Nombre: Forever Carlyle

Otros alias utilizados:
Comandante Carlyle, Eve, Lazarus

Primera aparición:
Lazarus # 1 (2013)

Creadores: Greg Rucka y Michael Lark

Si la visión de nuestra historia está fuertemente condicionada por el presente, es decir, nuestras condiciones de existencia más o menos concretas, con más motivo lo proyectamos hacia un futuro que no sabemos muy bien cómo será, pero que creemos intuir a partir de aquél. Así, en el universo de Lazarus, que es el que hoy nos ocupa, se han llevado al extremo muchos procesos que ya de por sí se han agudizado en los últimos años. Si hoy en día la riqueza se está acumulando en cada vez menos manos, aquí directamente el poder ha sido asumido por un escaso número de familias que se reparten el dominio del planeta. Si, en sentido opuesto, la pobreza y la precariedad hoy ha repuntado y a muchos les faltan derechos y oportunidades que les corresponde sobre le papel, en el mundo de Lazarus grandes masas totalmente depauperadas carecen de cualquier estatus jurídico y son calificados despectivamente como “sobrantes”. Las capas medias se reducen a un puñado de individuos junto con sus familias que, bajo la nomenclatura de “siervos” (en su mayoría sobrantes que accedieron a ese estatus mediante pruebas de selección periódicas), realizan los trabajos necesarios para la supervivencia de la familia dirigente, ya sean de carácter científico, técnico, productivo, de servicios o de entretenimiento.

La salvaguarda de todo este entramado depende de una pieza central: el Lazarus, una persona de cualidades sobrehumanas que, como parte integrante de la familia (aunque con muchos matices, como veremos) consagra su vida a la defensa de ésta. Este es el caso de Forever Carlyle, en torno a la cual gira la historia.

La Lazarus de Carlyle

Forever Carlyle es una joven de unos diecinueve o veinte años cuyo aspecto endurecido le confiere un aire más adulto. Destaca por una complexión extremadamente atlética fruto de una vida consagrada al entrenamiento físico y, especialmente, una expresión severa con la que parece capaz de cumplir cualquier misión que se le ordene sin vacilación alguna. El uniforme negro que suele usar cuando está de servicio (con el estandarte Carlyle del ADN y la espada estampado en el hombro) hace juego con su cabello largo y moreno y su tez oscura.

Forever puede ser implacable y rápida como una centella.

Buena parte de la vida del Lazarus de Carlyle ha transcurrido en el complejo Secuoya, en Sierra Nevada (California). De hecho, fue “creada” por ingeniería genética en ese lugar, bajo la permanente supervisión del personal científico, especialmente de James y de su “hermana” Beth. Este hecho es ignorado por la protagonista, quien cree ser hija biológica de Malcolm Carlyle. Esta manipulación de su ADN, sumado a sus dosis diarias de complementos alimenticios y sustancias químicas es lo que le proporciona en gran medida esas habilidades extraordinarias, como su prodigiosa capacidad de regeneración hasta de las heridas más graves (lo que en la práctica la hace casi inmortal), su portentosa fuerza, agilidad y reflejos y su notable tolerancia al dolor. Es lo que el personal considera el “mantenimiento” diario.

No le gusta que se refieran a su tratamiento como “mantenimiento”.

La otra gran pieza de las cualidades de Forever radica en su férreo entrenamiento y educación. Desde niña vivió única y exclusivamente para ser la más fuerte. Bajo las enseñanzas de Marisol (quien hacía de facto tanto de tutora como de entrenadora personal), poco a poco fue aprendiendo los secretos de las artes marciales, la esgrima y demás técnicas de combate, tanto a cuerpo a cuerpo como a distancia, al tiempo que, mediante técnicas poco ortodoxas (golpearla varias veces en la espalda con una espada de madera, por ejemplo) la entrenó para soportar el dolor. Aunque no lo hacía de buen grado, pues, de hecho había desarrollado un vínculo afectivo hacia la niña, tanto ella como la propia Forever no osaban desobedecer las órdenes del patriarca. Durante toda su niñez éste apenas la hizo visitas, y las raras veces que tenían lugar la trataba con severidad. El mensaje era claro, de ella dependía la seguridad de toda la familia, lo que requería una férrea disciplina y una fortaleza sin igual. Durante toda su vida fue adoctrinada para tal fin.

