Wii

[Jugando a…] Super Smash Bros Brawl

Super Smash Bros Brawl es el tercer juego de esta popular saga y cuenta con algunas novedades inesperadas como la inclusión de Sonic o Solid Snake.

Título: Super Smash Bros Brawl

Plataforma: Wii

Desarrolladora: HAL Laboratory

Publicado por: Nintendo

Género: Lucha

Lanzamiento: 2008

Estas pasadas navidades dediqué bastante tiempo a jugar a Super Smash Bros Brawl, el tercer episodio de esta increíble saga iniciada en N64.

Aunque aún me quedan algunos trofeos y retos por completar, el buen rato que he pasado jugando a este juego me ha llevado a decidir dedicarle este artículo.

Si bien es cierto que este juego no me era desconocido, ya que soy un gran seguidor de esta saga, admito que cuando se lanzó yo no tenía la Wii, de manera que solo pude disfrutarlo de manera aislada en casa de un amigo, de manera que no pude apreciarlo en profundidad.

Super Smash Bros Brawl continúa con el ascenso iniciado en Super Smash Bros Melee en lo que a calidad visual y aumento de opciones y personajes se refiere. Todo lo que se añadió en Melee (Trofeos, modo estadio, retos, desbloqueables, modo aventura…) se ha mantenido y aumentado de manera notable. El modo aventura ha sido el ganador en esta mejora, pues tomó todo lo bueno del aparecido en el juego anterior y lo expandió notablemente, añadiendo una historia casi apocalíptica narrada por escenas animadas donde los personajes se unen y pelean entre sí. Además ese modo incluye multitud de secretos y nos permitirá mejorar a los personajes usando pegatinas que iremos desbloqueando, vamos que nos entretendrá casi una decena de horas.

Uno de los enormes jefes del modo historia

También se añaden otros modos de juego y opciones, como por ejemplo crear escenarios, juego online, pelear contra los jefes o jugar a juegos clásicos de NES, SNES y N64, aunque eso sí, limitados a un minuto o poco más (¿no habría sido mejor incluir una fase entera de cada juego en lugar de limitar a tan poco tiempo?). El apartado musical también ha aumentado increíblemente y ahora hay incluso canciones cantadas.

Conoceremos la historia de Nintendo a través de los trofeos

La plantilla de luchadores ha vuelto a aumentar en este juego añadiendo a: Pit (Kid Icarus) Samus Zero Suit (Metroid) Entrenador Pokemon y Lucario (Pokémon) Wario (Mario Bros), Dedede y Meta Knight (Kirby) Ike (Fire Emblem), Toon Link (Zelda) Lucas (Earthbound), Olimar (Pikmin) Wolf (Starfox), Diddy Kong (Donkey Kong), R.O.B The Robot (antiguo periférico de NES) y por primera vez, dos personajes ajenos a Nintendo: Sonic (Sonic The Hedgehog) y Solid Snake (Metal Gear).

Selección de personaje

Desparecen así algunos personajes del juego anterior como Mewtwo (aunque Lucario tiene algunos ataques similares), Dr Mario (un mal menor, ya que el personaje era una variante de Mario) Young Link (que ha sido sustituido por Toon Link), Pichu (versión reducida y kamikaze de Pikachu) y Roy (que era una variante de Marth).

Wario se estrena en Smash Bros con dos ropas diferentes

El hecho de que despareciesen algunos clones y se introdujesen nuevos es algo curioso. Para quien no lo sepa, los clones son personajes que están hechos en base a uno ya existente con el cual comparten ataques básicos y especiales (como Toon Link y Link). Normalmente estos personajes tienen alguna diferencia en términos de fuerza y velocidad y algunos de sus ataques han sido modificados para que actúen de manera diferente entre un personaje y otro. A simple vista los clones parecen ser exactamente lo mismo (salvo por el aspecto del personaje) pero lo cierto es que hay diferencias notables en ellos (por ejemplo, en Super Smash Bros Melee, Marth y Roy eran clones, pero Marth es uno de los mejores personajes del juego a nivel competitivo y Roy es uno de los peores).

Tengo que admitir que me alegra decir que se han diferenciado un poco más algunos personajes que eran clones y que los añadidos (como Lucas) tienen algunas diferencias, aunque en el fondo siguen siendo eso, clones.

