Mantis Burn Racing Nintendo Switch

[Análisis] ‘Mantis Burn Racing’

Switch recibe este juego de carreras de vista superior, con todos sus DLC incluidos y a 60 FPS. ¿Qué tal nos ha parecido?

Título: Mantis Burn Racing

Plataforma: PC, PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch

Desarrolladora:
VooFoo Studios

Género: Carreras con vista superior

Lanzamiento:
12/10/2016 (PC, PS4, XBO)
23/11/2017 (Switch)

Previamente lanzado en otras plataformas hace un año, Mantis Burn Racing ahora ha llegado a Nintendo Switch, y es otro de esos juegos que se sienten perfectos para un dispositivo portátil. Esto, a veces, llega a ser un problema, ya que la Switch es, además de portátil, una consola de sobremesa, y necesita en su catálogo juegos que no sólo exploten el potencial de consola portátil, los cuales están abundando últimamente. Y que no se me malentienda: sucede en todas las tiendas digitales actuales. La PS Store está abarrotada de títulos que son de móviles también, sin ser esta una consola portátil. Personalmente no creo que sea algo malo, ya que hay juegos que realmente trascienden el apartado técnico, quedando el mismo en segundo plano. Vamos a ver si es el caso con Mantis Burn Racing.

Personalmente, siempre me han gustado los juegos de carrera arcade, que son más relajados y directos que las simulaciones de carreras realistas. A mi me gusta mantener el botón de acelerar apretado, y sólo soltarlo a veces para “frenar”. Me divierte ir a tope, chocar en algunas curvas imposibles, e incluso encontrar la forma “estratégica” de chocar en esas curvas para aprovecharlas mejor sin disminuir la velocidad, antes que buscar la forma de frenar para tomarlas de una forma correcta.

Mantis Burn Racing en su núcleo es un juego de carreras estilo arcade con vista superior, de los cuales han habido muchos para móviles en estos últimos años, destacando especialmente los Death Rally, pero muy pocos en consolas, quizás por ser un subgénero no tan rentable como pueden ser las plataformas, por ejemplo.

El modo de carrera de Mantis Burn Racing está compuesto de varias temporadas, las cuales deberás ir superando hasta llegar al evento final de esa temporada y poder pasar a la siguiente. Como sucede con todos los juegos carreras de arcade (y hasta con las películas de coches, como Fast & Furious), no esperes mucha historia aquí, solo gana carreras y conviértete en el campeón. Para darle variedad, en cada temporada compites en varios tipos de carreras diferentes, desde el clásico modo de correr para terminar primero, a un modo contrarreloj, uno donde sumas puntos según tu posición y termina cuando alguno de los corredores llega a 10000 puntos, o uno en donde el último lugar es eliminado en cada vuelta hasta que solo quede uno. Debo decir que este es un detalle interesante, ya que al ser muchas las carreras que tendrás que superar, que sean pruebas distintas te da esa sensación de variedad que hace que no te aburras haciendo siempre lo mismo. Además, en cada carrera tienes objetivos a cumplir para ganar engranajes (Gears) extra, que luego comentaré para qué nos sirven. Estos objetivos son del estilo “Derrapa por más de 30 segundos”, o “Haz un salto largo”, y cosas de ese estilo. Aun así, creo que el juego falla en su intento de darnos variedad, ya que tarde o temprano te darás cuenta de que todos esos modos terminan siendo iguales: intenta quedar primero, lo más pronto posible, y mantén esa posición o amplía tu ventaja cada vez más. De esa forma ganas las carreras donde tienes que salir primero, ganas las que son de eliminar al último en cada vuelta, y ganas las que son de sumar puntos ya que el primer puesto suma más rápido que los demás. Los derrapes y los saltos largos los logras sin siquiera prestar atención, ya con solo correr normalmente estarás cumpliendo los demás objetivos fácilmente.

Mantis Burn Racing

Los escenarios se ven bastante bien

Hablando de dificultad, las primeras tres temporadas de novatos se pueden superar con un mínimo esfuerzo. Una vez que ingresas a las temporadas Pro es donde Mantis Burn Racing se pone difícil. La IA mejora sustancialmente y te hace trabajar por tu ventaja, castigándote por cada curva que hayas tomado mal. También aquí es donde Mantis Burn Racing es más divertido, cuando te obliga a tomar decisiones en la pista en una fracción de segundo. Junto a la dificultad aumenta también la velocidad. Cuando recién empiezas, el juego parece ser super lento, y su fluidez de movimientos ayuda a eso (corre a 60 FPS en Switch), pero notarás el aumento de velocidad al obtener el buggie por primera vez, y luego lo notarás aun más al pasar a las temporadas Pro.