Durante su niñez, el trato recibido de su padre fue gélido.

Las responsabilidades de Forever

Podrían resumirse todas las funciones de Forever en una sola: velar por la seguridad de Carlyle. Este papel clave que debe desempeñar, acatando las órdenes sin tan siquiera cuestionarlas, requiere puestos de responsabilidad en consecuencia. Para ello fue nombrada comandante del ejército de la familia. Debido a que América del Norte se encuentra “balcanizada” en territorios que son patrimonio de familias con las que existe relaciones tensas o abiertamente hostiles (el oeste de Estados Unidos y de Canadá es de la propia Carlyle, México y América Central son de Morray, el este de Canadá de Bittner, este de Estados Unidos y Caribe de Hock y Alaska disputada entre Carlyle y Vassalovka), tanto la guerra como la diplomacia presentan una importancia de primer orden. No sólo es una gran combatiente (de hecho fue concebida prácticamente como una máquina de matar), sino también una excelente estratega, y en alguna ocasión actúa como portavoz autorizada de la familia. En el plano interior, se ocupa de abortar las actividades de Los Libres, una organización revolucionaria que basa su acción fundamentalmente en actos terroristas aislados (al menos por lo que se ha visto hasta el momento).

Forever es temible en el campo de batalla.

En el seno de la familia Carlyle se ha una paradoja. Aunque Malcolm cuenta con cuatro hijos biológicos, es en la Lazarus en quien más confía. En las situaciones especialmente graves acostumbra a reunirse a solas con Forever, ya sea para ordenarle alguna misión de alto secreto o incluso para conocer su opinión y su particular análisis de los hechos. En ocasiones también la trata con cierto afecto paternal, sin que se sepa a ciencia cierta en qué medida es un gesto sincero y en cuál lo es como medio de asegurarse su lealtad mediante los vínculos emocionales. En cualquier caso, la “influencia” que aparentemente tiene en su padre es considerada como una ofensa personal para algunos de sus hermanos más ambiciosos que buscan una mayor cota de poder y que no comprenden cómo puede dar tanto crédito a un simple Lazarus.

De entre todos sus hijos, es a Forever a quien más parece tener en cuenta.

A pesar de todo, no deja de ser una paria. Por lo general suele estar al margen de los acontecimientos sociales de la familia y no tiene participación en las reuniones más importantes. En general, y debido a lo diferentes que son de los humanos medios, no puede decirse que ella ni ningún otro Lazarus tengan relaciones particularmente estrechas con gente “normal”. Esto les lleva a desarrollar cierto grado de camaradería entre ellos, aunque sepan que posiblemente sus respectivas familias podrían ordenarles a matarse entre ellos sin que sean capaces de negarse. Es precisamente con otro Lazarus (Joacquim Morray) con quien Forever desarrollará cierta relación de amor platónico, y en cuyas situaciones demuestra que, pese a estar muy curtida en lo que se refiere a los asuntos bélicos y diplomáticos, en el plano emocional presenta no pocas carencias. De hecho, bajo esa fachada implacable se esconde una persona leal y de buen corazón.

Los Lazarus sienten estar entre iguales cuando se reúnen.

Conclusión y recomendaciones

Forever es el Lazarus de la familia Carlyle y, como tal, constituye el pilar fundamental de la defensa de la misma, a la cual se encuentra atada tanto a nivel afectivo como artificial. Su descomunales dotes físicas y su sobrenatural capacidad de regeneración se combinan con una extraordinaria capacidad analítica que la permite desenvolverse extremadamente bien en el ámbito estratégico y diplomático. Pese a haber sido concebida como una especie de máquina de matar, en realidad entraña una noble personalidad.

A diferencia de la mayoría de las series de las que he hablado, Lazarus sólo cuenta con cuatro volúmenes publicados en España (recientemente ha salido el quinto en inglés, por lo que no debe quedar mucho para que llegue), de modo que le queda un amplio margen de evolución. En España, la edición la lleva Norma Editorial, mientras que la estadounidense original es de Image Comics.

Lazarus #1
Lazarus #5 (en inglés).