Nintendo Switch

[Análisis] ‘The Coma: Recut’

Una aventura coreana de terror y exploración que nos hará explorar un instituto lleno de oscuridad. Para saber más, sentaos en vuestros pupitres antes de que suene el timbre de clase y prestad atención a lo que nuestra amable profesora tiene que contarnos

Título: The Coma: Recut

Plataforma: Nintendo Switch, PC, XBox One

Desarrolladora:
Devespresso Games / Stage Clear Studios

Publicado por:
Digerati

Género: Aventura/Exploración, Terror

Lanzamiento:

20/9/2017 (PC, XBox One)

21/12/2017 (Switch)

A veces las cosas que llegan a ti por sorpresa son las más gratificantes, como un disfrute que no esperabas y que te sacan un poco de la monotonía diaria. A esto podría añadirse que, si además fuiste atraido a esa cosa como si hubiera algo que te llamaba, las sensaciones (tanto negativas como positivas) se verán potenciadas.

Esto mismo me sucedió con The Coma: Recut. Apareció en la eShop como si nada, y con el trailer y la descripción de la pantalla de compra tuve suficiente para saber que ahí había algo bueno.

Y en efecto no me equivocaba… o no del todo.

Como suelo irme por las ramas, voy a empezar por contaros un poco de qué va The Coma: Recut sin entrar mucho en spoilers. En resumidas cuentas, encarnamos a un chico que ha de enfrentarse a uno de esos exámenes que ponen a prueba tanto tus conocimientos como la clase de estudiante/profesional que serás en el futuro. Y claro, esto conlleva un estrés importante, por lo que la noche en vela estudiando, los nervios de tener la hoja enfrente y no tener ni idea de qué contestar a pesar de haber dado tu mayor esfuerzo pasan factura. Y es en este punto donde no empieza, si no que continúa el terror.

Porque The Coma va de terror. Terror a tu profesora, a los abusones, a las tareas sin terminar.

Mi recomendación personal es jugarlo con el volumen medio alto y la luz apagada, en completa tranquilidad. De esta forma os empaparéis de la atmósfera oscura y sobrenatural que impregna cada una de las aulas del instituto del que trataremos de salir por todos los medios. Cadáveres colgando, vísceras y extrañas formas grotescas, y una historia que entrelaza la cruda y vulgar realidad casi ajena a nosotros con lo sobrenatural e increíble que tenemos delante. No hay grandes sustos ni escenas terriblemente perturbadoras, pero sí que se llega a sentir el agobio típico de cuando sabes que algo malo va a pasar.

La premisa principal es simple: salir del instituto haciendo uso de nuestras limitadas habilidades.

Podremos correr, rodar, iluminar nuestro camino con una linterna, utilizar algunos objetos para otorgarnos salud o recuperarnos de algún estado negativo y, sobre todo, escondernos.

Escondernos y mantenernos en silencio será de vital importancia durante todo el juego.

¿Escondernos de qué? Pues de la asesina que ha decidido perseguirnos incansablemente.

En este punto creo que casi cualquier cosa que diga estropeará la historia, así que no entraré mucho más en los personajes.

Iremos descubriendo la verdad tras lo que sucede según avancemos en la historia, aunque casi de igual importancia para entender lo que sucede en el instituto será recoger y leer las notas que iremos encontrando en aulas, cajas, etc. Estas notas nos acercan al resto de alumnos, a las relaciones entre ellos que dan lugar a una historia más profunda. Cuando vas juntando partes de una misma historia realmente se siente como volver a esos cotilleos de colegio en los que relaciones amorosas y peleas entre una y otra clase eran acontecimientos de importancia para el futuro.

Explorar todas las estancias del instituto nos recompensará con objetos y notas que ayudarán a dar forma a la historia.

Volviendo un poco a las mecánicas, he de resaltar algunos aspectos negativos que creo lastran bastante la experiencia jugable (a menos en la versión para Nintendo Switch). Una de ellas sería la respuesta de las acciones que queremos realizar. Habrá momentos en los que esquivar o abrir una puerta en el momento correcto serán vitales para sobrevivir y seguir adelante, y en muchas ocasiones el juego no responde adecuadamente, pues más de una vez habrá que pulsar el botón varias veces seguidas hasta que se ejecute la acción. A veces no importa demasiado, pero en los momentos de mayor tensión será frustrante morir una y otra vez hasta conseguir que el juego responda como queremos.

Una segunda cosa, pero muy ligada a la primera, es la dificultad variante. Por lo general no es nada del otro mundo, será muy normal morir varias veces según avancemos hasta que encontremos los caminos correctos evitando enemigos que caen, explotan o nos arañan bajo una mesa, pero nuestro enemigo principal, esa asesina que nos persigue, muchas veces se quedará tras la puerta varios minutos una vez la despistemos escondiéndonos de ella. Literalmente dejé el juego 5 minutos encendido antes de salir de mi escondite y ella seguía allí, con lo cual volvía al primer problema de que el juego respondiera correctamente para esquivarla justo al cruzar la puerta y correr a esconderme a un lugar distinto más cerca de mi objetivo.

Este aspecto puede tener una doble interpretación: puede ser efectivamente un fallo, pero yo prefiero pensar que es algo hecho a propósito, que esa asesina nos ha visto entrar en el baño, y aunque cuando ella entró no nos vió (porque no se le ocurrió abrir una de las puertas de los retretes), sabe de sobra que seguimos ahí y esperará un buen rato a que salgamos.

Aún con todo ello, The Coma sabe guiarnos hacia el final mediante unos escenarios y banda sonora que arropan la historia y ayudan a transmitir cada una de las sensaciones que se pretenden.

Es curioso porque el final me sorprendió muy gratamente. Estaba tan centrado en avanzar por pasillos oscuros que olvidé la realidad que esperaba fuera. En cierta medida sentí que Youngho, el estudiante al que encarnamos, no quería salir de esa pesadilla porque tal vez era más real de lo que cabría imaginar.

Pero el descubrirlo y llegar a esa u otras conclusiones ya queda en vuestras manos.

Si el idioma (el juego no está disponible en español) y pulsar los botones más veces de las que deberían ser necesarias no os asustan, atreveos a terminar esta historia de terror escolar que hará que os planteéis si tal vez no hubiera sido mejor idea empezar a estudiar antes el examen y, sobre todo, dormir un poco más antes de enfrentaros a él.

Conclusión

The Coma: Recut resulta una gran aventura de terror con un mensaje de fondo muy real que sobresale por encima de los fallos en el control. Una pena que no llegue traducido al español, pues aunque no sea necesario un gran nivel de ingles para entender los diálogos, puede que esto tire para atrás a algunos y la verdad es que esta historia merece una oportunidad.

Calificación 71%
Calificación de los Lectores
0 votos
0
Tocando AQUÍ puedes comentar esta noticia y otras directamente en nuestro foro

No tienes una sesión iniciada.

No puedes dejar comentarios sin iniciar sesión como usuario.

INICIA SESIÓN O REGÍSTRATE AQUÍ para comentar y acceder a más funciones.