa cada san jacobo por el huevo y luego rebózalo por el pan rallado. si no tienes pan de textura gruesa como el que he usado, usa el pan rallado qu tengas en casa. Insite bien en los bordes para que queden bien sellados.

5.- Calienta aceite de oliva virgen extra en una sartén a fuego moderado y frí­e los san jacobos con cuidado de que no se quemen porque se doran enseguida. Cuando tengan el color dorado que te gute a ti, retí­ralos del fuego y déjalos en un plato sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite. Sí­rvelos bien calientes para que al cortarlos el queso esté fundido y el rebozado bien crujiente. Verás qué ricos!

Link: http://www.annarecetasfaciles.com/2016/01/san-jacobos-caseros-faciles.htm

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sé que existen las empanadillas dulces, pero ¿y las croquetas dulces? Eso fue lo que me pregunté ayer, pero en vez de buscarlo, me puse manos a la obra e hice mi propio experimento. Estas croquetas dulces se componen de crema pastelera con extra de maizena para hacerla más compactas y tacos de manzana para simular los "tropezones" de las croquetas.

 

7cd81439.jpg

 

La receta que he empleado ha sido la siguiente:

 

400 ml de leche

3 yemas

80 g de azúcar

70 g de maizena (almidón)

Pelladura de limón

1 manzana

Pan rallado para rebozar

 

- Calentar a fuego medio o lento la leche junto con 30 gramos de azúcar y la peladura de limón (así­ se macerará mejor). Cuando comience a hervir, se apaga el fuego y se retira la peladura de de limón.

 

- Cortar la manzana en tacos pequeños y dejar en un lugar accesible cerca del fuego.

 

-Cascar los huevos y separar las yemas de la clara. Reservar esta última, pues la usaremos para el rebozado.

 

- En un bol, mezclar las yemas, el resto del azúcar y la maizena tamizada.

 

- Verter la leche progresivamente en dicho bol mientras removemos sin parar con una batidora de varillas. Devolver a la cazuela, a ser posible mediante un colador por si algo de la yema se hubiera coagulado o quedase algún trozo de piel de limón.

 

- Calentar a fuego medio-lento sin dejar de remover. Cuando haya alcanzado temperatura, se añaden los taquitos de manzana y se continúa removiendo hasta que quede una masa bastante espesa. Dejar enfriar.

 

- Ir sacando en trozos la masa para darle forma, igual que harí­amos con las croquetas. Rebozar en pan rallado, huevo (la clara sobrante, en realidad) y de nuevo sobre el pan rallado. Repetir este proceso hasta que terminemos con toda la masa.

 

- Una vez que el aceite para freí­r haya alcanzado una alta temperatura, freí­mos las croquetas, dorándolas al gusto.

 

OBSERVACIONES:

 

- Yo hice la masa de un dí­a para otro, por lo que al dí­a siguiente estaba frí­a y rí­gida y me costó más darle forma. Conviene que esté ligeramente caliente.

 

- Por muy pesado que parezca, conviene lavarse las manos una vez acabada cada croqueta para eliminar el pan rallado y la masa que se nos peque, pues si no es posible que cueste darle forma al pegarse a las manos con más facilidad.

 

- El sabor que quedó fue como el de la tarta de manzana. Quizás también podrí­a irle bien las pepitas de chocolate, las pasas o nueces o almendras molidas.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Hace un par de dí­as hice patatas rellenas. Me limité a cocerlas y vaciarlas y convertir su contenido en una especie de bechamel con leche pero sin harina/maizena (el puré de patata es ya de por sí­ espesante) nuez moscada, ajo en polvo, sal y pimienta. Hubiera estado mejor con tacos de jamón o bacon, pero como estamos a final de mes y estoy tirando de reservas, tuve que conformarme con chopped xD

 

Quizás deberí­a decir PATATA RELLENA, pues durante el proceso de cocción se me partieron todas menos una. Eso se debe a que, salvo esa (que tendrí­a casi un mes) el resto las habí­a comprado el mismo dí­a, y por lo que se ve si están demasiado tiernas tienden a romperse. Esas las reutilicé para otro plato que pondré a continuación. 