En el aspecto gráfico no es nada muy destacado. Las pistas se ven bien, el juego va fluido como ya comenté, y los coches parecen más juguetes que coches de verdad, con texturas prácticamente inexistentes y colores bastante planos. Los menús del juego son bastante estándar, y un poco extraños para la Switch, ya que parecen más de un juego de PC. Es como Street Fighter V y su horrendo menú más de PC con Windows XP que de PS4 por ejemplo. El apartado sonoro casi olvido mencionarlo porque directamente es como si no existiese. Están los sonidos de los coches, los choques y tal, y también hay algo de música por allí que es tan olvidable que no puedo recordar ni una sola melodía ahora mismo. Si lo hubiese jugado con el sonido apagado sería lo mismo.

En cuanto a la jugabilidad, derrapar es la habilidad que necesitarás dominar temprano y utilizar con frecuencia. Cuando la dificultad aumenta, muchas carreras se ganan o pierden según cómo decidas tomar las curvas. No es una ciencia derrapar, ya que simplemente tienes que mover el analógico hacia la dirección que quieras tomar sin dejar de acelerar, y si la curva la haces cerrada, derraparás. La dificultad viene en calcular cuándo y desde qué lado de la pista comenzar la curva, además de cuándo dejar de girar y ponernos recto. Derrapar mal puede hacernos ir hacia un lado de la pista o al otro, y terminar chocando con algo que nos frenará mucho o, lo peor, que choquemos con una saliente que nos detenga totalmente.

Mantis Burn Racing

No siempre correrás en pistas de tierra y piedras

Cada tipo de automóvil se maneja de manera diferente, pero todos son divertidos para competir, desde los ligeros buggies livianos que se descontrolan al saltar hasta los enormes camiones que arrasan con la competencia. VooFoo hizo un gran trabajo al darle a cada auto una buena sensación de peso en las pistas. Hay 3 pesos diferentes (liviano, medio y pesado), y 5 modos (novato, regular, pro, elite y batalla). La diferencia es notable y eso se agradece.

Uno de los objetivos en Mantis Burn Racing proviene de la acumulación de Gears, que usarás para desbloquear nuevos eventos y avanzar a tu próxima temporada. Los Gears se pueden ganar al ganar carreras o completar desafíos en la carrera, como mencioné. También verás que ganas XP, simplemente al ganar carreras y al hacer cosas dentro de las mismas, como derrapes largos, saltos largos, destruir cosas en el escenario o hacer rebufos, y estos puntos de XP otorgan nuevos vehículos y mejoras.

Hay un sistema de mejoras para tus coches favoritos. Cada vehículo se puede personalizar con mejores propulsores, neumáticos o suspensión. Por supuesto que también tienes algo básico como cambiar el color del coche, o algo un poco curioso, que es cambiar el color de la llama y el humo que lanza al usar el propulsor. El sistema de mejoras suma, está bien, pero es bastante básico. Lo recomendado es que mejores cosas como el manejo o el agarre, ya que cuando estés en pistas Pro verás que te resultará más conveniente poder manejar mejor antes que intentar ir a tope de velocidad, chocando con todo lo que encuentras.

Mantis Burn Racing

El sistema de mejoras de coches es mediante unos círculos que debes llenar con mejoras que obtendrás en el juego

Donde Mantis Burn Racing tiene su punto fuerte es en las pistas, y en su modo online. Lo que realmente hizo bien VooFoo Studios es hacer que el número algo limitado de pistas (son 12 circuitos) se sienta único en cierto modo dependiendo de la clase de automóvil y el tipo de carrera. También notaremos pistas que nos resultan familiares y sin embargo son distintas, y nos daremos cuenta al final que es la versión espejada de la misma. 12 pistas puede parecer algo normal, pero se vuelve poco cuando hay tantas pruebas y desafíos por completar en el juego, ya que repetirás las mismas pistas y escenarios una y otra y otra vez.

Distintos ambientes, como Sand Town y New Shangri-la, ofrecen dos estilos y sensaciones muy diferentes. Sand Town está lleno de tierra, saltos y cavernas, y es el primer circuito que verás. New Shangri-la es una metrópolis con luces de neón y curvas cerradas donde derraparás todo el tiempo. Es bueno que los escenarios sean atractivos visualmente porque los verás muchísimo durante tu tiempo con Mantis Burn Racing y eso es otra cosa que marco como punto negativo. Está bien si el juego fuera un nuevo lanzamiento, pero habiendo tenido un año de tiempo desde el lanzamiento original hasta su port para la Switch, bien podrían haberse pulido estos aspectos, e incluir más variedad de pistas.

