Nombre: Apolonio

Primera aparición: 
La balada del norte
 # 1 (2015)

Creador: Alfonso Zapico

Los años treinta del siglo XX fueron extremadamente turbulentos a nivel político y social en el conjunto de Europa, y España no sólo no fue una excepción, sino que es el país del extremo occidental donde las luchas de clases cobraron mayor visibilidad. De un lado, estaban las masas populares subsistiendo en las condiciones más miserables y que nutrían un movimiento obrero (tanto en sus rama política como sindical) en constante expansión.

Del otro, y en las antípodas del anterior, una minoría dirigente dueña de la mayor parte de la tierra, de la industria, la banca y, en el caso de la Iglesia, de los dogmas de fe divulgadas desde el púlpito y las aulas. Cuidaban con celo sus privilegios seculares, por lo que eran sumamente hostiles a las tímidas pero importantes reformas que gobierno progresista republicano trataba de implantar. La victoria electoral de 1933 de la fascistizada CEDA y de los liberales del Partido Radical (escorados a la derecha en aquella época) parecía devolverles su anhelado estatus quo…

Es en esta época en las que nos veremos sumergidos de lleno en La balada del norte, la novela gráfica de Alfonso Zapico, de la que pasaremos a hablar desde el prisma de Apolonio, uno de sus personajes más destacados.

Capataz de la mina de Montecorvo

Apolonio es un hombre de mediana edad de constitución corpulenta, de cabello moreno cubierto por una boina, bigote y barba poco cuidada. En conjunto, su rudeza en apariencia y carácter es un fiel reflejo del minero medio de la época. Su trato puede resultar áspero y, en ocasiones, duro y severo, pero en el fondo, y como veremos, sus mejores cualidades son su sencillez y su humanidad.

Como capataz de la mina de carbón de la ficticia localidad asturiana de Montercorvo. Por lo tanto, su posición dentro del complejo es relativamente ventajosa. Dirige las labores diarias en la mina, y se muestra particularmente estricto con aquellos que, por su juventud, no han asimilado las normas de comportamiento en el trabajo. No obstante su cercanía de trato y sus dotes de liderazgo le han hecho ser respetado por todos, no sólo por los trabajadores, sino por los mandos intermedios del complejo, entre los que suele interceder.

Apolonio puede ser muy estricto, por por buenas razones.

Sus responsabilidades también incluyen cuidar las propiedades clave de la mina, como las llaves del almacén de dinamita, la cual será requerida por aquellos personajes más proclives a la revolución. Éste, aunque jamás se le ocurriría delatarles, se niega en redondo a entregárselas. Al menos, en un principio…

En un principio, se niega a dar las llaves a los revolucionarios.

Revolucionario circunstancial, marido y padre

Y es que el personaje que nos ocupa es, ante todo, un hombre sencillo que por regla general evita meterse en más complicaciones de las necesarias. Bastante tiene con su trabajo en la mina y las labores agrícolas con las que complementa sus medios de subsistencia (como mínimo, posee un pequeño corral con vacas lecheras y gallinas). Sin embargo, las penosas condiciones de trabajo resultan cada vez más insoportables. Por mucha buena fe y diálogo con los que apelaba a sus superiores, éstos se mostraban inflexibles con los mineros rasos, además de su absoluta indolencia a la hora de reparar a las familias damnificadas por la alta siniestralidad del trabajo en la mina (las muertes y lesiones por derrumbamientos, explosiones, etc. eran el pan de cada día). Por si fuera poco, la escasez era generalizada entre las clases más humildes.

Las autoridades son del todo inflexibles con los trabajadores.

Debido a esto, la indignación de Apolonio fue en aumento hasta que, una vez que la gota colmó el vaso, decidió entregar las llaves del polvorín a los revolucionarios y unirse a las reuniones secretas que organizaban sus cabecillas. Con todo, su escasa o nula trayectoria en la militancia política y su espíritu pragmático hacían que frecuentemente terminase hastiado de las discusiones bizantinas entre comunistas, anarquistas y socialistas, las tres grandes facciones que preparaban la insurrección.

Apolonio no lleva muy bien las eternas discusiones entre las distintas facciones revolucionarias.

En lo personal, está casado con Amalia, una mujer con carácter que no duda en poner los puntos sobre las íes a su marido y cuyo trabajo está también vinculado con la mina, aunque, como el resto de mujeres, dedicado a limpiar mineral a cielo abierto. Eso sin olvidar las labores domésticas y, al parecer, su oficio en un lavadero. Ambos tienen una hija con común, Isolina, una joven inteligente, independiente y de fuerte personalidad que trabaja como empelada del hogar en la mansión del marqués de Montecorvo (dueño del complejo minero en el que trabajan), y hacia la cual Apolonio, como hombre de su tiempo, se muestra sobreprotector en extremo. La relación romántica que ésta mantiene con Tristán, hijo del marqués, promete acarrear conflictos de interés en la revolución que está por llegar.

La sobreprotección para con su hija puede alcanzar altas cotas.

Conclusión y recomendaciones

Apolonio es un capataz de la mina de Montecorvo Alto. Pese a no ser lo que en la época se conocía como “revolucionario profesional” ni a tener un pasado políticamente militante, las insoportables condiciones del momento le empujaron a pasar a la acción sumándose a la célebre revolución de Asturias de 1934. Técnicamente no es el protagonista de la historia (éstos son Tristán e Isoldina), aunque su papel en la historia es clave, puesto que es a través de este personaje como conoceremos las condiciones extremas de la vida en las minas y de cómo se va fraguando la insurrección.

La balada del norte es una novela gráfica de Alfonso Zapico que retrata magistralmente y en toda su complejidad una de las épocas más olvidadas de nuestra historia reciente. Editado por Astiberri, hasta el momento existe un único tomo publicado en 2015, aunque el segundo saldrá a la venta el 28 de abril de este año, por lo que sólo habrá que esperar poco más de un mes para seguir disfrutando de esta fascinante historia cuyo final no promete ser demasiado feliz.

Tomo 1.
Tomo 2 (próximamente).
¡Sorteo Smash!
¡Participa de nuestro sorteo de Super Smash Bros. Ultimate!