 

765d1445.jpg

 


Tal como dije más arriba, con las patatas destruidas durante el proceso de cocción improvisé un pastel de tres pisos: 1) pan de molde, 2) carne picada con tomate frito y cebolla triturados más pimentón, perejil, estragón y ajo en polvo y 3) la "bechamel" de patata que hice con las patatas de marras. La pega es que el pan de molde quedó crudo y el queso que tení­a no era mozzarela, sino en polvo, por lo que no quedó demasiado bien, Eso sí­, está de muerte.

 

df531446.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

Si algo tiene de bueno saber algo de pastelerí­a, es la ventaja de poder hacer tus propias tartas en acontecimientos sociales clave tales como cumpleaños, incluidos los propios. Para el mí­o tení­a pensado imitar una que solí­amos comprar año tras año en estas ocasiones, y que consistí­a básicamente en una tarta de nata, tanto en relleno como en cobertura, llevando almendras fileteadas adheridas a esta última, y con guindas en la parte superior. Para ser la primera vez, no me ha quedado mal, especialmente la presentación, aunque me hubiera gustado que estuviera un poco más dulce (es lo que tiene haber añadido el azúcar a ojo).

IMG-20161106-WA0001.jpg

IMG-20161106-WA0005.jpg

Algunos datos adicionales:

- La receta que seguí­ para hacer el bizcocho fue esta. La verdad es que cumple lo que promete, pues siempre que la hago me queda bastante esponjoso y alto, muy apto para tartas de todo tipo de presentación.

- Como siempre, parte de la misma era azúcar glas para que actúe como estabilizante de la nata montada, a la que añadí­ un poco de maizena para curarme en salud. No puedo dar medidas exactas ni proporciones porque, como digo, lo hice a ojo, pero calculo que en torno a la tercera parte del azúcar era glas.

- También empapé el bizcocho con el almí­bar de las cerezas, aunque se quedó algo justo. La próxima vez haré almí­bar extra y lo mezclaré con ese.

- Las guindas quedaron distribuidas de forma relativamente heterogénea porque en principio las coloqué al tuntún, hasta que vi que era mejor que ocupasen todo el perí­metro. De todas formas no habí­a bastantes para ese propósito, aunque poco faltó.

- La cantidad de nata empleada fue de tres bricks de 200 mililitros cada uno (600 ml en total), y me sobró una pequeña cantidad, de modo que calculé bien.

- Las almendras (recogidas directamente del árbol por nosotros mismos) fueron fileteadas a mano. No puedo especificar cantidad, pero ocupaba un tarro relativamente pequeño, y sobró.


También disponible como entrada en mi blog: http://aventurasagridulces.blogspot.com.es/2016/11/tarta-de-nata-con-almendras-fileteadas.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Como sobró bastante cerveza del dí­a de la celebración del cumpleaños y no bebo, la he empleado para fines culinarios y me he marcado un pollo a la cerveza con miel. Un deleite para el paladar.
 
Pollo%2Bcerveza%2By%2Bmiel.jpg
 
He seguido esta receta, a la que le añadí­ dos cucharadas de miel y hiervas que me trajo mi madre del pueblo, como tomillo, ajedrea, perejil, etc., así­ como algo de pimienta blanca molida.

Share this post


Link to post
Share on other sites

íšltimamente todo lo que hago son tartas de cumpleaños. Eso sí­, no me puedo quejar.porque, debido a la relevancia de la ocasión, son de ese tipo de tartas en las que se pone especial esmero en la presentación, lo cual me proporciona una oportunidad para innovar y practicar una faceta que he tenido bastante olvidada hasta momentos relativamente recientes.

En esta ocasión mi madre me encargó una tarta de bizcocho de chocolate con relleno de mermelada de albaricoque de su cosecha. Y dicho y hecho. Para el bizcocho seguí­ la primera receta de esta página, y lo cierto es que me quedó tan jugoso que no sé hasta qué punto fue un aporte del almí­bar de la compota de albaricoque (que apliqué generosamente con una brocha de cocina), y todo ello a pesar de que le sometí­ a un segundo horneado porque me daba la impresión de que habí­a quedado poco hecho. Sin lugar a dudas, es el mejor que he hecho hasta la fecha.

