La Tierra Media Sombras de Mordor

Warner Bros no quiso de ‘Sombras de Mordor’ un juego basado en la película ‘El Hobbit’

Bob Roberts, diseñador jefe de Monolith Productions -no confundir con Monolith Soft, actual estudio interno de Nintendo-, ha asegurado que desde Warner Bros Entertainment no querían de La Tierra Media: Sombras de Mordor un videojuego basado en las películas de El Hobbit, que tienen como protagonista al joven Bilbo Bolsón antes de la gran aventura de Frodo que todos hemos disfrutado ya. De ahí que el título sea una entrega completamente original, alejada de las licencias cinematográficas, que no cuentan en la actualidad con una buena imagen dada la calidad media de estas.

De esta manera, la empresa buscaba un producto en la línea de Batman: Arkham Asylum que tan buen resultado ha dado no sólo a la compañía, sino también al superhéroe. Así lo asegura Roberts en las siguientes declaraciones:

Ellos nos dijeron: “no tratéis de hacer un juego de la película”. Creo que tienen mucha confianza por el buen resultado de Arkham Asylum, que no fue un juego de película más. Basarnos en las películas de El Hobbit, ampliar el bullicio en torno a este universo y sus juegos hubiera sido genial, pero teníamos que hacer algo que destacara por sí mismo, como una historia independiente que funciona y que cuenta su propia trama.

Tal decisión llevó al estudio a situar el argumento entre los hechos ocurridos entre El Hobbit y El Señor de los Anillos. La Tierra Media: Sombras de Mordor nos pone en la piel de Talion, un Montaráz de la Puerta Negra que es asesinado junto a su familia y resucitado más tarde por un poderoso espectro. A partir de entonces, se inicia una aventura que llevará al jugador a combatir al ejército de Sauron. El juego estará disponible a partir de mañana para PlayStation 4, Xbox One y PC -aunque, como es habitual ante grandes lanzamientos, el juego ya se puede adquirir en algunas tiendas-, mientras que su llegada a PlayStation 3 y Xbox 360 está prevista para el 21 de noviembre.

¿Creéis que ha sido la decisión correcta? ¿Es hora de dejar atrás los videojuegos basados en licencias cinematográficas y dotarles de personalidad propia o son productos que no deberían de perecer?