Mantis Burn Racing

Sí, también hay pistas en la nieve

Respecto a su modo de juego en línea ha sido una experiencia bastante agradable para mí, y hasta sorprendente la primera vez que lo probé. Las carreras en línea con ocho jugadores son competitivas y divertidas, y lo sorprendente es que además contamos con cross-platform con jugadores en PC. Verás que los jugadores que estén usando Switch tienen el icono de la consola al lado de su nick, y quienes no lo tienen estarán jugando desde sus equipos de escritorio o laptops. Si no te gusta el cross-platform o encuentras dificultades en cuanto a los jugadores de otra plataforma, no te preocupes: desde las opciones del juego puedes desactivar ese juego cruzado y sólo jugar en línea con otros jugadores de Switch. Para mi, es una enorme ventaja haber incluido esta opción, ya que la base de jugadores en línea se amplía mucho y así es muy sencillo encontrar oponentes rápidamente para iniciar una partida. El año pasado, en su lanzamiento en PlayStation 4, la espera para poder iniciar una partida en línea era muy larga, ya que no se contaba con juego cruzado y la cantidad de jugadores de Mantis Burn Racing en esa plataforma era muy baja. Si estás más interesado en el juego local, también existe una opción para eso mediante pantalla dividida para jugar en el sofá con hasta cuatro jugadores. Si quieres algo más intenso también hay un modo batalla multijugador.

Otro detalle del modo en línea es que además se usa para mostrar rankings, y así siempre podrás ver tu puesto en el ranking mundial en cada pista. Notarás que el juego se conecta a internet cuando lo inicias (siempre y cuando tengas conexión en la consola, por supuesto), así que toda la información que veas está actualizada al momento, y todos tus puntajes se suben al servidor del juego de inmediato. Que esto no te asuste: puedes jugar perfectamente sin estar conectado a internet, a excepción del modo en línea, claro está.

Mantis Burn Racing

El modo batalla está presente aquí entre otros. Algo que fue un DLC en el juego original

Otra característica del juego son los desafíos semanales, como “pasar la mayor cantidad de vehículos posible dentro de un límite de tiempo”. Estos desafíos son más complicados que los objetivos de las pistas para obtener Gears, y funcionan como un detalle adicional agradable que te hará repetir pistas solo para intentar lograrlos, además de ser un aliciente para retomar el juego ocasionalmente aunque te lo hayas pasado.

VooFoo Studios ha lanzado DLC luego del lanzamiento original de este juego, y como es de esperarse, todo ese contenido ya viene incluido con la versión para Nintendo Switch. Justamente en esos contenidos descargables se incluyeron otros escenarios y pistas, lo que te hace una idea de lo limitado (aunque prometedor) que fue en su lanzamiento hace un año. Sigue siendo algo limitado en algunos aspectos, pero hay que considerar también su valor: 14.99 $/€. Teniendo en cuenta su precio, y que el juego cuenta con modo online incluyendo cross-platform con jugadores en PC, objetivos semanales, ranking online, modo batalla y modo competitivo con pantalla divida, estamos ante un juego que realmente vale la pena comprar si te gustan los juegos que te ofrecen partidas rápidas, que puedas jugar donde y como quieras, y también la opción de divertirte con amigos o competir con personas de todo el mundo en tus ratos libres.

Calificación

Gráficos 65%
Sonido 50%
Jugabilidad 75%
Modos de juego (online y offline) 90%
Conclusión

Teniendo en cuenta su precio, y que el juego cuenta con modo online incluyendo cross-platform con jugadores en PC, objetivos semanales, ranking online, modo batalla y modo competitivo con pantalla divida, estamos ante un juego que realmente vale la pena comprar si te gustan los juegos que te ofrecen partidas rápidas, que puedas jugar donde y como quieras, y también la opción de divertirte con amigos o competir con personas de todo el mundo en tus ratos libres.

Calificación 70%
Calificación de los Lectores
0 votos
0

Comentarios

¡Participa en el hilo de esta noticia en nuestro foro!

No tienes una sesión iniciada.

No puedes dejar comentarios.

Inicia sesión o regístrate como usuario para comentar y acceder a más funciones.