15284801_10210076730509019_7458080056251

En cuanto a la presentación, se nota que una amiga me prestó las boquillas de su manga pastelera, pues este acabado tan profesional jamás lo habrí­a logrado con las mí­as (siempre me quedan montones amorfos. La cobertura es el clásico baño de chocolate fondant y nata para montar a partes iguales, 400 y 400 para no pillarme los dedos, y las "barandillas" las hice realizando lí­neas en zig zag de chocolate blanco sobre papel de horno y enfriando brevemente en el congelador. Entre medias, coloqué unos conguitos para decorar. Las lí­neas de la tarta son de ese mismo chocolate, aunque aún tengo mucho que pulir en ese sentido.

Blog: http://aventurasagridulces.blogspot.com.es/2016/11/tarta-de-chocolate-la-tarta-de.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Para que veas que te leemos, Alf:

 

 

937e622b0f0e91bfb3626d0ed46095d1.jpg0d8ba6ada6891d5fa85975c194e6bbff.jpg

 

 

Hice el pollo a la cerveza y quedó buení­simo. Lo otro que se ve son papas, con crema, champignones y queso roquefort.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Me alegro de que lo hayas hecho, haya salido bien y te haya gustado. ¿Podrí­as dar la receta de tu otra preparación? Podrí­a usarlo también como plato acompañante para la próxima vez que lo haga (sí­, me ha gustado tanto que este mes también lo haré).

Share this post


Link to post
Share on other sites

Es simple:

 

Papas cortadas en rodajas, cocidas al horno primero. Champiñones feteados, los sofrí­es en aceite de oliva usando una sartén profunda, luego metes las papas en la misma sartén, echas crema de leche y queso roquefort, y cuando se derrita todo el queso y esté todo bien caliente, listo :)

 

Condimentos a gusto tipo sal y pimienta. Yo no suelo poner nada de eso y en todo caso que se ponga el comensal luego a su gusto.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Una de las muchas cosas que hice durante mi semana de retiro panadero en el pueblo fue masa de pizza. Seguí­ este tutorial y no tuve problemas (eso sí­, eché la mitad de la levadura que indica porque dicen los entendidos en pan que la cantidad estándar es una barbaridad). A ver qué os parece. 

 

[Youtube]
[/Youtube]

 

La verdad es que no me salió nada mal, fina por el centro y gruesa por los bordes. He descubierto que es la variante que más me gusta.

 

29e21482.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

Me lo apunto. No tení­a ni idea de lo de pinchar la parte más alta del huevo con un alfiler para que no se rompan con la cocción, ni de añadirle vinagre al agua para que no se salga la clara si por un casual ocurre, ni tampoco de que removiendo en los primeros quedaba más centrada la clara. Bah, resumiendo, no tení­a ni idea de cocer huevos, y así­ me salí­an xD
 

Hace unos meses cuando os pusimos la receta del Pincho San Fermí­n os dimos los puntos clave para cocer huevos duros perfectos para rellenar, pero a la hora de cocer un huevo y que quede en su punto entra también en juego el gusto de cada uno y hay quien prefiere la clara cuajada y la yema lí­quida, quien solo quiere el huevo como si estuviera pasado por agua, quien quiere la yema que no esté lí­quida pero que se pueda untar o quien lo quiere duro pero duro. Eso, independientemente del punto que le guste a cada uno, siempre buscamos un huevo con la yema lo más centrada posible y que la cáscara se despegue de la clara sin mayores dificultades.


Así­ que en Cocinillas, le hemos echado huevos al asunto, hemos puesto en marcha el cronómetro y nos hemos liado a cocer huevos como si no hubiera un mañana para que a partir de ahora los huevos nos salgan siempre en su punto. Estad atentos, porque un solo minuto de más o de menos puede suponer una gran diferencia.