Lamentablemente, la batuta de los vientos solo es una burla.

Sin embargo me parece que han vuelto a cometer un error incluyendo dos Links que poseen los mismos ataques especiales, sobre todo por la enorme cantidad de ítems que podrían haber incluido para diferenciarlos. Lamentablemente no veremos a Toon Link usar los objetos nuevos que obtuvo en Zelda: Wind Waker (como la hoja Deku), simplemente peleará con las mismas armas que Link, pero con diferencias en alcance, velocidad y daño, una pena.

Algunos personajes veteranos se han modificado y se les han añadido ataques nuevos (Mario ahora usa el ACUAC de Super Mario Sunshine) o modificando los que ya tenían (Luigi ahora puede cargar su ataque Torpedo Verde infinitamente y ya no es tan fácil suicidarse usándolo, aunque ahora su Super Salto puñetazo lo deja “vendido” al caer, pues se da un golpe en la cabeza contra el suelo y tarda más en levantarse) además de obtener alguna mejora concreta en el propio personaje (ahora Luigi puede andar mientras está agachado) o al usar objetos (ahora cuando cargas el disparo fuerte del Super Scope puedes moverte).

Mario contra 3 debutantes

Aunque la principal novedad a la hora de luchar es la que nos otorga el objeto Bola Smash, que tras ser golpeada hará que nuestro personaje brille en color rojo y cuando presionemos el botón de ataque hará su Smash Final. Estos ataques son poderosos y muy llamativos, aunque su efectividad varia según el personaje que controlemos (el de Sonic es tremendo, el de Donkey Kong no tanto) y algunos personajes comparten el mismo (Fox, Falco y Wolf, Ness y Lucas o Link, Toon Link) lo cual le resta vistosidad.

 

La Bola Smash, el ítem más codiciado

Siempre me llamó la atención que la crítica de los jugadores expertos de la saga hacia este juego fuese tan negativa y se dijese que había empeorado cosas del juego anterior, llegado el punto que los torneos se seguían haciendo del juego de Gamecube en lugar usar esta versión. Lo cierto es que cuando se lanzó este juego solo pude jugarlo de vez en cuando  en casa de un amigo (con el cual también jugué durante años a Melee) y no supe ver muy claro el porqué este juego recibió tantos palos.

Tras dedicar un mes casi en exclusiva a Brawl, he podido comprobar el porqué de las críticas y aunque me siguen pareciendo demasiado mordaces, es inevitable pensar que algunas de estas cosas debieron corregirlas antes de lanzar el juego o al menos dar la opción a los jugadores de elegir si las quieren tener en sus partidas o no.

La reducción de velocidad se nota mucho cuando vuelves a probar Melee tras haber jugado a Brawl, lo cierto es que Brawl no es que sea excesivamente lento, pero se siente como tal al compararlo con el juego anterior (o con el posterior).

Acción por los cuatro costados, aunque un poco más lenta

El desequilibrio entre los luchadores es algo que afecta a todos los juegos de lucha, además en Smash Bros los escenarios y objetos también pueden decantar la balanza a un lado u otro (aunque en torneos se suele jugar en un escenario fijo y sin objetos) así que esa crítica, pese a ser cierta (por ejemplo, Meta Knight es demasiado bueno en comparación de muchos de los personajes) tampoco me parece algo exclusivo de este juego.

Mario contra Sonic, un momento estelar para los veteranos

Personalmente, lo que más me molesta de este juego es algo que en su día me hizo mucha gracia, pero que se carga totalmente nuestra habilidad como jugador cuando le place: el tropezón (tambien conocido como costalada, prat falling o tripping). Cada vez que vuestro personaje se mueva o se gire de un lado a otro (algo que puede pasar decenas de veces en un solo combate) hay un % de que resbale y caiga de morros contra el suelo, anulando nuestro movimiento o ataque y dejándonos a merced del enemigo o cargándose nuestro mejor intento para tratara de lograr cumplir alguno de los récords de tiempo,  cuando estábamos a punto de conseguirlo tras varias horas intentándolo. El tropezón no respeta ni siquiera los momentos de muerte súbita que se dan tras un empate.

En pleno combate, el juego decide que el Mario azul ha de tropezar

Al principio pensé que esto tenía que ver con el % de daño de tu personaje (para penalizar a los personajes que tuviesen el daño más alto), pero luego comprobé que podía pasarte incluso teniendo daño 0%. No le veo ningún sentido a esta inclusión y carece de sentido si la aplicamos en cualquier otro juego: Imaginad que estáis jugando a un Super Mario y saltáis para pisar a un enemigo, pero Mario decide no saltar y os matan. Imaginad que estáis jugando a Mario Kart y vais a soltar un caparazón rojo para darle al de delante y tu personaje decide no tirarlo y frenar el coche. ¿Os gustaría? Pues eso es lo que sucede en Brawl con el tropezón.

Esos errores los notaría cualquiera que jugase un poco a Melee y a Brawl, pero luego hay otros cambios que son más difíciles de ver para los jugadores comunes y que dinamitaron a este juego a nivel competitivo, pues se cargaron la endiablada profundidad jugable que poseía si jugábamos en serio. Uno de los cambios menos gustó fue la eliminación de las cancelaciones, que nos permitían hacer que nuestro personaje fuese ligeramente más rápido en situaciones concretas, dándonos unas milésimas de segundo extras que podían decantar la partida a nuestro favor. Por ejemplo, podíamos

Ejemplo de cancelaciones en Smash Bros Melee. Link verde se recupera antes que el rojo.

recuperarnos antes tras realizar un ataque, si presionábamos el botón de escudo en el momento indicado, pudiendo así contraatacar más rápido de lo normal y pillar al rival por sorpresa. Otra técnica que desaparece con las cancelaciones es el “Wavedash” (moverse hacia adelante cancelando el movimiento, dando como resultado un avance rápido donde nuestro personaje se desliza hacia adelante en su posición neutral y por lo tanto puede atacar normalmente).  Estas dos habilidades (y otras más) marcan la diferencia y hacen que una partida de Smash Bros se convierta en algo extremadamente rápido y técnico e impidieron que los jugadores pudiesen mejorar más allá de su capacidad inicial.

En general, Smash Bros Brawl es un juego muy divertido y es tan completo como lo fue el juego anterior (o más) así que podemos echarle muchísimas horas. Es cierto que algunas decisiones jugables pueden lastrarlo a nivel competitivo, pero en general sigue siendo muy recomendable. Es una apuesta segura en diversión y entretenimiento.


Comentarios

¡Participa en el hilo de esta noticia en nuestro foro!

No tienes una sesión iniciada.

No puedes dejar comentarios.

Inicia sesión o regístrate como usuario para comentar y acceder a más funciones.

  1. La de horas que le habré echado a este juego. Es mi favorito de Wii junto con el Xenoblade Chronicles y pensé en dedicarle un artículo, aunque me alegro de no haberlo hecho, pues no me habría salido ni la mitad de bien que a ti, en gran medida porque me pasaba con Melee lo mismo que a ti con Brawl, que no pasé de unas partidas aisladas en casa de un amigo y cosas como la cancelación de movimientos y otras cosas las desconocía. El modo historia me parece épico, así como el enorme plantel de personajes, los numerosos modos de juego y secretos, etc. La banda sonora también es de diez, y cuando oí las versiones de los temas de Super Mario Land y de DK Land/Country 2 alcancé el nirvana de la nostalgia. 

     

    Lo peor para mí fue el terrible modo online (una eternidad esperando jugadores para que luego se cuelgue la partida) y detalles como los que comentas del minuto de juego de los clásicos, con los que no se llega a nada.

  2. El online tan horrible y el minuto de los clásicos, como mencionas Martín y como también dice Alf, coincido en que es lo malo del juego. Sin embargo, también coincido con Alf en todas las cosas buenas que tiene, destacando la banda sonora y el modo historia, y son esas cosas la que lo convierten en mi Smash Bros favorito. Es algo personal, ya que mucha gente lo detesta porque buscan un juego de lucha y jugar bien al online online. En mi caso, lo que busco es algo que tenga un gran componente "1P" como en este su aventura de Emisario Espacial, que lamento no haya aparecido algo similar en la versión de Wii U, de la que hablaré en su momento.