El tiempo que hace falta para cocer un huevo duro perfecto

Para hacer este experimentillo hemos usado huevos de tamaño L, más que nada porque eran los que estaban de oferta en el supermercado :-). Si fuesen huevos de tamaño M, habrí­a que restar unos 30 segundos en las cocciones más cortas y unos 60 en las más largas.

huevos-duros-01-680x453.jpg

He aquí­ una docena de huevos tamaño L a temperatura ambiente, esto es importante, si están de la nevera los resultados no serán los deseados, avisados estáis.

huevos-duros-02.jpg

Para cocer huevos, como todos sabéis, hace falta agua, así­ que la ponemos a calentar con un pellizco de sal. Al menos yo siempre le pongo sal, aunque he leí­do que también se puede poner bicarbonato.

huevos-duros-03-680x453.jpg

Y un chorro de vinagre, aproximadamente 1 cucharada por cada litro de agua.

[Youtube]http://cocinillas.elespanol.com/wp-content/uploads/2015/03/huevos-duros-04-680x442.jpg

Y sí­, necesitamos un alfiler, a ser posible de cabeza grande para que sea más fácil de manejar.

huevos-duros-05-680x453.jpg

Y con ayuda del alfiler hacemos un pequeñí­simo orificio en el lado más ancho del huevo, con eso conseguiremos que al calentarse el huevo no estalle.

huevos-duros-06-680x444.jpg

Cuando el agua hierva es el momento de echar los huevos.

huevos-duros-07-680x495.jpg

Hay que hacerlo con delicadeza para evitar que se rompan, por eso lo mejor es dejarlos caer sobre el fondo de la olla con una cuchara.

huevos-duros-08-680x453.jpg

Así­ hasta que los hayamos sumergido todos en el agua hirviendo.

huevos-duros-09-680x453.jpg

Durante los primeros minutos debemos remover el agua para que se formen remolinos y los huevos cambien de posición arrastrados por los mismos, esto debemos hacerlo para que las yemas queden lo más centradas que sea posible.

huevos-duros-10-680x453.jpg

En cuanto se cumpla el tiempo necesario para alcanzar el punto que buscamos, los sacamos y los dejamos en un recipiente con agua frí­a.

huevos-duros-11-680x523.jpg

A veces es inevitable que en algún choque se rompa la cáscara de alguno de los huevos, pero gracias al vinagre no se saldrá por fuera. Aquí­ fue eso lo que pasó.

huevos-duros-12-680x453.jpg

Y aquí­ los doce huevos con distintos puntos de cocción en hueveras improvisadas con vasos de chupito.

huevos-duros-13-680x453.jpg

Durante los cuatro primeros minutos (fila superior) no es posible pelar el huevo porque la clara, aunque ha empezado a cuajar, no se ha solidificado. En los 4 minutos restantes (fila central), la clara está más cuajada y la yema pasa de estar lí­quida a estar “untuosaâ€, en la fila inferior, entre 9 y 15 minutos, los huevos pasan de estar en el punto perfecto para preparaciones como los huevos rellenos a estar sobrecocidos.

huevos-duros-14-680x453.jpg

he aquí­ el resultado del experimento:

1 minuto: En el interior de la cáscara se ha cuajado aproximadamente un milí­metro de clara y el resto del huevo está crudo.
2 minutos: Entre 2 y 3 mm de clara cuajada y el resto lí­quido
3 minutos: La clara está casi completamente cuajada, pero muy blandita y la yema cruda.
4 minutos: La clara está completamente blanca y la yema cruda.
5 minutos: A partir de los 5 minutos ya se puede pelar sin romperse, la clara está cocida y la yema todaví­a cruda.
6 minutos: Clara cocida y yema aún lí­quida aunque ya no sabe a crudo.
7 minutos: La yema empieza a cuajar.
8 minutos: La yema está casi completamente cuajada y tiene una textura untuosa.
9 minutos: Se sigue endureciendo la yema.
10 minutos: Es lo que normalmente conocemos como huevo duro.
12 minutos: La yema está sobrecocida y se empieza a deshacer.
15 minutos: La yema tiene un exceso de cocción y tiene una textura harinosa. Si no se consume de inmediato se empezará a poner verdosa.
Para mí­ están perfectos a los 8 minutos, ¿y para vosotros?

Link: http://cocinillas.elespanol.com/2015/03/tiempo-para-cocer-un-huevo-duro-perfecto/

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this